https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 17.11.2007
10:55

Reemplaza desde mañana a Trullet por cinco partidos

Gugnali quiere que el interinato sea definitivo en Unión

El coordinador de las divisiones inferiores debe pilotear el avión en medio de la tormenta, reemplazando al “Cabezón”. Se la juega con todo: trajo dos colaboradores desde La Plata y quiere quedarse. Incluso, tendría decidido no volver al fútbol de abajo y empezar a caminar como entrenador.



Reemplaza desde mañana a Trullet por cinco partidos Gugnali quiere que el interinato sea definitivo en Unión El coordinador de las divisiones inferiores debe pilotear el avión en medio de la tormenta, reemplazando al “Cabezón”. Se la juega con todo: trajo dos colaboradores desde La Plata y quiere quedarse. El coordinador de las divisiones inferiores debe pilotear el avión en medio de la tormenta, reemplazando al “Cabezón”. Se la juega con todo: trajo dos colaboradores desde La Plata y quiere quedarse. Incluso, tendría decidido no volver al fútbol de abajo y empezar a caminar como entrenador.

Asoma Gugnali en Unión: el ex coordinador de las divisiones inferiores asume el desafío de salir al frente del primer equipo en las cinco fechas finales. ¿Cuántos puntos deberá sacar para quedarse en el puesto? Foto: Luis Cetraro


¡Cuántas cosas pasaron esta última semana en Unión! Y, del mismo modo, cuántas cosas le pasaron a Claudio Gugnali desde que pisó esta ciudad de la mano de Néstor Oscar Craviotto. Arranquemos con el club: derrota con Almagro -encima con gol del “Indio” Bazán Vera, un ex tatengue-, reuniones permanentes de los directivos, rueda de conversaciones de la dirigencia con Trullet, otra ronda de preguntas de la dirigencia con los referentes del plantel y la decisión tomada el lunes bien tarde a la noche: descabezar, justamente, al “Cabezón” como técnico de Unión.

Con el partido casi encima frente a Aldosivi, los dirigentes se preocuparon más en explicarle a Claudio Gugnali cuál era la estrategia para los cinco juegos finales del ascenso que en darle una salida prolija a la desvinculación de Trullet. “Es un manoseo que no merezco, me enteré por las radios que me habían echado”, disparó el hombre que ascendió con Zuccarelli en el "89 y concretó la hazaña en el "96 con el equipo de los pibes. Cuando las aguas se calmaron, llegaron las disculpas y el acuerdo para rescindir el vínculo de común acuerdo.

En el mismo barco se fueron Carlos Trullet y Horacio Humoller, mientras el profe Guillermo Fernández seguirá vinculado a la parte física del fútbol en inferiores.

Una novela en Santa Fe

Más allá de los rumores que hablaban de Leo Madelón, el “Chulo” Rivoira y Roberto Mario Gómez, antes que el ex DT de Jujuy firmara con Belgrano de Córdoba, la confirmación de Claudio Gugnali por cinco partidos logró silenciar los habituales trascendidos y ofrecimientos de entrenadores sin trabajo. Hay algo que nadie admite públicamente, pero que todos saben: los dirigentes quieren que a Gugnali le vaya bien para que siga en Unión con el equipo de Primera y Gugnali quiere que le vaya bien porque ya tiene la decisión tomada de no volver a las divisiones menores después de estos cinco partidos como entrenador profesional.

Pensar que este ex jugador identificado con Estudiantes de La Plata en el fútbol argentino llegó de la mano de otro “Pincha” como Néstor Oscar Craviotto a Santa Fe. Las primeras rarezas en torno a Gugnali arrancaron cuando Craviotto se fue por la falta de resultados y él se quedó como coordinador. En ese entonces, con la dirigencia anterior que comandaba Molina, se advertía un gesto de coherencia institucional: bancar al coordinador de las divisiones inferiores.

Luego, llegó la enfermedad de Gugnali, lo que motivó a trasladarse hasta La Plata para ser intervenido. Sin embargo, a pesar de la ausencia, siempre quedó el puesto vacante para esperar su retorno. Y un día, Gugnali volvió, agradeciendo tanto afecto.

Las rarezas en torno a quien mañana dirigirá profesionalmente a Unión como entrenador no terminaron allí. Después de las elecciones, en las cuales Vega le ganó a Molina, Claudio Gugnali terminó rápidamente con las polémicas: “Es cierto que tengo contrato por dos años, pero si la dirigencia nueva prefiere a otro coordinador, yo rompo ya mismo el contrato y me voy. Es lo menos que puedo hacer por un club que me abrió las puertas y me bancó una enfermedad como Unión”.

A esa altura, los nombres del “Lito” Bottaniz, del “Choclo” Regenhardt, Rubén Rossi y Javier Torrente ya retumbaban por López y Planes. Las horas de Claudio Gugnali parecían contadas. Sin embargo, los dirigentes que asumían con Vega pero venían de la gestión anterior con Molina -fundamentalmente Miguel Ponce-, pararon la pelota: “¿Por qué cambiarlo si está trabajando bien, es honesto y capaz. Vive todo el día para Unión?”. 

Entonces, a pesar de haber llegado al club en el mandato de la oposición, el oficialismo lo ratificaba en el cargo de coordinador de las divisiones menores.

¿Interino para siempre?

“Estoy a disposición del club. Pero una cosa es un solo partido, contra Aldosivi, y otra cosa es dirigir las últimas cinco fechas del torneo. Si me quedo hasta el final del año, voy con todo y voy por todo”, se escuchó de boca de Gugnali. Al toque, mientras acá se rumoreaba que el “Guille” Fernández sería su profe y el “Pelado” Centurión su ayudante de campo, Claudio Gugnali le pidió a los dirigentes el esfuerzo para traer desde La Plata a dos colaboradores de su confianza. Así, rápidamente, llegaron el profe Pablo Blanco y Marcelo Ramos como ayudante de campo.

El mismo Gugnali admitió frente a los dirigentes que “dirigir cinco partidos a Unión en Primera es el mayor desafío de mis últimos años en este camino del fútbol, por la responsabilidad que genera estar al frente del fútbol profesional en un club tan grande como es éste”.

En las pocas prácticas que tuvo desde el martes hasta hoy, Claudio Gugnali trabajó mucho en la parte anímica con los jugadores, metió tres cambios de nombres en el once titular, modificó el dibujo táctico, hizo subir un pibe de las inferiores al plantel profesional (Daniel Pérez, volante central) y habrá que ver cuál es la estrategia de juego para intentar hundir al “Tiburón” de Mar del Plata, cuando Unión reciba a Aldosivi en el 15 de Abril mañana, desde las 18.

Tanto los dirigentes, con Juan Leonardo Vega a la cabeza, como el mismo Gugnali, quieren que el interinato sea para siempre. Es por eso que ya ni siquiera circulan nombres de entrenadores como pasa en otros clubes ante circunstancias similares para reemplazar a Trullet. Están todos encolumnados detrás de Gugnali. El tiempo y la historia interna, ésa que sabe cómo se “cocinan” las grandes decisiones, serán testigos para conocer si Unión apuesta fuerte a Gugnali por obligación o por convicción en estas últimas cinco fechas.

Por lo visto, al que menos le importa es al propio Gugnali. Se dio cuenta de esa historia que habla que el tren pasa una sola vez y hay que subirse. Trullet, increíblemente por ser el técnico de un equipo que hace dos fechas estaba a tiro de la punta, ya es historia. Ahora es tiempo de Gugnali. El que asume como interino en Unión pero quiere quedarse para siempre.


Además tenés que leer:



Más Noticias de Actualidad Tatengue

El técnico de Unión puso la cara como siempre
Lo más visto
Es ley el Presupuesto provincial 2019 -  -
Política
Alerta por tormentas fuertes o severas -  -
Área Metropolitana
Diego Dabove es el nuevo entrenador de Argentinos Juniors -  -
Térmicas de casi 50° en la ciudad  -  -

Recomendadas