Santa Fe | Miércoles 26 de noviembre de 2014 | 08:07 hs
NubladoT: 18° ST: 18.2° H: 78% - Clima extendido
Edición Online | 23-10-2008 | 13:14 - Última actualización | 19:49

Sobre lo que queda del viejo puente de la Ruta 4

La crecida del Salado complicó el rescate de la máquina varada

Las últimas crecientes del río Salado socavaron peligrosamente las fundaciones de estos antiguos puentes, quedando solamente en servicio los correspondientes a la Ruta Provincial N° 6, en la zona de Esperanza. Para hoy se preveía sacar la retroexcavadora a terreno firme.

Impresionante. Con un paciente trabajo que incluyeron lingas para mover cuidadosamente lo que quedó del viejo puente que se demolió se acercó la retroexcavadora al terraplén de aproximación.- Foto:Luis Cetraro
cargando...


Por César Benítez - cbenitez@ellitoral.com

Debido a la creciente del río Salado por las recientes lluvias en la zona de su cuenca se hizo casi imposible continuar con el terraplén de avance hacia la pila donde estaba la retroexcavadora con martillo neumático, encargada de demoler las losas del puente existente y que la semana pasada cuando se realizaban tareas de demolición la retroexcavadora produjo con la vibración del golpe del martillo hidraúlico el desplome de la losa anterior.

Como consecuencia de la acción la máquina de gran porte quedó varada sobre la estructura, debiéndose realizar un terraplén de avance para poder sacarla. En ese sentido, se trabajaba a pleno durante la jornada de hoy para acercar la máquina a terreno firme y darle arranque para que sola pueda deslizarse a suelo seguro, teniendo en cuenta que el mecanismo de oruga le permite hacerlo sin inconvenientes.

El martes por la tarde y en conocimiento que los pilotes de esa pila que quedaba en pie contaban con una escasa ficha de empotramiento de alrededor de 5 metros, el personal de la empresa contratista decidió lingar la estructura, y moverla cuidadosamente hacia el terraplén, tarea que realizaron con otra retroexcavadora de similares características desde la orilla.

De esta manera, la estructura gira y termina apoyándose sobre dicho terraplén, posibilitando que la máquina se deslice sobre el tablero, y apoyándose en el barro con su propio brazo, quedó cerca del terreno firme para ser rescatada posteriormente. El trabajo se centró entonces en mejorar la capacidad portante del suelo de la orilla, tarea que prácticamente llevó toda la jornada de ayer.

El antiguo puente, si bien era de un ancho insuficiente para el tránsito de estos tiempos y la estabilidad de alguna de sus pilas estaba comprometida, evidenciaba un diseño estructural de avanzada para la época y con destacados detalles de tipo arquitectónico, como por ejemplo los capiteles de las columnas del viaducto, cuyas terminaciones eran dignas de admirar.

Se estima que antes de fin de año la obra nueva estaría totalmente terminada, quedando hasta el momento, además de los trabajos de demolición y retiro de los escombros, la ejecución del paquete estructural en el sector comprendido entre el puente principal y el puente aliviador, parte de la protección flexible de los espigones guía, la remoción del suelo hasta cota + 24,50 metros del sector comprendido entre los puentes, la adecuación hidráulica de las cunetas y por último la señalización horizontal y vertical. No está contemplada en esta etapa de la obra la iluminación de los puentes y los accesos, aunque se han previsto en la estructura todos los elementos para una futura instalación.

Vulnerable

Además, el viejo puente contaba con una escasa ficha de empotramiento de los pilotes de fundación, especialmente en el puente principal, debido a los procesos erosivos sufridos durante los últimos eventos de 19998 y 2003 ocurridos en el río Salado.

También hicieron lo suyo las degradaciones diversas (ataques químicos) en el hormigón, con pérdida de recubrimientos y armaduras. La luz total de puentes insuficiente para eventos hidrológicos extraordinarios, además el sobrepaso de los accesos ocasiona interrupciones al tránsito en crecientes extraordinarias, aislando una vasta región del centro santafesino de la capital de la provincia.

Otra dificultad es el escaso nivel de la calzada en el puente aliviador y un trazado vial con curvas relativamente cerradas en la cabecera este del puente principal existente.

Con anterioridad al evento del 2003 se realizaron las obras de reconstrucción y protección del estribo este del puente principal, mediante el arrojado de aproximadamente 5.000 toneladas de piedra granítica de primera voladura para controlar los problemas de socavación en dicho estribo y retirar un puente tipo Bailey, colocado en 1998 durante el fenómeno de El Niño (cuando se produjo el descalce total en dicho estribo), lográndose rehabilitar el tránsito normal.

Durante la crecida del río Salado en el año 2003, la ruta sufrió el sobrepaso de la calzada a ambos lados del tramo de puentes, observándose socavaciones fundamentalmente en el estribo margen izquierda del puente principal. Batimetrías más recientes post-inundación indicaron la profundización del talweg, lo que puso en situación más desfavorable al puente principal.

Notas Relacionadas [x]

 Se salvó de milagro
Otras Noticias
Ranking de noticias
Seguinos
SEGUINOS EN TWITTER