Santa Fe | Miércoles 23 de abril de 2014 | 17:07 hs
DespejadoT: 25° ST: 25° H: 36% - Clima extendido
Edición Online | 14-11-2012 | 8:11 - Última actualización | 8:50

Magnífico Alto Verde | Paraje La Boca

Oradores del remanso

El rasgo característico de La Boca es la relación de sus habitantes con el río. Pocos quedan hoy de aquellos pescadores que fundaron este paraje, y uno de ellos contó cómo son sus días en este lugar. 

Pasión y medio de vida. El Negro Viera pesca desde los 8 años, cuando aprendió la técnica al lado de su papá. Hoy, la actividad es lo que le garantiza el pan de todos los días.- Foto:José Vittori


En una de las callecitas de La Boca estaba Ángel Victorio Viera, más conocido por los vecinos como “El Negro Viera”. Es uno de los pocos pescadores que quedan en la zona.

Lejos están aquellos días en los que con tan sólo ocho años acompañaba a su padre en la canoa y aprendía el oficio que le permitiría más tarde llevar unos pesos a su hogar. Hoy, a sus 70 años recuerda: “En esos tiempos había que poner el lomo. No era como ahora que la juventud tiene mucha ayuda del gobierno. Había que trabajar”. Sin embargo, algo se le mantuvo intacto con el tiempo: su amor por el río. Y todos los días, cuando el tiempo acompaña, el Negro renueva ese amor.

Arranca bien temprano, a las cuatro de la mañana. Siendo aún de noche, se toma unos mates y parte con su canoa a la isla, donde tiene su rancho propio. Extraña aquellas épocas en las que se entregaba en soledad al río. Hoy su salud ya no se lo permite, así que su yerno le sirve de compañía mientras esperan pacientemente picar algo.

No es una tarea sencilla. “Son varios trabajos los que hacemos: sacar las carnada, ir a recorrer, traer el pescado, cortarle las chuzas, carnearlo y acarrearlo hasta allá arriba”, cuenta el Negro.

Lo importante es tener todo listo a las 9.30 de la mañana, hora en que debe entregar el pescado limpio en los distintos locales del barrio o a los dueños de las grandes pescaderías de la ciudad que van a buscarlo. Al precio del pescado lo determinan los dueños de los locales. Ahora están pagando nueve pesos el kilo, cuando el precio de venta al público es prácticamente el doble. Y lo que a uno puede parecerle una injusticia, a Viera parece no preocuparle. “Siempre fue así”, aclara sin más.

Lo que sí lo inquieta es cómo cambió la calidad de la pesca en la zona. “Ahora estamos pescando patí, moncholos, amarillos. Desde que hicieron las represas, ya no hay más surubí grande ni pacú. Y un poco también por la contaminación y la bajante del río”.

Las horas vuelan y el Negro tiene que cumplir con su ritual diario de adentrarse en la isla para ver qué sorpresas le depara.

El Negro Viera


Otras Noticias
Ranking de noticias
Seguinos
SEGUINOS EN TWITTER