Santa Fe | Viernes 24 de octubre de 2014 | 13:09 hs
Nublado ParcialT: 31° ST: 32° H: 44% - Clima extendido
Edición Online | 17-11-2012 | 20:18

Cacería humana

Mataron a un hombre que llevaba un chaleco antibalas

Juan Pablo Colazo fue ultimado en Villa Gobernador Gálvez, de un disparo en la cabeza. Hacía tres días que lo perseguían y había protagonizado varios enfrentamientos.

Un hombre que estaba protegido con un chaleco antibalas y armado con una pistola robada a la policía fue baleado ayer en la cabeza y las piernas durante un enfrentamiento entre bandas delictivas en la localidad de Villa Gobernador Gálvez, informaron fuentes policiales.

La víctima, identificada por la policía como Juan Pablo Colazo (30), fue internada en un hospital público de esa localidad, lindera hacia el sur con Rosario, y luego trasladada al hospital Heca de esta ciudad, donde falleció a causa de las graves heridas.

Los investigadores creen que el episodio está vinculado a un enfrentamiento entre bandas delictivas que operan en la zona sur de Rosario y en Villa Gobernador Gálvez, y no descartan que el ataque a Colazo haya estado vinculado a facciones internas de la barrabrava de Newell‘s Old Boys.

Persecución

Según voceros policiales, el hombre baleado sería quien protagonizó el jueves último una persecución con la policía rosarina que terminó con el vuelco de un patrullero que lo seguía por la avenida de Circunvalación de esa ciudad.

Un día antes, habría participado de un tiroteo contra el frente de una casa en Villa Gobernador Gálvez, donde no hubo lesionados, hecho por el cual la policía lo persiguió sin éxito el jueves pasado, ampliaron los voceros.

El ataque a balazos ocurrió ayer a la madrugada a las 4.40 cuando la policía fue advertida de la presencia de un hombre herido en Bordabehere al 1400 de Villa Gobernador Gálvez, quien había recibido un disparo en la cabeza y al menos dos en las piernas, dijeron a Télam fuentes de la investigación.

Chaleco antibalas

Agregaron que el hombre llevaba puesto un chaleco antibalas y tenía una pistola calibre 9 milímetros en la cintura, mientras que en el vehículo en que se movía, un Peugeot 307 color gris, presentaba varios orificios de bala.

Además, los investigadores encontraron detrás de la reja de acceso a un pasillo -en el lugar donde quedó el Peugeot 307- una escopeta calibre 12/70 marca Mossber, arma que utilizan los grupos especiales de la policía.

En el lugar del hecho, los pesquisas también hallaron vainas servidas de distinto calibre y cartuchos de escopeta, ampliaron las fuentes.

Según determinaron los investigadores, tanto la pistola 9 milímetros como el chaleco que usaba el hombre baleado, fueron robados en 2007 a un agente que cumple funciones en la seccional 18va. de Rosario.

Fuente: Télam

Otras Noticias
Ranking de noticias
Seguinos
SEGUINOS EN TWITTER