Santa Fe | Sábado 25 de octubre de 2014 | 01:15 hs
DespejadoT: 24° ST: 26° H: 58% - Clima extendido
Edición Online | 14-12-2012 | 8:25 - Última actualización | 10:23

Lo sancionó el Concejo

Se deberán incorporar dispositivos para regular excedentes pluviales

Tienen que colocarse en las viviendas de la ciudad y en nuevas obras públicas. Es para retardar la evacuación de excedentes pluviales y disminuir su impacto en el sistema de desagües urbano. Lo aprobaron tras un estudio de un equipo interdisciplinario. 

Los Concejales avalaron por unanimidad una propuesta integral para disminuir el impacto de las lluvias en la ciudad. Se trata de un trabajo que contempla la incorporación de dispositivos hidráulicos en viviendas y en nuevas obras públicas. El Proyecto fue presentado por el presidente del Concejo, Leonardo Simoniello.

La Ordenanza establece un marco normativo para la incorporación de dispositivos hidráulicos en viviendas y en nuevas obras públicas. Los mismos tienen como función regular o retardar la evacuación de excedentes pluviales de manera tal de aminorar su impacto en el sistema de desagües urbano. “La idea es establecer un sistema extremadamente solidario de regulación y retención de los excedentes pluviales. Es importante destacar la voluntad de todos los Concejales de discutir sobre este tema, y también hay que destacar el trabajo que este Concejo Municipal ha hecho con técnicos del Instituto Nacional del Agua”, sostuvo Simoniello en el recinto.

El Presidente del Cuerpo señaló que “hay que ser conscientes y aclarar que esto no va a solucionar el problema, sino que hay que tener un cambio cultural y asumir el problema, fundamentalmente en el diseño de las obras; porque sino difícilmente vamos a encontrar las soluciones. Lo que estamos buscando es retardar en el momento más alto de una tormenta el caudal de evacuación y la no utilización de los sistemas de desagües existentes”, puntualizó.

Un mejor escurrimiento del agua

Simoniello destacó que “desde el momento en el que nos pusimos a trabajar en este tema, el intendente José Corral se comprometió a llevar adelante este tipo de obras en cada uno de los proyectos públicos que encare la Municipalidad”.

En tanto, especificó las distintas modificaciones realizadas para la puesta en marcha de la normativa. “Esta Ordenanza tiene que ver con la modificación, creación o incorporación de distintas normas vigentes que estamos incorporando al Reglamento de Ordenamiento Urbano, la obligatoriedad para todas las obras nuevas y/o modificaciones de obras de más de un 20%, la incorporación de estos sistemas de regulación. Estamos modificando el reglamento de urbanización, al momento en el que la persona que venga a presentar la posibilidad de un loteo traiga conjuntamente con la solicitud un sistema de recaudación de caudales. Estamos incorporando el elemento de los muros medianeros que superen el 1,80 metros desde el nivel de la azotea y tenga una superficie mayor a 100 metros cuadrados coloquen una canaleta, para que los muros medianeros no arrojen agua que no les corresponden a los vecinos”, enumeró Simon iello. Y remató: “Si pudiéramos convencer de que todos los inmuebles puedan colocar esto, estaríamos en una reducción cercana al 40% de los grados de impermeabilización que tiene la ciudad de Santa Fe. Y esto, sin dudas beneficiaría al mejor escurrimiento del agua”.

Desde el arco opositor, el concejal Roberto Campanella (Partido Justicialista) manifestó: “Quiero acompañar la propuesta del concejal Simoniello. Todos sabemos del riesgo hídrico que tiene la ciudad de Santa Fe y esto tiene que ver con un problema de una construcción cultural. Quienes han vivido en la ciudad de Santa Fe asumimos que tenemos un riesgo hídrico y lo afrontamos de distintas maneras. Este Proyecto de Ordenanza es una contribución positiva para la ciudad, para poder disminuir el riesgo hídrico. Este problema intrínsecamente, geográficamente e históricamente se va a disminuir, pero no se va a poder eliminar definitivamente”.

Proceso de estudio

La iniciativa constituyó el fruto del trabajo de un equipo interdisciplinario abocado a estudiar este problema que se presenta con particulares características en nuestra ciudad, que se encuentra rodeada por los ríos Salado y Paraná. Significa una visión diferente en el tratamiento de los excedentes pluviales ante lluvias intensas, pero también consiste en entender que es necesaria la colaboración de todos ante un problema como lo es la vulnerabilidad hídrica, a partir de las nuevas y grandes obras, en mecanismos que atenúen el impacto, fundamentalmente en las zonas más bajas de la ciudad.

Implementación

De acuerdo a lo detallado, la normativa instituye la obligación, para toda obra nueva o mejora a realizarse en inmuebles, de incorporar reguladores domiciliarios de excedentes pluviales. Por otra parte, la propuesta establece el deber de incorporar estos criterios de regulación en obras e intervenciones de carácter público llevadas a cabo por el Estado. Para ello, se procedió a la modificación de distintos artículos de cuatro Ordenanzas Municipales, la Nº 11.748 correspondiente al Reglamento de Ordenamiento Urbano; la Nº 7.882 del Régimen de Infracciones y Penalidades; la N° 7.279 del Reglamento de Edificaciones; y la Nº 7.677 del Reglamento de Urbanizaciones y Subdivisiones.

Vale recordar que el Proyecto había sido presentado con anterioridad al intendente José Corral y funcionarios de su Gabinete; y se realizaron diferentes reuniones y rondas de consultas a Colegios de Profesionales y a instituciones vinculadas a la materia.

Argumentos

Entre algunos de los fundamentos, se describe a la urbanización creciente y desordenada que sufren las concentraciones poblacionales lo que trae aparejado graves inconvenientes, entre ellos el derivado del incremento de la impermeabilidad del suelo y sus conocidos efectos, la falta de infiltración de las aguas pluviales que obliga a conducir los excesos hídricos por conductos, y por ende la reducción de los tiempos de concentración del escurrimiento con el consecuente aumento de los caudales y de los volúmenes a evacuar.

Este proceso en constante aumento ha generado que las redes existentes de desagües pluviales urbanos queden sin capacidad para descargar los volúmenes precipitados y en consecuencia se inunden las ciudades cada vez con mayor frecuencia.

Según se expresa, la mayoría de las ciudades del país se ven afectadas por este desmedido crecimiento de la urbanización, aumentando los efectos mencionados y dejando a las redes existentes de desagüe sin capacidad para conducir los caudales generados y sus graves consecuencias en anegamientos y contaminación. Algunas de estas inundaciones en cuencas altamente urbanizadas, alcanzan niveles alarmantes y perdidas millonarias, como los casos de cuencas de los arroyos de la ciudad de Buenos Aires, o mas recientemente en la ciudad de Rosario, por citar solamente algunos ejemplos. (Prensa Concejo)
Otras Noticias
Ranking de noticias
Seguinos
SEGUINOS EN TWITTER