Santa Fe | Domingo 21 de diciembre de 2014 | 05:30 hs
Nublado ParcialT: 21° ST: 22° H: 81% - Clima extendido
Edición Online | 11-02-2013 | 21:24

El corredor turístico de la Ruta 11

Buena temporada en las cabañas de Sauce Viejo y Desvío Arijón

El contacto con la naturaleza costera, la cercanía de los ríos Coronda y Paraná, la posibilidad de una buena pesca y las recorridas por las islas siguen siendo los principales atractivos de esta zona.


A.jpg

Punto fuerte. La pesca es una de las fortalezas turísticas de la región, pero hay actividades para toda la familia.

Foto: Agencia Santo Tomé

 
zona.

Ariel Durán y Sergio Ferrer

santotome@ellitoral.com

Tranquilidad, descanso, sosiego. El canto de los pájaros, la belleza natural, la vida silvestre y la gastronomía de pescado son algunos de los numerosos atractivos que ofrece y expone el corredor turístico de la Ruta 11, en especial en el tramo que abarca desde Sauce Viejo hasta Desvío Arijón.

La temporada tuvo su pico durante el desarrollo del Festival del Pescador (al que asistieron más de 70.000 personas en cuatro noches) y viene bastante bien, a pesar de la pronunciada bajante del río Coronda y la falta de una pesca fuerte o significativa.

El Litoral analizó cómo se viene desarrollando la temporada de verano junto a Andrés Berardo (guía costero y vicepresidente de la Asociación de Prestadores de Servicios Turísticos de Sauce Viejo) y Sergio Vega (titular del complejo de cabañas El Sepio y presidente de Adatur, la Asociación Desvío Arijón Turismo).

“Sin ninguna dudas, Sauce Viejo vive su gran momento turístico con el festival, ya que tiene una capacidad de 800 a 1.000 camas y para esos días estaba todo repleto; evidentemente, el de 2013 fue el que más convocó de todos los festivales hechos estos últimos años”, aseguró Berardo, con quien El Litoral recorrió la zona de costa y el sector conocido como El Arrastradero. “El problema más serio que tenemos actualmente es el de la depredación de la fauna ictícola y la poca conciencia sobre el cuidado del medio ambiente, porque cada vez se pescan y se consumen ejemplares más chicos —se está aprovechando hasta el filete de vieja del agua, por ejemplo—, lo que dificulta que dicho recurso repose naturalmente y se regenere como es debido”, puntualizó posteriormente. “Esto es importante, porque si los sauceños no podemos brindar el servicio orientado a la pesca, los turistas lo van a ir a buscar a otra parte”, advirtió el guía pesquero.

Un verdadero tesoro

A su turno, Vega también hizo hincapié en la necesidad cuidar y proteger el medio ambiente, como elemento esencial del trabajo que se realiza con los visitantes que eligen el Litoral para vacacionar.

“Hace unos años, los cabañeros de Desvío Arijón hicimos una movida para unirnos, porque entendimos que este servicio estaba creciendo mucho y era necesario trabajar entre todos para poder desarrollar nuestras potencialidades en conjunto, no individualmente; así nació Adatur, entidad en la que tiramos todos juntos”, contó.

“Adatur reúne a los complejos que se ubican desde la bajada de Matilde hasta el arroyo Bragado (cerca de Coronda), son unos 11 kilómetros en total; tenemos cabañas en Río Grande, Caima, Triana, Devoto y Barrio Nuevo; es decir, prácticamente en todo el distrito”, destacó.

“En la época del festival se trabajó muy bien; ya en octubre y noviembre se había reservado casi todo debido a la proximidad de ese evento”, recordó.

“Acá estamos bien preparados; ofrecemos desde el alojamiento en las cabañas hasta el servicio de guía de pesca y los paseos en lancha, los que yo llamo didácticos, porque se hacen para que la gente de afuera conozca y cuide nuestra costa; no hay que olvidar que se trabaja mucho con familias, no tanto con pescadores”, puntualizó Vega.

“En las recorridas explicamos al visitante conceptos relacionados con la preservación de los recursos del río y del hábitat natural de las especies, incluso para que tengan fundamentos para reclamar y pedir por ellos”, expresó también. “Esto es un verdadero tesoro; la gente se sorprende con el paisaje y las cosas que encuentra en esta zona”, finalizó.

B.jpg

Más inversiones. Cada vez surgen más complejos de cabañas a la vera del río Coronda. La ribera, con sus contornos, plantas y pájaros, llama la atención de propios y extraños.

Foto: Agencia Santo Tomé

“Este es un paisaje de ensueño”

Otra de las fuentes consultadas por El Litoral en el corredor turístico de la ruta 11 fue Andrés Gavilán, titular de Campos Rojos, un emprendimiento relativamente nuevo, ya que -como él mismo lo señala- lleva sólo dos años operando en este rubro.

“Las temporadas van creciendo año tras año; diciembre último fue muy bueno; en enero, tuvimos un 90% de ocupación y en febrero estamos alrededor de un 70%, pero recién comienza”, detalló Gavilán.

“Cuando preguntamos a la gente por qué nos eligen, la respuesta es siempre la misma: porque estamos pegados a la costa y porque puede haber buena pesca; también les encanta la posibilidad de cosechar frutillas, la belleza de la zona, la calidez de las cabañas de troncos (ubicadas a la vera del río) y la idea de entrar en contacto con un paisaje de ensueño, como es éste”, agregó.

“La mayoría de los turistas proviene de ciudades como Córdoba, Gálvez, San Francisco, San Carlos, Rosario, Rafaela, Buenos Aires y Esperanza; a muchos de ellos les resulta muy fácil llegar a Coronda o a Santa Fe, que está distante a unos 38 kilómetros”, explicó.

La temporada fue muy buena, hasta el final del Festival del Pescador. Hasta ahí tuvimos muchísima demanda, después mermó un poco y se convirtió principalmente en un turismo de fin de semana. Esto último se viene dando desde ya hace un tiempo, pero este año se acentuó un poco más. En estos momentos, aquel que busca una cabaña o una casaquinta para alquilar el fin de semana, difícilmente encuentre algo en todo el distrito”.

Andrés Berardo

Vicepresidente Asociación de Prestadores de Servicios Turísticos de Sauce Viejo

Hay que resaltar que el que viene a estos lugares no es un turista que se quede muchos días. Por lo general, alquila por cuatro o cinco días, hasta una semana como máximo. La excepción la tenemos con los porteños, porque el turismo que viene de la ciudad de Buenos Aires suele quedarse un poco más de tiempo -quince días por ejemplo- ya que encuentra la tranquilidad que allá no tiene. Esa gente viene en busca de paz y silencio, y acá está a gusto”.

Sergio Vega

Presidente de la Asociación Desvío Arijón Turismo

Otras Noticias
Ranking de noticias
Seguinos
SEGUINOS EN TWITTER