LLegan Cartas

Enviá tu mensaje a Gral. Manuel Belgrano 2725 -. Las mismas no deben exceder una carilla, debajo de la firma autógrafa del remitente aclarar el nombre, apellido y documento.

llegan cartas

A las puertas de un aula, de un club, de un corazón...

MARGARITA GIORDANINO DE CASIM

margaritagiordanino@ hotmail.com

Hace un tiempo, vi una entrevista del Sr. Fernando Oliveros, conductor del programa “Empresas & Eventos”, de C&D, en la que expresó sentirse muy emocionado. Confieso haberlo acompañado inmensamente identificada con ese estado afectivo. ¡No era para menos! Había conversado con Tomás Carlen, un jovencito lleno de sueños -hoy con 19 años- que jugará en la segunda edición del Mundial de Rugby Inclusivo, en Vittoria (España), del 21 al 25 de agosto, porque integra el seleccionado argentino representativo. Tomás recibió la invitación en un escrito que venía de Mixed Ability Rugby Argentina, un movimiento internacional que, a través de la práctica de ese deporte, derriba, derrumba, destruye, desmorona, desbarata, rompe y vuela las barreras espirituales, en pos de la inclusión, tan posible como maravillosa inclusión contenedora y realizadora.

El equipo se llama Pumpas XV, y nació por iniciativa (s) del papá de un niño sindromático, Down, el Sr. Daniel Fernández, quien pensando en armar un equipo de rugby inclusivo descubrió que podía hacerlo en (con) la modalidad Mixed, donde de los 15 integrantes, 6 ó 7 son personas con capacidades diferentes, mientras que el resto está constituido por facilitadores, experimentados jugadores, ex rugbiers, hasta pueden ser familiares y amigos. Tomás contó, además, que comenzó a jugar en el 2015 y que la invitación desde donde se lo llamaba a participar fue por medio de una carta dirigida al Santa Fe Rugby Club. Inmediatamente -en agosto/16- las redes no tardaron en abrirse, y en el muro del SFRC detonaban alegres y jubilosas: “Toda la familia del club felicita a Tomy, porque el llamado es fruto de toda su entrega, el compromiso con sus amigos y amor por este deporte”. ¡Nunca nada más hermoso que lo escuchado!, ¡nuestro Tomy! (lo hice mío al ver y oír el programa y sus repeticiones), con todo el énfasis del adjetivo posesivo “nuestro”, porque al inicio del período lectivo 2006 fue nuestro alumnito en la Sarmiento, una escuela de gestión pública, común, cuando todavía la integración asomaba como desafío; pero confiamos en él y en nuestras ganas de tenerlo, de hacer; en la entrega amorosa e incondicional de la que son capaces los maestros para tocar y alumbrar el corazoncito de los chicos. Y aquí, fue éste el motivo de que se me llenen los ojos de lágrimas pensando en ¡hasta dónde sigue llegando Tomás! Es que sólo descubriendo junto a familia, profesionales y docentes el potencial inédito con el que cada niñito llega y confiando, confiando cada vez más...¡todo es posible!

De entonces, aun recuerdo las sonrisas tiernas de sus correrías, con sus cabellitos de lacio trigal al viento, por el patio de baldosas jugando a la embopa con las Srtas. Nelvis y Sandra, hasta llegar a alcanzar el tronco rugoso de la ceiba cuajada de flores carmesí, y justo allí detenerse con sus deditos en cruz, al amparo de un “pido gancho”.

Quiero reconocer la labor de sus maestras de grado, de mis compañeras de gestión, del personal docente todo, de las profesoras de Especialidades, de la Sra. Marta, bibliotecaria, de los asistentes del turno, de los padres y familias de sus compañeritos. ¡Gracias! a todos quienes estuvieron allí, apoyando el andar por ese umbral tan inaugural como decisivo de un comienzo... ¡Gracias! a la exquisita preocupación y esmerada profesionalidad en el acompañamiento que nos brindó la psicopedagoga Sra. Silvia Klingler.

Le deseamos a Tomy, con nuestros ánimos y alegrías, que sea ¡muy muy feliz! junto a su tan querido entrenador Fefe. Quiero reunir en un abrazo inconmensurable de afectos a su familia, a sus hermanitas y hermano, junto a sus cálidos papás Ángela y Rubén. ¡Gracias por permitirme poner en palabras -a más de una década- experiencias y gratitudes en recuerdos!