El color del clásico santafesino - Pablo Aguirre