Soderbergh nos lleva al manicomio y García Bernal a un acto de locura
  Nota Completa
/