El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/diarios/2005/11/10/informaciongeneral/INFO-01.html

Se llama Ibrahim Hussein Berro

Probaron quien voló la AMIA


La confirmación de la identidad del terrorista suicida podría habilitar pistas que lleven a otros involucrados. El movimiento Hezbollah y la conexión local. La investigación internacional.

De la redacción de El Litoral/Télam

La Justicia dio por probado que el conductor suicida que se inmoló en el atentado a la AMIA fue un joven libanés de 21 años, Ibrahim Hussein Berro, quien llegó a la Argentina a través de la Triple Frontera luego de entrenarse en campos del movimiento fundamentalista Hezbollah.

Dos hermanos del suicida aceptaron declarar como testigos desde la ciudad norteamericana de Detroit y, por primera vez en once años, se pudieron sumar pruebas judiciales relativas a quién manejó la camioneta Trafic que se usó como cochebomba el 18 de julio de 1994 en Pasteur 633.

Según reveló el fiscal federal Alberto Nisman, se investigan tres números de teléfono que en 1994 usaban en el Líbano, tanto el suicida como otros dos de sus hermanos, también inmolados en ataques del Hezbollah en esa región.

Los números fueron aportados por los hermanos radicados en Estados Unidos, Hassan y Abbas Berro, y son actualmente sometidos a cruces con bases de datos que datan de 1991, aportadas por todas las empresas de telefonía argentinas, en un rastreo de llamados a Buenos Aires.

.

La conexión local

En ese camino podría avanzarse en la supuesta conexión local del atentado, que el fiscal Nisman no descartó, pese a que un grupo de ex policías bonaerenses y un reducidor de autos acusados de haberla integrado fueron absueltos en un juicio oral, en setiembre de 2004.

"A once años no es imposible. Más que optimistas somos realistas; llegaremos hasta donde se pueda y en ese marco la pista local no se deja de lado, porque evidentemente el inmolado no estuvo solo", apuntó Nisman.

Por otro lado, también se refirió al grupo operativo que ideó el ataque terrorista, cuya cabeza más visible hasta el momento sería Ahmed Saas, quien habría acompañado a Berro desde la Triple Frontera hasta Buenos Aires.

Los hermanos Hassan y Abbas Berro entregaron además dos fotos de Ibrahim, una de las cuales fue reconocida -aunque con dudas- por una testigo argentina, Nicolasa Romero, una enfermera que siempre aseguró haber visto la cara del conductor de la Trafic ese 18 de julio.

Además, se encargó una pericia a la Policía Federal, que arrojó un "llamativo grado de similitud y totales coincidencias" entre el identikit confeccionado en 1994 por Romero y las fotos aportadas por los hermanos.

En uno de los retratos, Berro tenía 16 años, y otro fue tomado a los 20, ya con bigotes y más gordo, un año antes de inmolarse.

.

Investigación internacional

La fiscal de la Unidad Contraterrorismo de Michigan, Bárbara McQuade, comenzó también los trámites para obtener muestras que permitan realizar un estudio de ADN comparativo, a pedido de sus pares argentinos.

Para ello se cuenta con partes del interior de la camioneta que aún se conservan, como el freno y pedazos de alfombra, y restos humanos sin identificar, guardados en una bolsa en la morgue judicial y que pertenecerían a cuatro personas distintas, por lo que podrían ser también de algunas de las 85 víctimas.

Si bien los hermanos de quien para la Justicia se inmoló en la AMIA no aportaron datos concretos sobre el ataque terrorista y, en uno de los casos, "ni siquiera sabía dónde estaba Argentina", como recordó Nisman, para los fiscales hay evidencias concluyentes.

De hecho, Nisman y su compañero en la pesquisa, Marcelo Martínez Burgos, remarcaron que el cadáver nunca se recuperó y que se demostró que fue falso que Berro hubiese muerto el 8 de setiembre de 1994 en otro atentado, como difundió una radio libanesa.

También consideraron como un indicio probatorio que al funeral sin cadáver de Berro asistieron altos funcionarios del Hezbollah y su secretario general, Hassan Nasrallah, sobre quien el actual juez del caso, Rodolfo Canicoba Corral, mantuvo una orden de captura internacional hasta ahora infructuosa.

Berro, Brru o Borro

El apellido de Berro o "Brru o Borro", apareció en la causa judicial por el ataque en el 2003, cuando la Side difundió un informe relativo a la conexión internacional del ataque basado en datos de inteligencia.

En ese momento, el entonces juez del caso, luego destituido, Juan José Galeano consideró insuficientes los indicios y emitió dos exhortos al Líbano en busca de más datos, que nunca tuvieron respuesta.

En abril pasado, un agente de la Side y funcionarios del FBI fotografiaron a uno de los hermanos Berro en Detroit y luego pudieron entrevistar a ambos.

En setiembre viajaron hacia allí los fiscales Nisman y Martínez Burgos y tomaron declaración judicial a los Berro, junto a su par de Michigan.

Tres hermanos

Dos de los siete hermanos de Ibrahim Berro, a quien la Justicia identificó ayer como el terrorista que se inmoló en la AMIA, murieron en ataques en el sur del Líbano, también como parte de su militancia en el movimiento fundamentalista islámico Hezbollah, al que pertenecía su padre.

11 años sin certezas

El 18 de julio de 1994 la mutual judía AMIA fue destruida por un cochebomba cargado con 300 kilos de un explosivo conocido como amonal, que causó 85 muertos y centenares de heridos en la sede porteña de Pasteur 633.

Datos como éstos, y que se trató del segundo y más cruento atentado del terrorismo islámico en Buenos Aires durante el gobierno de Carlos Menem, fueron las únicas certezas que se manejaron en la Justicia desde el 2 de setiembre de 2004, cuando un tribunal oral dio por tierra con la investigación oficial y todo volvió a fojas cero.

Entonces, en medio de durísimas denuncias por corrupción y encubrimiento contra el menemismo, los acusados de haber integrado la conexión local del ataque recuperaron su libertad tras pasar entre ocho y nueve años de prisión.

Los jueces de ese tribunal, Gerardo Larrambebere, Miguel Pons y Guillermo Gordo, consideraron probado que la mutual voló por la acción de una camioneta Trafic convertida en cochebomba, conducida por un suicida, recién hoy identificado con un grado de certeza judicial.

Hasta el momento, sólo había versiones de su apellido, referencias a su familia en el Líbano, a una plaza que llevaría su nombre en homenaje, todo condensado en un informe de inteligencia difundido en el 2003.

Mientras tanto, desde el grupo de familiares de víctimas nucleado en "Memoria Activa", se denunció que el entonces juez Juan José Galeano había dejado de lado pistas como la siria, que remitía a Alberto Kanoore Edul, un argentino descendiente de esa nacionalidad, con vínculos de vecindad con el ex presidente Menem.

En el verano del 2005, el Consejo de la Magistratura destituyó a Galeano por considerar probado que pagó de manera ilegal 400 mil dólares a uno de esos acusados, Carlos Telleldín, a cambio de declarar contra los demás.

Telleldín, según el Tribunal, fue el último poseedor de esa Trafic hasta diez días antes de la voladura, pero la vendió a un desconocido sin saber para qué sería utilizada, sentenciaron los jueces.

Ese veredicto está desde hace un año apelado ante la Cámara de Casación por la AMIA, la DAIA y la agrupación "Familiares de Víctimas", sin que el máximo tribunal penal del país se haya pronunciado todavía.

La causa judicial quedó a cargo del juez federal Rodolfo Canicoba Corral, quien poco después de recibirla delegó la pesquisa en los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos.

Polémica

El libanés Abbas Hussein Berro desmintió hoy que su hermano Ibrahim haya sido el autor material del atentado contra la AMIA, y afirmó que si bien él dio amplia información y una foto de su hermano a argentinos que lo contactaron, luego "inventaron una historia falsa". Hussein Berro, en diálogo con radio Continental desde Estados Unidos, donde reside, afirmó que él entregó a argentinos que no identificó, una foto de su hermano cuando tenía 17 años, y dijo que las imágenes que se publicaron hoy no corresponden a la de su pariente y que su hermano murió en el sur del Líbano, tal como está certificado en ese país.

En tanto, la presidenta de Memoria Activa, Adriana Reisfeld, relativizó la información oficial al señalar que "no hay ninguna certeza de que ésta sea la persona que se inmoló" en el atentado a la AMIA.





Diario El Litoral - Copyright 2020