El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/diarios/2010/07/29/opinion/OPIN-04.html

La prensa opina

Los muertos del Loveparade,

“víctimas de la ambición”

Cristina Mendoza Weber

En toda Europa, los periódicos opinaron sobre la estampida en la que murieron 19 jóvenes durante el Loveparade que se celebró en Duisburgo el sábado pasado.

L’Est Republicain, de Nancy, Francia: “La fiesta se transformó en drama. Aún hay datos contradictorios acerca del número de ravers en Duisburgo. Sin embargo, todos los testigos confirman que la capacidad del sitio y que en la organización del Loveparade hubo fallas de seguridad. A la Policía alemana se le achaca falta de supervisión. Los organizadores se defienden ante las críticas. Pero quien pretende reunir a un millón de personas en un sitio inadecuado, necesita apoyo logístico suficiente. Y esta vez, ese apoyo faltó”.

El Luxemburger Wort, de Luxemburgo: “¿Cómo le explica uno a las familias que la muerte de estos jóvenes era evitable? Pero también, la política y las autoridades de la ciudad de Duisburgo tienen una responsabilidad. Si acaso conocían las fallas en la seguridad del evento, entonces no debieron autorizarlo. La investigación de la fiscalía será la que arroje luz sobre este aspecto. Sin embargo, ya puede sacarse una lección. En el futuro, la policía y el cuerpo de bomberos no deben limitarse a señalar posibles fallas de seguridad; deben ser dotados de autoridad suficiente para implementar medidas adicionales”.

Desde Turín, Italia, La Stampa: “Mientras el mundo está de luto y el propio Papa habla de “gran dolor’ sobre la muerte de los jóvenes, la ciudad de Duisburgo busca la manera de rechazar cualquier acusación. La policía se refugia bajo el argumento de que no se puede establecer cómo fue que se produjo el incidente. La fiscalía realiza ya investigaciones”.

En Alemania, el Thüringer Allgemeine: “Ya puede percibirse el intento de trasladar la responsabilidad a las víctimas. La mayoría de las muertes ocurrió al tratar de trepar por una escalera de hierro, cuando el acceso al sitio ya había sido bloqueado. Pero nadie se dejará convencer por la explicación que señala a jóvenes enloquecidos por la fiesta. Detrás de todo esto aparece la adicción a un gigantismo que ya se ha vuelto incontrolable. Cada evento y cada concierto debe superar al anterior, porque sólo así se llama la atención y se atrae a patrocinadores. Esta competencia no sólo ha contagiado a los organizadores, sino a las ciudades que sirven como anfitrionas”.



Diario El Litoral - Copyright 2020