El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/diarios/2012/09/06/sucesos/SUCE-10.html

Grave

Al borde del cierre por robos

Tal es la situación de un polirrubro, ubicado en Av. Freyre y Suipacha. Anoche, sufrió su tercer asalto en poco tiempo.

Danilo Chiapello

dchiapello@elliltoral.com

Anoche, dos sujetos concretaron un asalto a mano armada en un conocido polirrubro de barrio Constituyentes. La situación (que se reitera por tercera vez) puso en una situación límite a los titulares del negocio que están pensando en “bajar las persianas”.

Fueron dos sujetos los que anoche, poco antes de las 20, irrumpieron en el local ubicado en Av. Freyre casi esquina con Suipacha.

Hasta anoche, en dicho negocio, funcionaban actividades como ciber, locutorio y venta de artículos de kiosco en general.

De los delincuentes se supo que eran dos hombres, de entre 25 a 30 años, muy bien vestidos, los que concretaron el robo con movimientos seguros y estudiados.

Ambos estaban armados (uno con un revólver y el otro con una pistola) y actuaron a cara descubierta.

Apenas ingresaron, uno de los cacos dirigió su acción contra los clientes que se encontraban en el local (unos cuatro, en total). Este sujeto condujo a las personas hasta el fondo del inmueble donde, bajo amenazas, las mantuvo retenidas.

En tanto, su compinche dedicó toda su atención a la encargada del comercio, a quien comenzó a presionarla para que entregue el dinero. Ya instalado detrás del mostrador el delincuente encañonó a la mujer mientras reclamaba a viva voz por plata.

Como dato se puede apuntar que este delincuente, en su búsqueda por el dinero, se mostró nervioso e irascible.

Fue en dicha circunstancia que se apoderó de la recaudación no sólo del comercio sino también de lo obtenido por un servicio de Rapi-pago que funciona en el lugar. El botín obtenido por los rufianes ronda los 10 mil pesos, según estimó hoy la propietaria.

No conforme, el caco siguió su faena exigiendo a la víctima la apertura de una añeja caja fuerte, ya “fuera de acción” desde hace tiempo.

“Me decís que no hay más nada. Pero si llego a encontrar más dinero te voy a disparar”, fue la macabra advertencia del ladrón.

La secuencia llegó a su fin cuando el rufián que se encontraba atrás con los clientes apareció en la escena y dio la orden de retirarse.

Los malvivientes escaparon del lugar no sin antes sumar a la comerciante al resto de las víctimas. Testigos ocasionales precisaron que los ladrones fugaron a bordo de una motocicleta que estaba estacionada en la esquina.

Esta mañana la encargada del negocio lucía en su rostro toda la indignación por los momentos vividos. En diálogo con este diario, precisó que “ya no sabemos qué hacer para defendernos porque ninguna medida alcanza. Éste es el tercer robo que sufrimos y todo sigue cada vez peor.

Ahora, hemos decidido levantar el servicio de cobro de impuestos. Pero si esto no mejora la próxima medida es cerrar las puertas”, sentenció.

Otro golpe

Los amigos de lo ajeno también hicieron de las suyas ayer a la tarde en un negocio de Sargento Cabral.

Se trata de la pilchería Quién te ha Visto. Cerca de las 18 un delincuente solitario irrumpió en el local ubicado en Gral. Paz al 4900 y, bajo amenazas, redujo a la encargada a quien le sustrajo el dinero de la caja, una cámara digital y un teléfono celular, para finalmente darse a la fuga.

Al borde del cierre por robos

Por esto de los robos, ya dejamos de cobrar los impuestos. “Ahora, estamos pensando en cerrar”, dijo la encargada.

Foto: Danilo Chiapello



Diario El Litoral - Copyright 2021