El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/diarios/2013/03/09/deportes/DEPO-02.html

Para tratar de entender el bajón futbolístico del talentoso futbolista

¿Cuál es el verdadero Mugni?

El dueño de la exquisita zurda, que hasta hace pocos meses, con argumentos sólidos, era el jugador más aplaudido de Colón, hoy es uno de los resistidos. Tuvo un pico muy importante y ahora se cayó.

¿Cuál es el verdadero Mugni?

El sueño se hace realidad. Lucas Mugni (junto a Jonathan Bauman) debuta en primera contra Atlético Tucumán el 2 de mayo de 2010 en el Brigadier López. Reemplazó a “Ricky” Gómez y jugó todo el segundo tiempo. Foto: Pablo Aguirre

 

Alberto Sánchez

asanchez@ellitoral.com

Hace poco menos de dos meses, Lucas Mugni cumplió los 21. Parece tan lejano aquel día en que aquel “pibito”, con apenas cinco años llegó a Gimnasia y Esgrima de Ciudadela para divertirse “jugando a la pelota”. Pasó el tiempo, aunque seguramente para el dueño de esa habilidosa zurda, todo se ha desarrollado tan vertiginosamente, sobre todo durante los últimos dos años y medio, desde el momento en que sucedió lo que tanto habrá soñado en su trayectoria amateur, vistiendo primeramente los colores del Pistolero, para cambiarlos luego por la sangre y luto de Colón.

Recorrió casi todas las divisiones inferiores del club del Centenario, hasta que el 2 de mayo de 2010, con sólo 18 años, logró cumplir aquel sueño: debutó en primera, de la mano del “Turco” Mohamed, en el empate 0 a 0 en el Brigadier López ante Atlético Tucumán. Fue en la fecha 17 del Clausura de ese año, entró por “Ricky” Gómez al comenzar el segundo tiempo, con el número 40 en la espalda. Así comenzó su carrera “profesional” en el fútbol.

Lo primero que les mostró a aquellos que no habían tenido la oportunidad de verlo en inferiores, fue su excelente manejo técnico, su exquisita pegada con esa zurda, y la capacidad (y facilidad) para sacarse un adversario de encima. Todavía eran tiempos de “jugar a la pelota”, gracias al “aguante” de sus compañeros dentro y fuera del campo de juego.

Lógicamente, a la “joyita” sabalera había que cuidarla, por eso no tuvo la continuidad necesaria como para ganarse rápidamente un lugar en el once titular. Además, el “Turco” dejó de ser el técnico, llegó Fernando Gamboa y el nuevo ciclo le restó posibilidades. Pero como la campaña no fue la esperada, el “Negro” también se fue. Quien se calzó el buzo, esta vez como entrenador estable y no como interino, fue Mario Sciacqua. ¿Quién mejor que “Marito” para que Mugni pueda recuperar la esperanza de tener un lugar en el equipo? Es que el nuevo DT lo conocía muy bien, y por eso, y por sus condiciones, el habilidoso volante creativo volvió a tener más oportunidades.

En la tercera jornada del Clausura 2012, Colón contrató a Roberto Sensini para hacerse cargo del plantel superior, pero ya Lucas Mugni estaba “asentado”. “Boquita” confió en él para la generación de juego, aún disponiendo un esquema de cuatro mediocampistas y tirándolo sobre la banda izquierda, no obstante dándole la libertad para hacer lo que más sabe.

Algunas muy buenas actuaciones en el segundo semestre del año pasado le otorgaron la posibilidad de integrar el plantel de la Selección Argentina que, dirigido por Alejandro Sabella, disputó dos encuentros ante Brasil por el Superclásico de las Américas, aunque el entrenador albiceleste decidió no ponerlo en campo en ninguno de los dos partidos.

Esos buenos rendimientos y las convocatorias para integrar el Seleccionado nacional concluyeron en lógicos intereses de clubes de otros países para intentar contratarlo. Se habló de la Lazio, Milan y Juventus (Italia), del Real Madrid (España), del Cruz Azul (México), y también del River recién ascendido a la máxima categoría de nuestro fútbol. Pero la respuesta del presidente de Colón, Germán Lerche, fue terminante ante cada pedido de cotización, la última cifra “tirada” por el dirigente rojinegro fue de 11 millones de euros.

Todo este recorrido por la historia del juvenil futbolista sabalero, destacada por sus excelentes performances hasta el Torneo Inicial, se contraponen con su actualidad en el presente certamen Final. ¿Qué pasa con este zurdo que hasta hace cuatro meses era la figura de Colón y uno de los mejores del campeonato? ¿Qué sucede con este pibe que tenía toda la confianza como para tomar la mejor decisión para el equipo sobre el campo de juego? ¿Qué pasa por la cabeza de este hábil jugador que había comenzado a demostrar actitudes de talentoso?

Pero lo fundamental, tanto para él como para Colón, es saber ¿qué deberá hacer Lucas Mugni?, ¿qué deberán hacer los dirigentes?, ¿qué deberá hacer Roberto Sensini?, ¿qué deberán hacer sus compañeros?, ¿qué deberán hacer sus familiares y amigos?, ¿qué deberán hacer los verdaderos colonistas? Si todos estos factores se conjugan positivamente, es muy probable que el producto sea el que todo el pueblo sabalero desea: que la “joyita de la abuela”, en el verde paño de cualquier cancha de fútbol, vuelva a cotizarse, para volver a disfrutar al verdadero Lucas Mugni.

mugni_aa.jpg

No me parece que hayamos jugado tan mal, lo que pasa es que se nos complicó por el 2 a 0 apenas comenzado el partido, pero intentamos por todos lados y no pudimos. Yo noté que quisimos tocar, llegar al área tratando de jugar la pelota por abajo, sobre todo con ‘Curu’, que hace la diferencia con su velocidad. No digo que jugamos bien, es verdad que tenemos que mejorar mucho, pero lo estamos haciendo partido a partido”.

Lucas Mugni

El mediocampista ofensivo de Colón opinó respecto al empate 3-3 ante Estudiantes en la última fecha.



Diario El Litoral - Copyright 2021