El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/diarios/2013/03/09/deportes/DEPO-03.html

Lo dijo el propio jugador

Mugni habló de Mugni

b_mg.jpg

Inolvidable. Hace casi cuatro meses, Mugni vivía una tarde que seguramente habrá soñado. Colón derrotó a Unión y él marcó uno de los dos tantos. Foto: Mauricio Garín

 

Alberto sánchez

asanchez@ellitoral.com

Luego del empate 3-3 contra Estudiantes, reconociendo sus bajas actuaciones, Lucas Mugni analizó su mediocre presente futbolístico: “Estoy buscando las razones por las cuales no encontré el nivel que tenía el año pasado. Obviamente, soy el primero que quiere volver a hacerlo de la misma manera. Pero estoy muy tranquilo, aún sintiendo tristeza por mi rendimiento futbolístico. La tranquilidad que tengo es por la manera en que estoy entrenando y porque sé que no dejé de hacer nada de lo que venía haciendo”.

“Estoy tratando de buscar la pelota, me parece que esta vez (ante Estudiantes) me mostré un poco más, aunque me haya equivocado en algunas pelotas, pero mi juego pasa por eso, en tratar de ser una opción para mis compañeros, y creo que lo hice. Y si el técnico me sacó es porque vio que no estaba haciendo las cosas como debía, pero salí tranquilo”, agregó el mediocampista ofensivo colonista.

A propósito del entrenador, que siempre lo bancó (y sigue confiando en sus aptitudes futbolísticas, aún sabiendo que para jugar frente a River no estará entre los once), Mugni expresó: “Roberto (Sensini) habló conmigo y sus palabras me sirvieron, me dijo que juegue como lo hago en los juegos reducidos, es lo que trato de hacer en la cancha, porque en los entrenamientos soy uno y en los partidos me está costando, pero lo estoy superando de a poco”.

Con respecto a los silbidos escuchados de parte del público cuando se fue reemplazado por “Tito” Ramírez al promediar el segundo tiempo, el habilidoso volante opinó: “La reacción de la gente me dolió un poco, pero soy un profesional, voy a aguantar este momento y seguramente saldré adelante. Repito que estoy tranquilo pero no deja de ser un dolor para mí que no esté pasando por un buen momento, no es lindo salir a jugar y que te caigan con todo, pero siento mucha tranquilidad”.

“Hay que ser un profesional. Hay jugadores que se lo toman muy mal, pero yo lo tomo como algo normal de lo que pasa en el fútbol. De ninguna manera voy a responder a lo que dicen los hinchas. Si la gente me tiene que silbar, que lo hagan, repito que estoy muy tranquilo y seguro de que si sigo trabajando como lo hago, la cosa va a cambiar”, insistió Lucas Mugni.

Su historia futbolística

Desde su debut el 2 de mayo de 2010 contra Atlético Tucumán, Lucas Mugni firmó planilla 50 veces; como titular jugó 33 partidos, de los cuales fue reemplazado en 19; entró desde el banco en 10 cotejos; y sólo se quedó sin jugar en 7 encuentros. Marcó 4 goles (a Independiente en la 7ma. del Clausura 2012; a Tigre en la 7ma, a Newell’s en la 8va., y a Unión en la 16ta. del Inicial 2012). Fue amonestado en 3 oportunidades. En la primera edición de la Copa Argentina, en la derrota 1-0 ante Sarmiento en marzo de 2012, en Rosario, ingresó suplantando a Julio Barraza en el segundo tiempo; y en la segunda edición, fue titular en Catamarca, cuando Platense, el mes pasado, venció a Colón 2 a 1, siendo reemplazado por Gabriel Graciani en el complemento. Por Copa Sudamericana, fue titular en los cuatro partidos jugados por Colón el año pasado. Marcó dos goles (ambos en el Brigadier López), uno en el triunfo sobre Racing por 3 a 1 en el de ida; y otro en la derrota 2-1 ante Cerro Porteño (luego, en el cotejo de vuelta, Colón fue eliminado en Paraguay). Aunque no jugó, Alejandro Sabella lo convocó para disputar frente a Brasil los dos partidos que por el Superclásico de las Américas, la Selección Argentina disputó en Goiania el cotejo de ida, y en cancha de Boca la revancha. En la Bombonera, estuvo a punto de ingresar, pero no lo hizo.

5,42 de promedio.

En el tradicional “Bajo la lupa” que El Litoral publica luego de cada partido, Lucas Mugni sumó 206 puntos en 38 cotejos en los que fue evaluado, lo que hace un promedio de 5,42. Entre los encuentros más destacados del juvenil jugador, figuran dos 8, uno en la goleada 3-0 sobre Independiente, en la 7ma. fecha del Clausura 2012 (anotó su primer gol); y el otro en el triunfo 2-0 ante Belgrano, en la 13ra. del mismo certamen. Además, en cinco encuentros, su puntuación llegó a 7.

d_mg.jpg

Lluvia bendita. Lucas Mugni y su debut en la red. Fue hace un año, Colón goleó a Independiente y el joven volante rojinegro convertía el tercero de la noche lluviosa en el Brigadier. Foto: Mauricio Garín

/// análisis

El destino de los 10

Enrique Cruz (h.)

Recuerdo que hace unos 30 años, pasaba más o menos lo mismo con otro muy buen enganche que dio el fútbol santafesino por más que, en aquel caso, pertenecía a la vereda de enfrente de los sabaleros. Me refiero a Luis Abdeneve, el mismo que luego dejó “boquiabiertos” a muchos con aquellas apiladas tremendas cuando vistió la camiseta de Boca y, sobre todo, la de Platense. Se decía que el problema de Luisito eran sus “lagunas”. La rompía un rato y después le costaba darle continuidad a esa habilidad desequilibrante. Era tan habilidoso, que de haber tenido esa regularidad que se le reclamaba, su destino y su cotización habrían sido incalculables.

El problema de esta clase de jugadores es la sobrecarga de responsabilidades, propias y ajenas. Ellos deben entender que no van a ganar un partido solos y el equipo los tiene que ayudar. La pelota tiene que pasar mucho por sus pies, los compañeros lo tienen que buscar; él tiene la obligación de desmarcarse y no debe perder de vista que lo suyo es creatividad pura, desparpajo, animarse a lo difícil y a lo que para otros es imposible, también.

Cada vez hay menos enganches. Los técnicos quieren doble 5 o carrileros. El 4-3-1-2 ya no es un sistema tradicional en el fútbol argentino. Y el que juega con enganche, saca un delantero. Los Cococho Álvarez, Carlitos López, el propio Di Meola (que arrancó de 9), el uruguayo Saralegui (que era 8 pero en Colón jugaba de enganche) o más acá en el tiempo un Bertoglio, son jugadores que escasean, talentos que ya no se ven mucho en las canchas argentinas y que hasta parecen haberse convertido en un material no muy preciado. Hay que “bancarlo” a Mugni para que no le ocurra lo de tantos otros. Está todavía en una etapa de aprendizaje, de maduración. Y también en una etapa en la que se tiene que definir como jugador, encontrando el lugar en la cancha y los socios futbolísticos con los cuales se sienta a gusto.

 

/// análisis

“Tan sorprendente como esperable”

Javier Valli (*)

c_aa.jpg

Paradójicamente, el bajo nivel de Lucas Mugni es tan sorprendente como esperable. Por un lado, llama la atención que un volante de su jerarquía tome tantas malas decisiones como sucedió, por ejemplo, ante Estudiantes. No estamos acostumbrados a verlo así. Pero por otro lado, hasta suena lógico que un joven de 21 años disminuya su rendimiento. Es imposible que pueda jugar siempre al máximo nivel o se destaque por encima del resto en todos los partidos. Sin ánimo de entrar en comparaciones, a Juan Román Riquelme, Pablo Aimar, Andrés D’Alessandro y a tantísimos jugadores les sucedió lo mismo cuando dieron sus primeros pasos. Mucho más en este caso, cuando su nombre estuvo en carpeta de clubes importantes, y el presidente del club le colgó un cartel con una cifra altísima (once millones de euros) para dejarlo ir. Eso también repercute. De todos modos, es justo aclarar que Mugni es parte de un conjunto que vive una crisis futbolística. Salvo por Facundo Curuchet y Emmanuel Gigliotti, el bajo nivel es casi general en este plantel. No sólo le toca a Mugni. De lo que sí estoy seguro es que el mundo Colón debe cuidar al volante. Protegerlo. Mimarlo. Bancarlo. Poco lo ayudan esos silbidos y reprobaciones que unos pocos hicieron sentir cuando fue reemplazado el último sábado. Todos deben colaborar para que el jugador recupere la confianza, principalmente Roberto Sensini y su cuerpo técnico. Darle libertades. No cargarlo de responsabilidades. Dejarlo jugar. Brindarle todas las herramientas para que vuelva a divertirse en una cancha. Mugni ya dio sobradas muestras que entiende muy bien de qué se trata este juego.

* Corresponsal en Santa Fe de diario deportivo Olé



Diario El Litoral - Copyright 2021