El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/diarios/2014/12/08/deportes/DEPO-18.html

La sinceridad del preparador físico de Unión, Mariano Lisanti

“Pensábamos que íbamos a tener que pelear hasta la última fecha”

Además de elogiar a “Leo” Madelón y al plantel rojiblanco, el PF reveló que a todo el cuerpo técnico le gustaría dirigir al equipo en la máxima categoría.

D6-IMG_8292.jpg

Se le prendió la lámpara. Desde lo físico, Mariano Lisanti desarrolló un plan de trabajo marcado por un “modelo de juego” elegido por Madelón. La elaboración de diversos ejercicios fue un desafío para el PF, por lo innovador, y terminó en un rotundo éxito. Foto: Mauricio Garín

 

Alberto Sánchez

asanchez@ellitoral.com

Mariano Lisanti, el preparador físico del plantel profesional de Unión, nació en Buenos Aires hace 44 años. Jugó en las divisiones inferiores de San Lorenzo y con él lo hacía el hermano de Fabián García, aquel mediocampista que tuvo la recordada bizarra pelea con Caruso Lombardi en plena calle. Durante muchos años, García fue integrante del cuerpo técnico de Leonardo Madelón, y de ahí nació la relación entre el PF y “Leo”, aunque Lisanti ya lo conocía de cuando el actual técnico tatengue formaba parte de “Los Camboyanos”, sufrida generación de sanlorencistas de la década del ‘80.

Hace 10 años, mientras hacía sus primeras armas en Deportivo Riestra (en Primera C), se originó el primer encuentro entre ambos, que prosiguió, ya como compañeros de trabajo, en Nueva Chicago: “Arrancamos en Nueva Chicago como ayudante del profesor Néstor Bonillo, que ahora está trabajando con Gareca. A mí me vino bárbaro porque con Néstor hice una muy buena base, sobre todo aprendí mucho las cuestiones de manejo de grupo”.

—¿Cómo es el Madelón ser humano?

—Salvo una interrupción en 2005, cuando trabajé unos meses con Zielinski, siempre integré el cuerpo técnico de Leo, ya hace 10 años que estamos juntos. Es como mi hermano mayor. A pesar de que existen las discusiones y los retos, es una persona excepcional, a la que siempre estaré agradecido por la oportunidad que me dio. Es un tipo honesto, que siempre va de frente, compartimos mucho tiempo fuera del trabajo y por eso puedo decir que es un tipo bárbaro.

—¿Fue ventajoso el pasado de “Leo” en Unión, no?

—Sin dudas. “Leo” conoce la idiosincrasia del club y de la ciudad, fue lo que nos comentó cuando llegamos a Santa Fe. Esa fue una ventaja porque nos pusimos en su misma sintonía. Unión es un club de mucho prestigio y había que poner todo para obtener buenos resultados. Además hay que tener en cuenta que “Leo” es un ídolo del club y no se podía poner en riesgo ese antecedente.

—Y del plantel, ¿qué podés decir?

—Que es impresionante. Todo el cuerpo técnico le hicimos saber nuestro agradecimiento por todo lo que hicieron en este semestre. Desde lo emocional fue un torneo durísimo, porque no fue nada fácil. Cada partido, para todos los clubes, fue una carnicería, pero ellos se brindaron en cada entrenamiento, demostrando las ganas de que Unión logre lo que tanto quería. “Leo” fue fundamental para eso, siempre les dijo que era la oportunidad de que entren en la historia grande de Unión, y además era la posibilidad de lograr, en lo personal, un prestigio importante. Por eso nunca hubo una queja, y con mucho respeto se hizo un grupo muy fuerte, con ese hambre de ganar cosas.

—Hay varios jugadores de mucha trayectoria pero también hay muchos juveniles, sin embargo el plantel es muy homogéneo, ¿cómo se logró eso?

—Como preparador físico, tengo mucho contacto con el plantel, es cierto que se logró homogeneidad, aun cuando es imposible que todos sean amigos. Lo bueno es que hasta el más grande le puede hacer una broma al más chico y no hay ningún problema, se nota una muy buena integración, algo fundamental para encarar cada trabajo.

“Modelo de juego”

—¿Pensabas que el ascenso se podía dar tan temprano?

—Sinceramente no. Al ser un torneo tan difícil, pensábamos que íbamos a tener que pelear hasta la última fecha. Gracias a Dios y a esa racha de triunfos, se dio antes. Pero lo fundamental fue que nos hicimos fuertes mentalmente, el equipo se sintió ganador a partir de la mística que impuso el técnico, eso quizás haya facilitado las cosas, pero nunca hubiera imaginado que podíamos lograr la diferencia que sacamos a tres o cuatro fechas del final.

—¿Qué parámetros se toman para decir que un preparador físico hizo un gran trabajo como el que hiciste vos en Unión?

—Es un conjunto de cosas. El preparador físico hoy en día, además de entrenar a un plantel, tiene influencia en la prevención de lesiones. El estrés psicofísico que implica jugar un partido en el fútbol argentino hace que se necesite más de un día para que un jugador se recupere. Entonces lo mejor es tratar de ajustar las cargas, para no pasarte de la raya, pero tampoco quedarte corto. Lo importante es lograr un equilibrio.

—Y para jugar en Primera A, ¿tu trabajo puede cambiar con respecto a lo que hiciste en la B Nacional?

—Aunque juguemos en otra categoría, seguiremos implementando la misma metodología de trabajo, la que apunta al modelo de juego que quiere “Leo”. La implementamos en este semestre y nos dio muy buenos resultados. Seguramente le ajustaremos algunas cosas porque es algo que apareció ahora, y cuando algo no se conoce tanto te da un poco de miedo trabajarlo, pero nos tiramos de cabeza y lo hicimos.

—¿Por qué decís que utilizaron algo que “apareció ahora”?

—Es que salimos de lo tradicional, vinculamos la preparación física con lo táctico, con el estilo, con el modelo de juego. Entonces, de menor a mayor fuimos implementándolo en Unión, y creo que a la luz de los resultados, vamos a continuar con la misma idea.

El dato

Feed-back.

Una de las cosas fundamentales para desarrollar un gran trabajo es lo que logró Mariano Lisanti con el plantel tatengue: “A mí me gusta hablar con los jugadores. Yo tengo mucho diálogo con ellos para saber cómo se sienten y qué necesitan. Ellos te informan de cuál es su estado, si están bien, si les falta trabajar algo, si por ahí no se han recuperado del todo. Esas sensaciones subjetivas me sirven para sacar conclusiones. Siempre tiene que existir ese ida y vuelta (feed-back) entre el jugador y el preparador físico, porque una cosa es usar el relojito y controlar, pero que el jugador te exprese sus sensaciones es muy importante”.

“Tenemos ganas de quedarnos”

  • En diálogo con El Litoral, Lisanti reconoció que Leonardo Madelón ya está entablando charlas con el presidente de Unión, Luis Spahn, para tratar de que el cuerpo técnico que logró el ascenso sea el mismo que dirija al equipo en la máxima categoría: “Nosotros tenemos ganas de quedarnos, la predisposición de nuestra parte está. ‘Leo’ ya tuvo algunas charlas con Luis y las ganas de las dos partes están. En lo que respecta a mi trabajo, esta situación me preocupa porque el tiempo corre y es tiempo que se pierde para armar la pretemporada y un montón de cosas. Ojalá podamos seguir porque uno ya se encariñó con el club, con la ciudad. Y además porque ya hay una mecánica de trabajo, algo totalmente distinto pasaría si tendríamos que irnos a otro club, en el cual hay que empezar de cero”, señaló el preparador físico.



Diario El Litoral - Copyright 2021