El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/164362

Lo frenó Central 04 -02-2018
Unión fue su propio opuesto en Rosario

Esta vez no apareció. La semana pasada Unión bailó a Racing pero ayer no la pudo sostener en el Gigante de Arroyito. Foto: Marcelo Manera


foto

Pasó de jugar el mejor partido del campeonato a padecer ante un Canalla con ausencias, que se llevó los tres puntos sin demasiados méritos.



Javier Díaz

deportes@ellitoral.com

 

Falló el equipo. En esas pocas palabras se puede resumir la derrota que sufrió ayer por 1 a 0 en Rosario. Porque al Tate le pasó aquello que a los equipos que dependen de la habilidad de su figura y, cuando ésta no aparece, todos los argumentos con los que puede ir a buscar una victoria se desvanecen.

 

 

La semana pasada, un notable trabajo conjunto le valió una victoria clara frente a Racing, al que redujo a su mínima expresión. Pero esta vez el Gigante de Arroyito fue testigo de la cara opuesta. Porque esta vez Unión careció de juego asociado y tampoco encontró alguna individualidad salvadora que rescatar algo ante un Rosario Central diezmado, por las ausencias de nombres importantes como Ruben, Herrera, Camacho y Mauricio Martínez, por mencionar a algunos.

 

La consecuencia: sin hacer demasiados méritos el dueño de casa se quedó con los tres puntos de manera justificada y le impidió a los de Leo Madelón de subirse al segundo puesto de la tabla, al menos hasta que jueguen San Lorenzo y Boca.
Unión insinuó en la primera del partido con una corrida por la banda derecha de Zabala, que llegó al fondo y tocó atrás pero no llegó nadie a empujarla. Fue eso y no mucho más, porque Central se acomodó rápido y comenzó a complicar, más por las ventajas defensivas tatengues que por sus propias intenciones.

 

Un flojo arranque de Damián Martínez y Gómez Andrade llevaron al Canalla a elegir el sector izquierdo para volcar sus ataques y por allí preocupó. Fue metiendo al Tate cada vez más cerca de su área y le generó cuatro tiros de esquina en menos de 10 minutos. Hasta que en uno de ellos golpeó.

 

A los 8, Gil cruzó un córner desde la oreja derecha, Tobio se desprendió de su marca y apareció muy solo por el primer palo para conectar de cabeza y abrir el marcador.

 

La formación rojiblanca sintió el golpe y le costó acomodarse. Para colmo Central, con una buena tarea de contención en la mitad de la cancha, neutralizó bien a Acevedo y esto resintió la capacidad de generar juego para los de Madelón.

 

Entre Gil y González se turnaron para impedirle entrar en contacto con la pelota. En consecuencia, a Unión se le dificultó encontrarla y cuando lo hizo estuvo impreciso para manejaral.

 

Recién después del minuto 25 se emparejó el trámite. A esa altura recién había ingresado “Droopy” Gómez por un lesionado Lucas Gamba, que nunca pudo recuperarse de un rodillazo que le propinó en la espalda el colombiano Cabezas, quien ni siquiera vio la tarjeta amarilla.

 

En esa primera etapa, lo mejor del Tatengue se vio sobre el final. A los 39 minutos Soldano empezó una corrida en tres cuartos de cancha, se metió al área con pelota dominada y sacó un zurdazo que encontró la pierna salvadora de Tobio para mandarla al córner. Y a los 45, tras un error en la salida entre el arquero Ledesma y Cabezas, le quedó a Acevedo que le dio desde afuera apenas al lado del palo derecho.

 

La mejor noticia fue la expulsión, antes del cierre de la primera parte, del mediocampista Maximiliano González por doble amarilla, en una jugada en la que fue a trabar abajo con Zabala y discutió todo Central.

 

No alcanzó

 

En el complemento, de movida se notó mejor a Unión. Con un jugador menos, el local cedió terreno y dejó venirse al rojiblanco que tuvo la actitud de siempre y se lo quiso llevar puesto al rival.

 

Lenardo Fernández —debió seguir el segundo tiempo desde la platea porque se fue expulsado al finalizar la primera mitad— mandó a la cancha a Joaquín Pereyra en lugar de Lovera para que vaya encima de Acevedo y no lo deje pensar.

 

El Tatengue asumió el compromiso y fue por el empate. Con “Droopy” activo en el comienzo, se hizo amo y dueño del partido, casi como una contracara de lo que había ocurrido en la etapa anterior. Tal es así que en los 10 primeros minutos no dejó salir a Central que se cargó de faltas y tiros de esquina.

 

Aun en ese contexto, la primera de riesgo fue para el dueño de casa. Un tiro libre de Gil frontal al área, encontró la cabeza de Zampedri que peinó y complicó a Nereo. La jugada quedó invalidada por fuera de juego, pero fue una señal de alarma.

 

Madelón mandó a la cancha al paraguayo José Núñez para abrir la cancha y sacó a un defensor como Bruno Pittón. Porque Central resignaba cada vez más la posibilidad de adelantarse en el campo y se conformaba con esperar alguna contra.

 

Unión tuvo más la pelota que en el primer tiempo. Pero lo que ganó en cantidad no lo tradujo en calidad. Le faltó claridad a la hora de hacerla circular y tampoco apareció alguna pelota profunda para dejar a Soldano de cara al gol.

 

Entonces todo quedó en tibios intentos. No hubo justeza cuando intentó por adentro, y al abrir la cancha los centros fueron siempre bien resueltos por una defensa canalla cada vez más numerosa. Así fue corriendo el reloj y las situaciones de peligro no aparecieron.

 

En el dueño de casa tampoco; apenas un disparo de media distancia de Carrizo tras un error en la salida de Nereo, en el que el arquero se reivindicó retrocediendo rápido y sacándola por arriba al córner. Pero a esa altura le interesaba más cuidar la ventaja que ya había sacado que ampliarla.

 

En los minutos finales, con más ímpetu que fútbol, Unión —que no sabe lo que es resignar la actitud— se le tiró encima a los rosarinos. Buscó con el juvenil Lebus bien abierto por derecha y tuvo el empate en los pies de Zabala, que encontró un rebote en el área, la paró de pecho y sacó un derechazo apenas desviado al lado del palo derecho. Pero al flojo partido rojiblanco ni siquiera lo rescató alguna pelota parada, que tuvo en la última y en otras ocasiones supo darle alegrías.

 

Ayer el tatengue mostró el extremo opuesto a su versión de la semana pasada y lo pagó caro ante un Rosario Central empobrecido, que ganó bien sin hacer demasiados méritos.

 

Se lo pierde

 

Jonathan Bottinelli llegó a la quinta amarilla y no podrá ser del encuentro el próximo viernes en el 15 de Abril frente a Arsenal, por la 15ta fecha de la Superliga.

 

Síntesis

 

Rosario Central    1

Unión    0

 

Rosario Central: Jeremías Ledesma; Paulo Ferrari, Fernando Tobio, Oscar Cabezas y José Luis Fernández; Andrés Lioi, Maximiliano González, Leonardo Gil y Federico Carrizo; Maximiliano Lovera y Fernando Zampedri.

DT: Leonardo Fernández.

 

Unión: Nereo Fernández; Damián Martínez, Yeimar Gómez Andrade, Jonathan Bottinelli y Bruno Pittón; Diego Zabala, Nelson Acevedo, Mauro Pittón y Franco Fragapane; Lucas Gamba y Franco Soldano.

DT: Leonardo Madelón.

 

Gol: en el primer tiempo, a los 8 min. Tobio (RC).

 

Cambios: en el primer tiempo, a los 24 min. Rodrigo Gómez por Gamba (U). En el segundo tiempo, en el inicio, Joaquín Pereyra por Lovera (RC); a los 17 min. José Núñez por B. Pittón (U); a los 37 min. Santiago Lebus por M. Pittón (U); a los 41 min. Joel López Pissano por Lioi (RC); y a los 45 min. Alfonso Parot por Carrizo (RC).

 

Incidencia: en el primer tiempo, a los 42 min. fue expulsado Maximiliano González (RC).

 

Amonestados: Cabezas, Lioi, Pereyra y Tobio (RC); Gómez Andrade (U).

 

Árbitro: Facundo Tello.

 

Cancha: Rosario Central.



 




Diario El Litoral - Copyright 2018