El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/165054

En Esperanza 15 -02-2018
Un guardafauna denuncia presunta contaminación del río Salado

Fuerte olor, peces muertos y espuma blanca.



Redacción El Litoral
area@ellitoral.com

 

Un guardafauna santafesino denunció la mortandad de peces por una presunta contaminación del río Salado a la altura de la ciudad de Esperanza. El hecho comenzó el viernes de la semana pasada, cuando los visitantes del camping municipal a orillas del Salado comprobaron que “el aire del ambiente se había tornado irrespirable”, describió Juan Martín Mastropaolo. Incluso contó que el Balneario Camping Municipal “estaba lleno de gente que comenzó a retirarse tapándose la nariz, y reclamaban la devolución del costo de la entrada”.

 

Según describió el guardafauna, los malos olores continuaron durante el fin de semana y el domingo por la noche un grupo de pescadores de la zona del camping municipal alertó sobre la presencia de gran cantidad de peces muertos sobre la superficie del Salado, y una particular espuma blanca de unos dos metros de altura. El guardafauna se acercó hasta el lugar realizó los registros fotográficos que acompañan este artículo.

 

Mastropaolo contó que los peces muertos flotando sobre la superficie del río Salado viajan desde el puente aliviador sobre la ruta 6 (junto al camping) hacia aguas abajo. “Hoy el tramo de peces muertos se encuentra por la zona del aliviador sobre la ruta 70 y todo eso avanza hacia Santo Tomé”, alertó el guardafauna, “son unos 7 kilómetros”.

 

Mortandad. Los peces muertos viajan hoy por el Salado y aparecerían en la costa de Santo Tomé en los próximos días.Foto: Gentileza Juan Martín Mastropaolo.

 

“Son unos entre 30 a 50 peces muertos por metro lineal, de costa a costa, en una extensión de 7 kilómetros”, advirtió Mastropaolo. De ser así, esa gran cantidad de peces pasarán en pocos días por la costanera de Santo Tomé para continuar su curso hacia la desembocadura del Salado en el río Paraná en la zona de los cuarteles militares de Santo Tomé, a través de su afluente: el río Coronda.

 

 

Mastropaolo mencionó que tomó muestras del agua del río Salado para comprobar si está contaminada. “Pero deberíamos haberlo hecho junto a un escribano público, porque nos lo exigen”, reconoce el guardafaunas provincial que depende del Ministerio de la Producción santafesino desde hace unos 26 años. Además, se realizó una denuncia policial y un espacio político esperancino tendría previsto realizar una presentación judicial para reclamar que se investigue lo ocurrido. Por otra parte, también se efectuó el reclamo a la Municipalidad esperancina.

 

 

La presunción de Mastropaolo es que se trata desechos industriales sin el debido tratamiento para el cuidado medioambiental, de la zona de Esperanza, que son arrojados al canal de desagües de la ciudad denominado 1° de Mayo, el que vierte luego en el río Salado por debajo del aliviador de la ruta 6.

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2020