El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/192747

Conversatorio sobre derecho de jarras 22 -03-2019
El acceso al agua potable: un desafío universal y cotidiano

La actividad fue en la sede de la Universidad Nacional de Rosario, sede de la Cátedra del Agua, en el marco del Día Mundial que se celebró este viernes.



Imagínese que puede caminar por una ciudad sin un peso en el bolsillo; sume a la imagen un calor de enero y -si se anima- el sol de mediodía o de la siesta cuando sale del trabajo o empieza el segundo tramo de su jornada. Ubíquese último en esa larga fila que no se mueve nunca para cobrar o pagar, o para retirar dinero. Evóquese en una escuela a la hora del recreo donde unos pocos minutos tienen que alcanzar para todos y para todo, y vea cómo la canilla del baño no funciona o no existe. Propóngase una caminata enérgica y al aire libre durante un buen tramo como actividad física única o complementaria. En todos los casos, piense cómo va a resolver un problema inevitable: la sed.


El acceso al agua potable, libre y gratuita en todos los espacios públicos y no públicos es la clave del Derecho de Jarras, que el pasado 18 de marzo motivó el primer conversatorio argentino en la Universidad Nacional de Rosario, sede de la Cátedra del Agua.

 

Al frente de la Cátedra se encuentra Aníbal Faccendini, quien lideró la actividad de la que participaron representantes de localidades de la provincia y del ministerio de Infraestructura y Transporte, autoridades del Enress, legisladores, referentes del ámbito académico, profesional, cultural, artístico, religioso, de la comunicación, deportivo y gastronómico, entre otros. Este último ítem es fundamental porque una de las consignas que se procura lograr es que el acceso al agua potable, segura y gratuita esté garantizado en bares y restaurantes de toda la provincia y de todo el país, y de hecho, la ley que impulsa este derecho logró media sanción en la Cámara de Diputados santafesina. Por esa razón, varios referentes de locales tradicionales de la ciudad, algunos pioneros en la provisión de agua potable a sus clientes, contaron su experiencia -”les servimos agua y después comienza la ceremonia”, resumió uno de ellos- y recibieron, como reconocimiento simbólico, dos jarras de vidrio.

 

Sin embargo, el objetivo final de esta prédica es que toda la población pueda contar con este recurso. O sea, “que si una persona camina por la ciudad no tenga que pagar para beber agua”. ¿Cómo se logra? Con bebederos, canillas públicas y agua disponible en organismos públicos y privados, resumió Faccendini.

 

Como se dijo, el encuentro se desarrolló en la sede de la Universidad Nacional de Rosario, sede de la Cátedra del Agua, y permitió intercambiar reflexiones y aportes desde las distintas disciplinas para aportar al objetivo común del cumplimiento de un “derecho humano fundamental”, como expuso Faccendini. La jornada contó con la adhesión de ciudades del país y del exterior: Santa Fe, San Lorenzo, Bariloche, Buenos Aires, Comodoro Rivadavia, Esquel y Viedma se sumaron, al igual que San Pablo y Minas Gerais en Brasil, y algunas localidades de Chile.

 

La Cátedra del Agua está inserta en la UNR en la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales que está a cargo de Franco Bartolacci, quien aludió en el arranque de la jornada al compromiso de responsabilidad que le cabe a esa casa de estudios en esta problemática. Hubo también un reconocimiento al vicerrector Fabián Bicciré, por su apoyo al derecho de Jarras desde su creación, diez años atrás. Éste se materializó en un certificado que entregaron el propio Faccendini junto a Jorge Fandermole, reconocido músico santafesino comprometido con este derecho.

 


En todas partes
 

 

“El acceso al agua potable, libre y gratuita es un derecho humano aquí y ahora”, expuso Faccendini antes de dar la palabra a los y las asistentes al conversatorio. El objetivo de la Cátedra y de las acciones que se están desarrollando es que “toda la gente acceda a un elemento del que no se puede prescindir”.

 

La consigna, que tiene un fundamento jurídico y sociológico, es que cualquier persona pueda caminar por un lugar sin necesidad de pagar por una bebida, porque -postula- habrá bebederos, canillas públicas o se podrá ingresar a una entidad pública o privada para acceder a ese elemento.

 

Y no sólo en la calle: “Queremos que en las canchas haya canillas con agua y que este derecho se escolarice”. Es que, según el titular de la Cátedra, un 6 % de las escuelas del país tienen bebederos aptos para su uso. Por eso se enviaron notas a los ministerios de Educación para que se evalúe y revierta esta situación.

 

Todo este planteo se hace en un contexto mucho más amplio, con 60 millones de personas que no acceden al agua potable en América Latina y 90 millones que no cuentan con cloacas o métodos de saneamiento. “Es decir que sobre mil millones de habitantes que tiene América nos encontramos con un problema acuciante en pleno siglo XXI donde todavía el acceso al agua es para pocos”.

 


Todas las voces
 

 

Como buen conversatorio, se permitió que la palabra circule y fue así que Fandermole expresó su adhesión a la propuesta y a las acciones a largo plazo, “con la convicción de que la participación popular masiva -que todavía no está pero se va a conseguir- es uno de los argumentos más valiosos que tiene este proyecto”. En ese marco, se preguntó si el acceso a un bien imprescindible “no debería ser un tema terminado, fuera de discusión y superado”. “Uno sabe que este cercenamiento de un derecho puede ser ejecutado si ocurren algunas deficiencias: una educación deficiente, una publicidad invasiva y engañosa, si hay una naturalización del tema de la escasez así como hay una naturalización de la idea de violencia, una jurisprudencia vaga a imprecisa y en muchos casos un Estado ausente o ineficiente”.

 

Luego de reconocer que “en Rosario y en algunos municipios la cosa ha cambiado”, propuso que el planteo de la Cátedra se profundice pero ya “en espacios de discusión y confrontación de saberes, de experiencias y de intereses”.

 

También se escuchó la opinión de Marisel Bertolo, de la Facultad de Ciencias Jurídicas, quien agregó un enfoque de la problemática desde el feminismo y el ambientalismo inclusivo. A su voz se sumó la de Jorgelina Quijano, docente de Italiano, quien relató su propia demanda de jarras en bares y restaurantes de la ciudad, pero también trajo al debate la experiencia en Roma, donde la presencia de bebederos no es la excepción sino la regla.

 

Luego fue el turno del músico Juan Iriarte y de otras voces que sumaron su adhesión al Derecho de Jarras y expresaron sus propuestas para hacerlo efectivo. También tuvieron su tiempo representantes de localidades del interior de la provincia donde el problema no es el acceso al agua sino “el arsénico y el glifosato”, y en ese sentido pidieron por una regulación sobre este tema.

 

Convencidos de que “todo derecho implica una obligación” que en la práctica se expresa en la no vandalización de canillas ni bebederos, por ejemplo, hubo coincidencia en la importancia de que “los espacios públicos sean realmente públicos” y que la ciudadanía decida libremente y no por falta de una opción accesible, “consumir lo que quiera”.

 

 

En la ciudad

 

En esta capital está vigente una resolución del Concejo municipal que prevé el acceso gratuito de agua en bares, restaurantes y servicios gastronómicos, como así también en recitales, eventos deportivos y lugares públicos y privados que impliquen “reuniones de ciudadanos de intensidad y permanencia”, tal cual establece la norma que fue impulsada por la concejala Marcela Aeberhard.

 

Con la convicción de que el acceso al agua potable es un derecho humano pero concientes, a la vez, de la situación que atraviesa el sector gastronómico, se decidió darle un cariz voluntario al cumplimiento de la resolución, no necesariamente a través de una jarra -que es un símbolo- sino de ese u otro mecanismo como un dispenser o vasos, que procuren asegurar agua a comensales en situación de consumo. Además, se recomienda al municipio acompañar la iniciativa con la difusión y promoción del acceso al agua y con un sello de calidad para los locales que se adhieran.

 


Charla-Debate

 

La Dra. Ing. Marta Paris, integrante de la Cátedra Unesco “Agua y Educación para el Desarrollo Sostenible”, participará de la charla-debate que se realizará el próximo martes a las 18 en el Salón Belgrano del Colegio de Abogados de esta ciudad (3 de Febrero 2761, 2º piso). La actividad se realiza en el marco del Día Mundial del Agua, establecido por la ONU para el 22 de marzo, y es organizada por el Instituto de Derecho Ambiental del Colegio de Abogados de Santa Fe, y la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Católica de Santa Fe.

 

Está dirigida a profesionales de diferentes disciplinas, estudiantes, empresarios, funcionarios públicos y público interesado en general.

 

Disertará también la Dra. Maria Soledad Blanchoud, integrante de la Comisión de Derecho Ambiental del Colegio de Abogados de Santa Fe, quien abordará la faz normativa y el Lic. Germán Nessier, responsable de Prensa de ASSA, que se referirá a la problemática del consumo y al papel que desempeña la empresa.

 

Paris, subsecretaria Académica y directora de la Maestría en Gestión Integrada de los Recursos Hídricos de la FICH-UNL expondrá sobre la gestión integrada del recurso.



 




Diario El Litoral - Copyright 2019