El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/199290

La publicación recopila la experiencia de la provincia 12 -06-2019
Lamberto presentará en la OIT un libro sobre violencia laboral

El Defensor del Pueblo estará en Ginebra la semana próxima, en el marco de la cumbre del organismo internacional. La obra estará disponible en español, en papel, y on line en inglés.



El Defensor del Pueblo de la provincia Raúl Lamberto estará la próxima semana en Ginebra (Suiza) para participar de la Conferencia Internacional del Trabajo, justo en el año en que la OIT celebra su centenario. Y allí presentará “La violencia en los lugares de trabajo. Aportes desde la provincia de Santa Fe”, el libro que recopila la trayectoria desarrollada desde la Defensoría, el Ministerio de Trabajo y la Red Intersindical, entre otros estamentos, sobre una problemática que en Santa Fe está enmarcada en la Ley 12.434/2005.


“Como delegación de la provincia podemos exhibir un trabajo de años”, afirmó Lamberto en diálogo con este diario. Y consideró que “quizá somos pioneros en la materia”, con una ley que estableció por primera vez el abordaje de la violencia laboral con dos novedades: fue para el empleado público y designó a la Defensoría como autoridad de aplicación. “Es decir que quienes se sintieran víctimas o fueran testigos de violencia laboral tenían la opción de ir hacia su superior en la escala jerárquica, o a la Defensoría del Pueblo”, alternativa que en la práctica terminó siendo la más frecuente “por el carácter independiente del organismo y porque tenemos importantes antecedentes en materia de asistencia a la víctima tanto desde el punto de vista jurídico, como psicológico y social”, recordó el funcionario.

 

El abordaje de esta temática tiene en Santa Fe un desarrollo extenso, desde que se incorporó el concepto de Trabajo Decente desde la administración central -y, en ese sentido, es reconocida la labor del ex ministro Carlos Rodríguez-; luego con la ley provincial; más adelante con el protocolo que se elaboró en conjunto con la Red Intersindical y además con la incorporación de esta problemática -vía resolución- en la actividad privada. Acciones que tuvieron el aval de la Organización Internacional del Trabajo, a través de su delegado en el país Pedro Furtado de Oliveira.

 

“Toda esta trayectoria, más la incorporación de violencia laboral en el temario de la cumbre de la OIT, nos llevó a trabajar sobre un libro que recopila estas experiencias en materia pública, privada, sindical e internacional, más algunas opiniones doctrinarias que dan una valoración teórica de lo que significa para una persona ser víctima de violencia en el lugar de trabajo”, encuadró Lamberto.

 

La obra será presentada en castellano, para el formato papel, y en inglés en edición web, a fin de que resulte accesible para delegados de todos los países, también de aquellos que no son de habla hispana.

 


—¿Se sorprendió por los planteos que se reciben en la Defensoría sobre violencia laboral?

 

—Como está sucediendo en otras áreas, hay una visibilidad del problema y la gente va perdiendo el temor (a denunciar). Lo valioso de la ley es que da la opción de concurrir a la Defensoría: mucha gente no se anima a decir algo dentro de la pirámide administrativa, ni la víctima ni el testigo. En eso somos muy prudentes, respetamos el derecho de la víctima pero recomendamos la instrucción del sumario en el área administrativa y la verificación de que ese sumario se lleve adelante. Además, procuramos que a las víctimas se les dé asistencia jurídica y psicológica, en forma independiente de cómo sigue la actividad administrativa en su lugar de trabajo.

 

—¿Son mayoría mujeres quienes concurren para denunciar hechos de violencia laboral?

 


—El porcentaje de víctimas de violencia es mayoritariamente de mujeres. En general la violencia laboral tiene un común denominador que es el abuso de poder: no toda la violencia se basa en la relación hombre-mujer, o por acoso. Lo que prevalece es el abuso de poder y con eso el castigo, la desjerarquización y la discriminación que son temas que notamos como denuncias más frecuentes.

 

Para Lamberto hay un tema que no es menor, y es la necesidad de incorporar en una nueva etapa al sector empresario “que debe tomar como parte de las buenas prácticas las medidas para evitar la violencia laboral. Esto va a ayudar a que el trabajo decente sea parte, no solamente de una decisión legal, sino de prácticas que se van cambiando en la vida del trabajo”, dijo el defensor y admitió que “no es un tema sencillo; necesita un cambio cultural”.

 

 

Definición

 

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la provincia define la violencia laboral como “el ejercicio abusivo de poder, que tiene por finalidad sostener o excluir a un/a trabajador/a de su lugar de trabajo. Incluye acoso psicológico, acoso sexual, agresión física y violencia de género. Puede provenir de niveles jerárquicos superiores, del mismo rango o inferiores, y puede manifestarse por acción u omisión”.

 

 

Claves
 

  • - De cada 10 denuncias, 7 son de mujeres
  • - Quienes ejercen violencia en los lugares de poder son tanto hombres como mujeres (50 %).
  • - Se produce una denuncia de violencia laboral cada 36 horas.
  • - La violencia laboral es una de las formas de abuso de poder que se ejerce en condiciones de desigualdad.
  • - De los tipos de violencia existentes, la que prima es la psicológica, difícil de probar en instancias administrativas y judiciales.

 

Puertas adentro

 

La publicación presentada por la Defensoría del Pueblo incluye una encuesta interna realizada en 2018, con motivo del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. “¿Y por casa cómo andamos? es el nombre del dossier. Entre otros temas, se preguntó a quienes trabajan en la repartición qué se conmemora en esa fecha, cuáles son los problemas actuales de las mujeres, si varones y mujeres tienen las mismas oportunidades y si existe discriminación hacia las mujeres, donde el sí fue mayoría entre el 70 % de los varones pero el 84 % entre las mujeres.

 

“Algunas mujeres expresaron que en el ámbito de la Defensoría han sufrido discriminación y/o agresiones por el hecho de ser mujeres”, expone una de las conclusiones. Por eso, una de las propuestas consiste en generar espacios de formación con perspectiva de género puertas adentro de la institución.

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2019