El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/200184

The Big Bang Theory (por Claudio H. Sánchez) 23 -06-2019
Ciencia en tono de comedia



Claudio H. Sánchez (*)

 

Warner Channel acaba de emitir el último episodio de The Big Bang Theory, la serie que, a lo largo de doce años, unió ciencia con comedia como ninguna otra serie lo había hecho hasta el momento.

 

En la primera escena del primer episodio de The Big Bang Theory vemos a dos jóvenes discutiendo sobre la posibilidad de usar el esquema de un experimento científico como motivo del estampado de una camiseta. Los jóvenes resultan ser los físicos Sheldon Cooper y Leonard Hofstadter y el experimento del cual hablan es el conocido como “experimento de la doble rendija”, que se usa para exponer los aspectos más curiosos y sorprendentes de la mecánica cuántica.

 

Richard Feynman, Premio Nobel de Física en 1965 y uno de los ídolos intelectuales de Sheldon, describe este experimento en su libro El carácter de la ley física. Y comienza su explicación pidiéndole al lector que no trate de entenderlo. Porque lo que sucede es tan contrario a la intuición y al sentido común que es imposible entender el experimento. En palabras de Feynman, “nadie entiende la mecánica cuántica”.

 

Cuando esa noche del año 2007 el público se sentó ante los televisores para ver de qué se trataba esta nueva serie y se encontró con la descripción de un experimento tan complejo e incomprensible, seguramente la mayoría apagó el televisor o cambió de canal. Pero debe haber habido un pequeño porcentaje que se frotó las manos con entusiasmo mientras pensaba “esto va a estar bueno” y convirtió a The Big Bang Theory en una serie de culto.

 

Sheldon y Leonard viven en un departamento cerca de Los Ángeles y pasan su tiempo junto a sus colegas: el astrofísico indio Rajesh Koothrappaly y el ingeniero Howard Wolowitz. Además de su profesión, los cuatro comparten su afición por las películas de ciencia ficción, los juegos de rol y las historietas de superhéroes. Y, al menos durante las primeras temporadas, su incapacidad para relacionarse con mujeres.

 

El elenco inicial se completa con Penny, una camarera y aspirante a actriz que vive en el departamento vecino al de Sheldon y Leonard. Penny creció en un ambiente rural y no completó su educación. Pero lo que le falta de cultura y erudición lo tiene de sentido común y conocimientos prácticos, por lo que funciona como complemento ideal de sus amigos científicos.

 

En las siguientes temporadas fueron apareciendo otros personajes, algunos temporales y otros permanentes. Además, la serie contó con la participación de muchos científicos de la vida real, como el físico Stephen Hawking, el astrónomo y divulgador Neil DeGrasse Tyson y el premio Nobel George Smoot.

 

Aunque la serie transcurre en un entorno científico y académico, sus argumentos no tienen que ver necesariamente con la ciencia sino con los problemas comunes a cualquier grupo de amigos. Sin embargo, en cada episodio aparecen una o más escenas donde se expone o comenta alguna cuestión relacionada con la ciencia. Veamos algunos ejemplos.

 

La física de Superman

 

En The Big Bran Hypothesis, Penny comenta que su escena preferida de las películas de Superman es aquella en la que Luisa Lane cae desde un helicóptero y Supermn la salva atajándola en el aire. Sheldon le señala que esa escena viola las leyes de la física. Y no solamente porque los hombres no pueden volar, como supone Penny. Aún si suponemos que puedan volar, explica Sheldon, Luisa, que cae a gran velocidad, choca contra los brazos extendidos de Superman, fuertes como el acero, e inmediatamente queda cortada en tres partes. Sheldon concluye: “si Superman realmente la amara, dejaría que se estrellara contra el pavimento. Sería una muerte más misericordiosa”.

 

Para entender por qué una caída puede ser mortal, consideremos el caso, más inofensivo, de un huevo que se estrella contra el piso. Cuando el huevo llega al piso, se detiene bruscamente. Tiene que hacerlo porque no puede seguir cayendo más allá del piso, penetrándolo. De modo que su velocidad se reduce a cero casi instantáneamente.

 

Uno de los principios fundamentales de la física dice que para que un cuerpo modifique su velocidad, se le debe aplicar una fuerza. Y que esa fuerza es tanto mayor cuanto más brusco es el cambio de velocidad. Para el huevo que cae y se detiene contra el piso, ese cambio es sumamente brusco, y la fuerza que recibe al golpear contra el piso es entonces muy grande. Por eso se rompe.

 

Si el huevo cayera sobre un almohadón, su detención ya no sería tan brusca porque, en ese caso, el huevo sí podría seguir cayendo durante un par de centímetros más allá, mientras se hunde en el almohadón. La fuerza que recibe es entonces mucho menor y no alcanza para romper el huevo.

 

Según la descripción de Sheldon, el choque de Louis Lane contra los brazos de Superman, rígidos como el acero, equivale a la caída contra una superficie dura, como la del huevo contra el piso. Lógicamente, eso provocaría la muerte de Louis.

 

Voces en los gases

 

En The Vengeance Formulation, Sheldon concede una entrevista telefónica a un programa de radio. Lo que no sabe es que uno de sus colegas en la universidad conectó un tanque de helio a su oficina, a través de una manguera. A medida que la habitación se va llenando de helio, la voz de Sheldon se hace cada vez más aguda y ridícula.

 

El sonido de la voz es el resultado de la vibración del aire dentro de la garganta. Las cuerdas vocales vibran, comunican esa vibración al aire, y el aire, al vibrar, emite sonido. Si en la garganta, en vez de aire, tenemos helio, las moléculas de este gas, más pequeñas y livianas que las que hay en el aire, vibran con mayor facilidad, más rápidamente. Y, a una vibración más rápida, le corresponde un sonido más agudo.

 

El efecto contrario puede observarse en The launch acceleration, cuando Leonard se aparece en el departamento de Penny con un tanque de hexafluoruro de azufre. Es un gas que tiene ciertas aplicaciones industriales (se usa como aislante y refrigerante en instalaciones de alto voltaje) y que es seis veces más pesado que aire. Sus moléculas más grandes y pesadas vibran ahora más lentamente. Y, a una vibración más lenta le corresponde un sonido más grave. Así suenan las voces de Penny y Leonard en esa escena.

 

Feliz Newtondad

 

En The maternal congruence, Sheldon se niega a ayudar a Penny y a Leonard a armar el árbol de navidad. Finalmente, resignado, sugiere incluir en la decoración un busto miniatura de Isaac Newton. Cuando Penny comenta irónicamente que la figura de Newton es “muy navideña”, Sheldon le responde que es mucho más navideña que cualquier otra cosa que ella haya puesto en el árbol.

 

Efectivamente, explica Sheldon, Isaac Newton nació el 25 de diciembre de 1642, una fecha mucho más navideña que la del verdadero nacimiento de Jesús, que se cree que fue durante el verano del hemisferio norte. La celebración de la navidad se trasladó al 25 de diciembre para hacerla coincidir con antiguas celebraciones paganas, asociadas al solsticio de invierno.

 

Sheldon aclara que la fecha de nacimiento de Newton corresponde al calendario juliano, vigente en Inglaterra y sus colonias hasta 1752. Mientras la familia de Newton celebraba su nacimiento, en España y en la mayoría de las naciones católicas de Europa ya era el 4 de enero de 1643, según el calendario gregoriano.

 

El calendario gregoriano, que es el vigente en la actualidad, fue establecido por el papa Gregorio XIII en 1582 e implicó pasar del 4 al 15 de octubre de un día para el otro, eliminando los nueve días intermedios. Como Inglaterra se había separado de la iglesia católica en tiempos del rey Enrique VIII, siguió usando el antiguo calendario hasta bien entrado el siglo XVIII. De modo que en Inglaterra era 25 de diciembre y, para la familia de Newton, su nacimiento coincidió con la Navidad.

 

(*) Periodista y divulgador científico.

 

Cuando esa noche del año 2007 el público se sentó ante los televisores para ver de qué se trataba esta nueva serie y se encontró con la descripción de un experimento tan complejo e incomprensible, seguramente la mayoría apagó el televisor o cambió de canal.

 

Pero debe haber habido un pequeño porcentaje que se frotó las manos con entusiasmo mientras pensaba “esto va a estar bueno” y convirtió a The Big Bang Theory en una serie de culto.



 




Diario El Litoral - Copyright 2019