El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/209572

Proyecto ingresado en el Concejo 28 -09-2019
Construir identidad: proponen que cada barrio tenga su escudo propio

La iniciativa busca afianzar los lazos identitarios entre los vecinos de cada distrito, recuperando los relatos que constituyen su historia. Plantea crear un grupo de reconocidos historiadores locales, y abrir un concurso para que los ciudadanos y las entidades intermedias propongan el diseño de un escudo identificatorio barrial.



“Alguien dijo una vez, que yo me fui de mi barrio. ¡Cuándo, pero cuándo! Si siempre estoy llegando”, escribió una vez el músico Aníbal Troilo. Aquellos versos hablaban por lo bajo de la identidad, expresión abstracta e inasible pero que se resume así: es el sentido de pertenencia a un lugar. Salir a la calle, charlar con algún vecino todos los días y compartir un mate, preocuparse y advertir algún robo en la cuadra, ayudar con las compras a la señora mayor que vive enfrente.


Un edil de la ciudad consideró que es necesario reforzar todos esos lazos comunitarios en los barrios santafesinos, lazos que a su vez son humanos y hablan de aquella identidad y pertenencia. Entonces, presentó un proyecto de resolución donde le solicita al Ejecutivo que implemente un programa para contribuir a la “construcción de lazos identitarios en los vecinos”, a través de la recopilación de la historia de cada uno de los distritos barriales, e impulsar la creación de “un escudo u emblema identificatorio” para cada uno de ellos. 


En su iniciativa, Carlos Suárez (UCR-Cambiemos) plantea que para lograr todo ello se deberá constituir un espacio de trabajo e investigación entre reconocidos historiadores locales, vecinos que hubieren abordado la historia barrial, vecinales, universidades y toda otra institución interesada. Estos actores deberán “determinar un relato que contemple los hechos históricos más relevantes de cada barrio de la ciudad” —dentro de un plazo determinado—, dice el texto.


Además, se deberá determinar un escudo identificatorio de cada sector barrial, para lo cual se abrirá un concurso abierto en donde vecinos e instituciones intermedias podrán presentar propuestas. Éstas serán evaluadas por aquel espacio de estudio e investigación, que a su vez elegirá tres diseños. “A los fines de la selección final, (los diseños de los escudos) serán sometidos a votación en el barrio que se trate, y por simple mayoría se determinará el elegido”, precisa el proyecto en ciernes e ingresado en el Legislativo local. La secretaría de Cultura municipal será la responsable de todos los procedimientos.


En forma colectiva


La idea terminó de cuajar luego de hablar con los vecinos de La Guardia, que venían trabajando sobre esta temática e incluso terminaron definiendo un escudo identificatorio. “Cruzamos caminos. Nosotros veníamos trabajando sobre esto, y retomamos lo que habíamos hecho en el Concejo. Nos inspiró la idea de los ciudadanos de La Guardia para luego darle una formalidad desde el Legislativo local”, le explicó Suárez a El Litoral.


Primero se plantea definir una historia propia de cada barrio, y cada escudo deberá reflejar aquello que su historia transmite. “Sabemos que hay muchos vecinos que escribieron libros sobre la historia de sus propios barrios. Nuestra intención es retomar todo eso que ya existe, ordenarlo y sistematizarlo con la ayuda de las universidades. Y que en un trabajo conjunto, poder definir historia e identidad, mediante el diseño de un escudo, llegado el caso”, agregó el edil.


“Si bien siempre la historia es parcial, se busca que esto se haga de forma colectiva, haciendo participar a la mayor cantidad de voces que conformen un barrio”, insistió. Se busca reforzar la recopilación histórica, principalmente; pero luego, si se logra definir con todos los actores involucrados el relato de una historia barrial, se pondrá a consideración la creación de un emblema o escudo identificatorio, entre tres diseños seleccionados. Y que sea una votación barrial la que termine eligiendo el mejor.


“La construcción de una ciudad es un proceso constante, donde se transforman fisonomías urbanas, infraestructuras y usos. Pero en ese proceso vivo, lo que va quedando con un alto grado de permanencia y casi inmutables son los barrios, que puede ocasionalmente resignar territorios, pero es muy difícil que desaparezcan como tal”, concluyó Suárez.



 




Diario El Litoral - Copyright 2019