El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/220449

Desidia oficial y departamental 04 -01-2020
Entre San Cristóbal y Tostado, la Ruta Provincial Nº 2 es de tránsito peligroso



Eloy Rodríguez
 

La red vial asfaltada del noroeste de la provincia de Santa Fe, fundamentalmente del departamento 9 de Julio, hace años que es materia de parches, rebacheos, contratos de recuperación y mantenimiento, que no han solucionado el problema de fondo, como es tener una carpeta asfáltica en perfecto estado de transitabilidad. 

 

El caso testigo está dado por la Ruta Provincial Nº 2, que después de demasiadas medidas coyunturales sigue en un pésimo estado.


El tramo desde Nueva Italia hasta Huanqueros, aproximadamente 50 kilómetros, se encuentran en deplorable estado de tránsito, que ha ocasionado vuelcos y accidentes, algunos de los cuales fueron fatales.
El 20 de mayo de 2009, se informó sobre la adjudicación a la firma Dycasa S.A., para repavimentar desde Elisa (Ruta N° 4) hasta el Mojón de Fierro (Ruta N° 2, límite Tostado-Santiago del Estero). En aquella oportunidad, productores y vecinos de la región mostraron su preocupación por el posible retiro de la empresa constructora, sin cumplir con los trabajos fijados en el Pliego de Bases y Condiciones.


Valga como historia reciente, lo acontecido desde el 21 de agosto de 2015 hasta fines de octubre de ese mismo año, fecha en la que se derrumbó un puente ubicado 8 kilómetros al sur de Esteban Rams, que mantuvo el tránsito cortado por un período cercano a los 90 días, situación que ocasionó un profundo malestar en los usuarios, ya que debían desviar por la Ruta N° 17 hacia Ceres, haciendo más largo el itinerario además de más costoso.


En el estado en que se encuentra hoy, dicho tramo de la Ruta Provincial Nº 2, se convierte en una trampa mortal para los usuarios, con el riesgo de accidentes, roturas de vehículos, peligro para el tránsito de unidades sanitarias como así también el escenario comunicacional a través de los ómnibus interurbanos.


El tiempo les dio la razón a los habitantes del lugar ya que, esta importante vía de comunicación que conecta el norte provincial desde San Cristóbal a Tostado, presenta signos de agotamiento, falta de control, mantenimiento y desidia política departamental, que se suma a la ausencia de los gobiernos provinciales.


Factores destructivos


Hay dos factores determinantes que atentan contra el estado de las rutas. Uno se refiere al excesivo peso de los transportes de cargas, donde resulta evidente el déficit de control por parte de la DPV.


El otro factor está dado por la calidad del agua. Las empresas constructoras y sus inspectores saben que cuando los hormigones, bases y sub bases, se encuentran en una geografía que contiene salinidad, se generan sulfatos, como la etringita, cuya fuerza expansiva y proceso de hinchazón, por absorción de agua, produce fisuramiento y hasta la destrucción del hormigón.


Conforme a la estandarización del Inti-Segemar (Instituto Nacional de Tecnología Industrial y Servicio Geológico Minero Argentino), surgen dos interrogantes: Primero: ¿se construyen rutas con porcentajes de sulfatos superiores a los que debe tener el agua al momento de la mezcla? y segundo ¿qué atestigua el certificado final de obra?


En setiembre de 2016 se anunciaba la repavimentación del tramo Logroño - Esteban Rams, momento en el cual, el intendente de Tostado, Enrique Mualem, ante el ex gobernador Miguel Lifschitz decía “que las rutas son importantes para el desarrollo de nuestra región, porque estamos muy distantes de los puertos, de los grandes centros de salud y es fundamental para el desarrollo de nuestro departamento, que tiene un potencial enorme y que necesita de estas obras de infraestructura”.


Hoy, comenzado el 2020, las rutas pavimentadas del departamento 9 de Julio, hablan de una falta de gestión departamental y provincial, teniendo en cuenta lo manifestado en el párrafo anterior.



 




Diario El Litoral - Copyright 2020