El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/225688

Crimen en el centro 12 -02-2020
Encontraron el auto que usaron los asesinos y apareció el dueño

La policía halló en el extremo norte de la ciudad el Toyota Corolla blanco. El vehículo estaba dentro del garaje de una casa de Arenales al 9200. El propietario no se encontraba en el domicilio, pero poco después se presentó en sede policial. Asegura que estuvo en el lugar del crimen como chofer, pero actuó amenazado por los delincuentes.



Hugo Oldani tenía 68 años y era titular de una tradicional agencia de turismo que llevaba su propio apellido. Este hombre fue asesinado el pasado martes por la tarde durante un violento incidente ocurrido dentro de su local, ubicado en pleno centro de la ciudad. Dos tiros acabaron con su vida. La huida de los delincuentes quedó registrada en numerosas cámaras de vigilancia (públicas y privadas). Con estas y otras pistas, la policía llegó este miércoles al mediodía hasta una vivienda de calle Arenales al 9200, en el extremo norte de la ciudad. Allí encontró, guardado en el garaje, el automóvil utilizado por los criminales, un Toyota Corolla de color blanco y con vidrios polarizados.


Peritos de la Policía Científica examinaron el vehículo en busca de elementos de interés para la causa y personal de la Agencia de Investigación Criminal allanó el inmueble.


Poco después, el propietario del rodado, un joven de 25 años, se presentó en una comisaría de Recreo. Él le contó a los investigadores que el martes por la tarde fue con su auto hasta 25 de Mayo y La Rioja para llevar como pasajera a la pareja que asaltó a Oldani. Según su testimonio, él no sabía de sus planes y esperó afuera hasta que volvieron corriendo. Al abordar el vehículo -siempre en base a sus dichos-, el hombre y la mujer lo “encañonaron” con una pistola para obligarlo a escapar del lugar. Ambos se bajaron en la avenida de circunvalación, a la altura de avenida Berutti, pero antes le quitaron la billetera y toda la documentación. Señaló también que los malvivientes lo amenazaron de muerte para que no cuente nada de lo sucedido.


Este miércoles por la noche se llevaban adelante distintas medidas dispuestas por la fiscal del caso, Cristina Ferraro, quien además analizaba gran cantidad de evidencia para decidir nuevas acciones.


A quemarropa


El crimen de Oldani ocurrió en la cuadra de calle La Rioja al 2400, entre 25 de Mayo y La Rioja.


Al menos tres delincuentes llegaron al lugar a bordo del Toyota Corolla, que quedó estacionado en la puerta del edificio.


Un hombre y una mujer entraron a la galería. La pareja caminó hasta el local de Turismo Oldani y su propietario le abrió la puerta. Estiman que el comerciante pudo haberlos conocido o que llegaron al lugar recomendados con alguien.


Lo sucedido dentro del local es un misterio y duró algunos minutos, pero se presume que los “visitantes” trataron de concretar un robo. Lo cierto es que la víctima terminó forcejeando con los agresores y en ese momento el hombre, que estaba armado con una pistola de grueso calibre, le disparó dos veces a quemarropa.


Los proyectiles impactaron en el pecho y en la panza de Oldani, provocándole gravísimas lesiones internas. A pesar de que se desangraba rápidamente, él se abalanzó sobre los delincuentes y luchó para evitar que escaparan. Estaba débil y poco después cayó desplomado en el hall del edificio, agonizante.


Muchas personas que pasaban por el lugar fueron testigos de la huida de los asaltantes, que abordaron el Corolla y escaparon. Algunas versiones indican que “descartaron” un teléfono celular al llegar a la esquina de calle 25 de Mayo.


Una ambulancia del servicio de salud público municipal, 103, trasladó de urgencia al herido hasta el Hospital Cullen.


Allí, fue intervenido quirúrgicamente, pero las lesiones en órganos vitales eran irreversibles. Falleció cerca de las 21.


Sepelio


Si bien la principal hipótesis de los investigadores es la de un robo (o tentativa, porque no hay certeza de que los asesinos se hayan llevado algo), no se descartan otras.


En la escena del crimen, los peritos encontraron dos vainas servidas calibre 9 milímetros. Por otra parte, se están examinando teléfonos para determinar si existió previamente algún contacto entre la víctima y los atacantes.


Luego de la realización de la autopsia, el cuerpo de Oldani fue entregado a sus familiares, que pudieron despedir sus restos en un sepelio que se llevó a cabo este miércoles.



 




Diario El Litoral - Copyright 2020