El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/230088

En Guadalupe 15 -03-2020
Balean un remise tras un confuso episodio

El chofer escapó de un asalto en Gral Paz y French. Llevaba como pasajeros a dos sujetos que un rato antes protagonizaron un altercado en la estación de servicios de la Rotonda de Guadalupe.



En la lluviosa mañana del domingo una serie de violentos incidentes ocurrió en distintos puntos de barrio Guadalupe.

 

La secuencia se inició minutos antes de las 6 cuando dos sujetos llegaron a bordo de una maltrecha motocicleta (se presume que podría ser robada), hasta la estación de servicios ubicada en el sector conocido como La Rotonda. 

 

Sin mayores trámites los recién llegados le pidieron al playero si podían dejar la moto allí durante un rato, mientras ellos se retiraban para hacer un “mandado”.

 

El empleado les comunicó que dicho pedido no podía ser posible. “No puedo hacer algo así. Me compromete”, dijo el trabajador. 
Ante tal situación los motociclistas pidieron entonces por un remises. Fue así que poco después arribó al lugar un Fiat Uno, remises de la empresa Capital.

 

Ambos hombres subieron al coche y pidieron ser trasladados hasta Gral Paz y French. Durante el viaje uno de ellos se mostraba desconcertado. 

 

Ni bien arribaron al lugar los “pasajeros” descendieron pero fue entonces cuando el chofer observó que por la parte trasera del coche se aproximaban dos jovencitos. En simultáneo apareció un tercer individuo que se ubicó delante del automóvil e hizo el gesto como para sacar un arma de fuego de la cintura.

 

Sin esperar a nada el remisero arrancó a toda velocidad, recostando su cuerpo en el asiento del acompañante, “con todo el peligro que eso significa”, comentó hoy un allegado al chofer.

 

Fue en dicha circunstancia cuando el conductor sintió algo que impactó en el auto. Tras seguir un rato más detuvo la marcha y bajó para ver qué había sucedido. Allí descubrió que en la parte trasera del Fiat Uno había la marca de un balazo.

 

Así las cosas el trabajador acudió hasta la seccional 8va y narró lo sucedido, aunque los agentes no le dieron mayor importancia al asunto.

 

Poco después el remisero regresó a la estación de servicios donde se enteró que los supuestos “pasajeros” habían estado un rato antes y se llevaron la moto, ante la desesperación de una empleadas que por miedo atinaron a encerrarse en una parte del comercio.

 

Personas vinculadas al chofer se comunicaron con este diario y aprovecharon para reiterar sus reclamos a la Municipalidad para que permita a los remiseros llevar un acompañante como medida de seguridad.

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2020