El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/233107

En Úpoca de pandemia 03 -04-2020
El gesto solidario de un santafesino: no cobra el alquiler a sus inquilinas

“Estoy firme en mantener esta iniciativa el tiempo que dure la emergencia. Una de las chicas que me alquila es moza en un bar y esos lugares están todos cerrados, o sea es imposible que pueda pagar”, contó Luciano Rossi para intentar que otros propietarios repliquen este tipo de actitudes. 



Luciano Rossi tiene 30 años y un hijo de 6 que ahora está haciendo la cuarentena con la madre. Es gnóstico, es decir que pertenece a una religión (el Gnosticismo) que “no es muy conocida”, según dice el propio protagonista. Desde hace dos meses integra la mesa interreligiosa , pero no participa con su religión, porque “la denominación es Mesa Interreligiosa y Cultura de la Paz. Donde estamos también organizaciones en pos de la paz, y nosotros entramos dentro de ese grupo, con la Asociación Civil Mahatma Gandhi”. 


Rossi, además, trabaja hace cuatro años en una fundación “que armé en Santa Rosa de Lima. La copa de leche “Niños del Sol”, que actualmente son unos 200 personas entre niños, adultos y adultos mayores, que representan unas 70 familias. Entregamos comida tres veces por semana, ahora bolsones. Pero estamos haciendo malabares realmente porque no alcanza para darles a todas las familias que se les da la copa, y encima se suman los que no están trabajando, que llaman, piden, etc. La demanda aumentó el triple y se complica. Tenemos un grupo de whatsapp para ordenar las prioridades, pero no es fácil”, describe quien tiene la colaboración de unos 16 voluntarios, 10 de ellos, del mismo barrio. Hay dos días a la semana que dan la cena, y los sábados, almuerzo y merienda. 

 

Aporte actual

 

A raíz de la situación de emergencia y crisis por la pandemia del coronavirus, Rossi tomó la decisión de irse a vivir con sus padres. El departamento, donde reside habitualmente, se lo cedió a un amigo que estaba complicado y no tenía donde ir.


Pero además, al lado del galpón donde funciona la copa de leche, tiene otros dos departamentos. “Ambos los alquilo, pero como sé que quienes están ahora viven prácticamente del día a día y no me iban a poder pagar, a los pocos días de iniciada la cuarentena, ya les había dicho a las inquilinas que no me paguen, para llevarle tranquilidad y paz a sus casas, para que no se alteren. Casi una semana después se me ocurrió publicar, para tratar de contagiar a otros propietarios que están alquilando y que saben que sus inquilinos viven del día a día y se les hará imposible pagarles”. 


Pero, lógicamente, la realidad no todos la toman de esa manera. “Hay quienes me llamaron en esta última semana para felicitarme, y me contaban que algunas inmobiliarias por las cuales ellos alquilaban, no solo le iban a cobrar de manera normal, sino que si no lo hacían, le cobrarían intereses. Por eso, una de las intenciones también es esa: tratar de sensibilizar a los dueños, que la gente que no viva de un alquiler o tenga otros medios para vivir, que lo haga. Y en función de esto me refiero tanto para viviendas como para locales comerciales, porque hay comerciantes que se van a fundir si los dueños no les condonan el alquiler. Y no solamente por los inquilinos de los locales, sino por sus empleados”. 


Rossi deja en claro que esto no es para aquellos inquilinos que tienen una entrada fija y pueden pagar un alquiler. Sino que es algo que apunta a los que no tienen para hacerle frente a este tipo de obligaciones. “Personalmente, tengo solamente dos alquileres, pero también un trabajo (es empleado de la Empresa Provincial de la Energía) y por ende puedo prescindir de esos alquileres, pero hay quienes no lo pueden hacer”, comenta Rossi y agrega: “Hay gente que vive del día a día, y no personas en situación de pobreza o con una económica mala. Hay profesionales que están complicados. Mi hermana por ejemplo, es arquitecta y tiene todas las obras paradas. No sabe ahora como hará para pagar el alquiler de este mes”. 

 

Decisión tomada


“Estoy firme en mantener esta iniciativa el tiempo que dure la emergencia”, asegura Rossi. “Una de mis inquilinas es moza en un bar. Y esos lugares están todos cerrados, o sea imposible que pueda pagar. Y no tiene sentido llevarle una presión innecesaria. Y si me pudiera pagar algo, la mitad al menos, sería muy feo de mi parte porque yo sabría que va a estar con lo justo. La otra inquilina, trabaja con changas y hace comidas”.


“El tema del alquiler siempre fue algo crucial en nuestro país. Por eso digo que es súper importante que los propietarios sepan interpretar que es un momento único e histórico para cambiarle la vida a mucha gente, para demostrarse así mismo una cuota de solidaridad que nunca en su vida van a poder volver a tener y llevarle esperanza, paz y amor a sus inquilinos, que en estos momentos están intranquilos y desprotegidos. Los propietarios deben empatizar con la situación”, concluyó Rossi. 



 




Diario El Litoral - Copyright 2020