El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/233591

Pandemia de Covid-19 07 -04-2020
"Es el desafío más importante de la Cruz Roja Internacional en su historia"

Así lo afirmó Osvaldo Ferrero, coordinador General de la Delegación Santa Fe. Además aseguró que “el trabajo con órdenes verticales, es fundamental para estas emergencias”. El pos pandemia ya se está organizando.



La Cruz Roja tiene más de 150 años de experiencia en el mundo, por ende pasó ya por innumerables momentos de crisis, catástrofes y emergencias. No obstante, Osvaldo Ferrero (hijo), actual Coordinador General de la Delegación Santa Fe es muy claro en cuanto a lo que están viviendo en estos momentos: “Es el desafío más importante en la historia de la Cruz Roja Internacional porque nunca pasó, a excepción de las grandes guerras, que tantos países estén afectados”. 


Es que la pandemia de Covid-19 ha puesto en crisis al mundo entero. “Nosotros nos apoyamos siempre en dar respuestas de desastres, catástrofes y crisis, en muchas naciones, con técnicos, infraestructura, logística y recursos. Hoy, el mundo entero está afectado y esto hace que el apoyo que teníamos a nivel internacional se vea reducido porque cada uno tiene que apoyar a sus países. Nosotros, cada vez que pasa algo nos apoyamos en España e Italia, que hoy son dos de los lugares más perjudicados por el coronavirus”, dijo. 

 

—¿Dónde está trabajando actualmente Cruz Roja contra la pandemia? 

—En todos los países del mundo. Tenemos un sistema de logística global donde, en este contexto de aeropuertos cerrados y rutas marítimas canceladas, nuestra ayuda humanitaria todavía sigue llegando. Por lo tanto también tenemos, como lo hacemos en Argentina, velocidad y logística para proveer y distribuir los insumos faltantes y necesarios a los pueblos, una vez que se consiguen que no es una tarea sencilla en la actualidad. Esto se debe a tener equipos de expertos a nivel internacional y comité de compras en Ginebra (Suiza), sede de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, que estudia y analiza donde está el faltante de los recursos. 

 

En nuestro país

 

La Cruz Roja Internacional, a través de su Federación que tiene presencia en 193 países, está dando una respuesta global. Una vez que la OMS (Organización Mundial de la Salud) declaró la pandemia se activó el sistema de emergencias de todas las cruces rojas del mundo.


—¿Cómo están abordando la problemática en Argentina?

—En Argentina se declaró formalmente la categoría 3 de emergencia, que es el máximo nivel según el plan de respuestas interno, a nivel nacional. Tenemos estándares internacionales que respetar. La Cruz Roja Argentina estableció una célula de crisis, manejada a través de su Secretaría General, que está operando las 24 horas desde Buenos Aires. Y además creó un Centro de Operaciones, donde recibe todos los datos de las filiales, 66 en todo el país. Una vez que se hizo eso, se estableció el Plan Nacional de Respuesta contra el Covid-19, que tiene muchas temáticas diferentes a las cuales nos dedicamos. En una emergencia tan profunda como esta, la mejor respuesta es siempre vertical, para no duplicar tareas y que cada uno sepa lo que está haciendo.

 

Por este motivo es que Cruz Roja Argentina toma el control de todas las filiales del país. Obviamente hay actividades que cada filial puede pensar y/o estructurar. Pero una vez armada, el comité de crisis la analiza y dice si se puede aplicar. Un ejemplo claro de esto, es algo que ocurrió en la ciudad de Santa Fe, y que el Coordinador de la filial local resaltó con orgullo: “La ciudad de Santa Fe fue la primera en el país en lanzar todo lo que es capacitación a auxiliares de la salud y enfermeros, algo que se replicó en otros lugares de la Argentina”. 


El centro de operación de emergencias valida y recolecta toda la información a nivel nacional. “Nosotros creamos también un centro de operaciones local, donde hay siete voluntarios trabajando que recopilan toda la información y noticias de acá de Santa Fe. ¿Para qué? Porque tenemos en Buenos Aires, un servicio, en realidad un observatorio humanitario que releva miles de datos de todo el país y también establecemos las necesidades comunitarias, cuáles son los faltantes en el proceso. Además identificamos también todo lo que sean fake news y noticias falsas”, detalló.

 

Siempre en apoyo

 

Respecto al rol que juega la Cruz Roja, Ferrero explicó que “cumple un rol de auxiliar de los poderes públicos, somos independientes, neutrales y nos basamos en nuestros principios fundamentales. Es decir, no somos parte del Estado, sino que estamos en auxilio y apoyo del mismo.

 

Fundamentalmente, sumando nuestro conocimientos ya que contamos con documentación y estudios sobre pandemias, y también muchos protocolos de lo que son emergencias sanitarias, crisis climáticas e inundaciones”. 

 

Hace unos días se reunieron con referentes del Ministerio de Desarrollo Social para colaborar con el armado de la logística de la entrega de ayuda humanitaria en los barrios, cómo deben estar compuestos los bolsones, cada cuanto se tiene que estar colaborando con la gente. Ya se hizo una primera entrega, y ahora estará todo más organizado. Más que nada para evitar el contacto tan directo. Porque ese es otro gran problema que está sufriendo el mundo. Somos una organización de carácter voluntario, por lo tanto nuestra fuerza se basa en el voluntariado. Pero ahora no podemos estar en contacto por razones obvias y de público conocimiento: el riesgo de contagio. Por eso estamos trabajando mucho con el voluntariado virtual. Una red que transmite toda la información y las recomendaciones que da el Ministerio de Salud y Cruz Roja Argentina, respecto al Covid-19. Más que nada protocolos de higiene, y ‘Apoyo Psico Social (APS)’. En relación a esto último, conjuntamente con el área de gestión de riesgo de la Municipalidad, estamos planeando una capacitación para al menos 30 voluntarios, de manera presencial, para lo que es APS en adultos mayores. La idea es que los 30 elegidos, trasladen la capacitación a otras personas para que se haga un derrame o cadena de favores, y cada vez que sean más los capacitados en la ciudad para esa parte de la población que son los más perjudicados en este momento”. 


Ferrero, a nivel provincial, tiene contacto directo con los Ministerios de Salud, Desarrollo Social y de Educación. “Todos están enfocados en qué se puede hacer y que se debe hacer. Pero insisto: esto es algo nuevo para todos, y nadie está exento a sufrir el contagio”. 

 

Lo que viene

 
La etapa pos pandemia también ya es tema de análisis y planificación en la Cruz Roja. “Ya montamos un programa de teleasistencia. Que está dispuesto para adultos mayores, y consiste en la contención que necesitan. Se hace a través de la instalación de un aparato, tipo el botón de pánico, y las 24 horas hay voluntarios contestando mensajes tratando de apoyarlos. En general, creo que cuando termine la pandemia, seremos una sociedad que tendrá una crisis bastante profunda en lo que era considerado cotidiano”, aseguró Ferraro. 


Actualmente son 50 mil los beneficiados con el sistema de teleasistencia, pero la idea es duplicarlo, y a su vez, coordinarlo de manera tal para que llegue a todas las provincias. También habrá un apoyo específico, a través del teléfono, para los profesionales de la salud.


La capacitación y atención al personal sanitario es muy importante. “Es un rol clave que tomamos nosotros como organización. Son los primeros que están en la línea de fuego. Y estamos creando un plantel suplente a los que están trabajando, pensado a lo largo de toda la emergencia”, agregó el coordinador santafesino.

 

Reflexión final

 

Osvaldo Ferrero, alineado con lo que ocurre en el mundo, y con las responsabilidades que le competen, tiene muy claro lo que pasa, y lo resume en el siguiente mensaje: “Todos los países estamos funcionando como si fuéramos un gran hospital con distintas categorías de pacientes: las personas sanas, están en su casa haciendo la cuarentena; quienes empiezan a tener síntomas, se aislan; y los que están más graves, se los lleva a los centros hospitalarios. Cada uno de nosotros somos al mismo tiempo la vacuna y la enfermedad, por eso el aislamiento social es fundamental para disminuir el impacto de esta pandemia. Hacer caso a las normativas sanitarias de los gobiernos y quedarse en casa es el mejor aporte desde lo individual” .


“La crisis sanitaria no vino sola. Trajo consigo una crisis social que afecta especialmente a los más vulnerables. Pero ahora, la vulnerabilidad ya no se mide solo en términos económicos. Este golpe de realidad dejó en evidencia que no solo vulnera al dinero, sino que tiene que ver también con la soledad, con la necesidad de hablar y ser escuchado, con la importancia de romper la monotonía del silencio impuesto por 24 horas de aislamiento, con la ‘obligación’ de sentir, de compartir, de vivir y de estar acompañados de alguna manera”, concluyó.

 

“Las recomendaciones preventivas y coordinadas de instituciones como Cáritas, el Movimiento los Sin Techo, asociaciones religiosas y voluntarios en general, son fundamentales en una crisis”. Osvaldo Ferrero, Coord. Gral. Cruz Roja Argentina Delegación Santa Fe.



 




Diario El Litoral - Copyright 2020