El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/250845

ANIVERSARIO 24 -07-2020
Encontrarse en la literatura

El Taller de Lectura de El Retablo, que coordina Cristina Pepe, celebra 22 años de trabajo. Este año, por la pandemia, lo continuaron en forma virtual y abordaron fragmentos de “El Quijote”. “Lo más enriquecedor es la confluencia de miradas”, cuentan sus referentes. 



 

Una afición en común y el objetivo de enriquecer la mirada a través del intercambio fue lo que condujo a un grupo de personas en julio de 1998 a formar el Taller de Lectura de El Retablo. Desde entonces, funcionó en forma ininterrumpida en la sala independiente ubicada en Moreno 2441 y este año, debido a las restricciones que derivaron de la pandemia de Covid 19 se mantuvo vivo a través de Skype. Con el mismo ritual: una lectura en voz alta, su contextualización y el intercambio de ideas entre los participantes. 

 

 

Con motivo de la celebración del 22 aniversario del espacio, Cristina Pepe charló con El Litoral y recordó los orígenes, que fueron casi en sintonía con la apertura de El Retablo. “Siempre me gustó la literatura. Y en mis cátedras, por más que no tocarán exactamente específicamente el tema, siempre incluí textos literarios. Y se me ocurrió que era una buena idea compartir lecturas con gente de diversas profesiones o formaciones”, recordó.

 

A partir de la convocatoria inicial, la gente empezó a sumarse y se conformó un grupo heterogéneo cuya conformación varió con el correr de los años. Pero con presencias estables como las de la coordinadora y de Patricia Basualdo, que lleva 20 años de asistencia. 

 

Desde que se jubiló, hace algunos años, Cristina Pepe decidió dedicarse muy especialmente al taller. “Al principio, la gente se abastecía de lo que yo llevaba, esperaba a la semana siguiente y se volvía a abastecer. Pero con el tiempo noté que a partir de una propuesta buscaban cosas. Había una labor durante la semana muy enriquecedora”, describió Pepe.

 

Sin embargo, lo más interesante del taller es la confluencia de miradas sobre un texto, dado que intervienen docentes de distintas áreas, en actividad y jubilados, administradores de empresas, contadores y abogados. “Esa cofluencia de miradas sirve para construir, no para develar lo que quiere decir el autor”, explicó Cristina. 

 

Y se produce también un cruce entre los diferentes textos elegidos con el contexto actual. “Los textos, aunque sean muy antiguos, siempre cruzan con lo que está pasando, con la realidad social, económica y personal. Y se va poniendo en la mesa la vida de cada uno. La literatura nace de una gran observación de la vida, del contexto y de uno mismo. Por eso siempre propongo hablar de los contextos”, enfatizó la coordinadora del espacio.

 

Cambios en pandemia

 

Luego de 21 años consecutivos de encuentros presenciales, en marzo de este año los integrantes del taller se encontraron con la imposibilidad de reunirse debido a la emergencia sanitaria. Entonces, surgió la idea de darle continuidad virtual a través de Skype. “Nos costó un poco al principio, pero resultó muy bien. Somos doce personas que cada viernes nos conectamos y compartimos en forma virtual. Por supuesto pensamos en volver a lo presencial cuando se pueda”, relató Cristina Pepe.

 

El desafío de incorporar estas herramientas tecnológicas resultó beneficioso: se animaron a asumir el desafío de leer fragmentos de El Quijote de Miguel de Cervantes. “Me largué a proponer al comienzo de estas reuniones virtuales algunos fragmentos de esa obra, para probar. Y se enganchó todo el mundo, de manera que seguimos. Aunque ha costado la lectura, porque no es fácil, lo complementamos con textos breves de Cortázar y poemas”, describió Pepe.

 

Uno de los baluartes principales del taller, cuyos impulsores pretenden mantener, es la heterogeneidad de puntos de vista. Algo que se produce gracias a que intervienen personas cuyas edades oscilan entre los 25 y los 77 años. “Es muy buena la conexión que se da entre los más grandes y los más chicos. En el taller hay mucha escucha. No todos tenemos las mismas ideas, pero nos respetamos. Y eso es fundamental”, remarcó Cristina. Un mensaje significativo para la sociedad actual. 

 

Recuerdo

 

En el próximo encuentro los participantes del taller recordarán el aniversario del primer encuentro, producido en julio de 1998. En agosto de ese mismo año se creó oficialmente El Retablo. 



 




Diario El Litoral - Copyright 2020