El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/251933

Proyecciones 31 -07-2020
El sector agropecuario, clave para la recuperación económica en 2021

Según apuntó un informe de la Fundación Mediterránea la acitividad agropecuaria se posicionará una vez más como un sector de importancia tal como lo fue en las crisis de 2001/2002. Los principales factores que influirán en el proceso de recuperación  de cara al 2021.



 

“En el actual contexto la actividad agropecuaria se posiciona como un sector importante en un eventual y anhelado proceso de recuperación económica, tal como sucediera en la salida de la crisis  2001/2002,  lo  que  exige  prestar  mayor  atención  que  la  usual  a  los  principales  factores  que influirán en el resultado productivo y en el efecto multiplicador del ciclo agrícola 2020/2021”, señaló Juan Manuel Garzón, en un informe para Fundación Mediterránea.


“En las salidas de todas las  crisis  económicas importantes, el  agro  siempre ha tenido una participación  relevante,  particularmente  en  aquellas  regiones  del  país  donde  la actividad  es más fuerte”.

De  acuerdo  a  Cuentas  Nacionales,  el  agro  genera  en  forma  directa  el  8%  de  la  riqueza  nueva que se genera cada año, pero este porcentaje se duplica (y más) en las provincias pampeanas  y  además  se  expande  si  en  la  medición  se  incluyen  todos  los  efectos  económicos   indirectos   que   deben   atribuirse   al  sector   (ventas   de   maquinaria,   de combustibles, de servicios de transporte, de productos químicos, etc.).


Al concentrar  el  análisis  en  la  principal  actividad  agropecuaria,  la  producción  de  granos,  se recordó  que  el  ciclo  agrícola  en  curso  es  el  2020/21,  que  la  siembra  del  trigo y otros cultivos de invierno está lanzada y que la  producción dependerá de la evolución del clima  y  de  la  tecnología  que  se  aplique  en  el  cuidado  y desarrollo de    los    cultivos  en  sus  distintas etapas.  Por  otra  parte,  de  acá  a  un  par  de  meses  empieza  la  siembra  de  los  cultivos de  verano,  los  que  se  cosecharán  entre  marzo  y  junio  del  2021,   serán  determinantes  para  consolidar  un  posible  proceso  de  recuperación  económica  en  el  próximo año.


Respecto   a   lo   que   puede   pasar,   hay   dos   factores,   de   tipo   exógenos,  que  son  determinantes  para  el  sector  agropecuario,  el  clima  y  los  precios  internacionales.  Aparecen luego los factores domésticos, aquellos que definen los precios relativos internos (tipo  de  cambio,  impuestos  y  regulaciones  específicas)  y  el  ambiente  de  negocios  en  general (estabilidad de precios, oferta de créditos, legislación laboral, etc.).


En  el  tablero  del  clima,  por  la  inusual  ausencia  de  lluvias  en  ciertas  regiones  y  cierta  probabilidad  de  un  evento  climático  Niña,  se  están  encendiendo  algunas  luces  amarillas,  que  pueden  cambiar  de  color  y  complicar  el  avance  la  campaña. En  algunas  regiones  del  país  (Córdoba,  Santa  Fe),  el  otoño  y  lo  que  va  del  invierno  están  siendo  particularmente secos, poniendo en riesgo la productividad de los cultivos de invierno. En estas  regiones  mencionadas,  el  agua  disponible en  los  perfiles  se  ha  reducido  en  forma  considerable y contrasta por caso con la situación que prevalecía a la misma fecha (fines de  julio)  del  año  pasado.
 

En  cuanto  a  los  precios  internacionales, si bien resisten en la crisis global y se han verificado algunos aumentos, sigue habiendo  riesgos  de  reversión;  “vale  recordar  que en  el  período  2002/2003  la  soja  subió  70%  (punta a punta), facilitando la recuperación de la economía en aquel entonces, fenómeno que difícilmente se repita”, explicó Garzón.


Finalmente, habrá que seguir con mucha atención la situación cambiaria, la política tributaria y las acciones que se llevan adelante para contener la inflación y mejorar el ambiente para hacer negocios.  “Los  precios  relativos  internos de  los  granos  no  están  en  niveles  muy  bajos,  pero  tampoco  disponen  de  mucho  margen  como  para  absorber  un  retraso  del  tipo  de  cambio  o  mayores impuestos; sería importante que no se deterioren en estos próximos meses, al menos si  se  pretende  que  la  próxima  siembra  de  granos  gruesos,  que  debe  definirse  en  el  último  cuatrimestre  del  año,  sea  lo  suficientemente  potente  como  para  ilusionarse  con  una  buena  cosecha en el 2021”, cerró.



 




Diario El Litoral - Copyright 2020