El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/252125

Juan Salinas 01 -08-2020
Descubrir la voz propia

El joven músico, hijo del célebre Luis Salinas, lanzó su primer videoclip durante la cuarentena, mientras cranea sus próximos proyectos. El Litoral conversó con él para saber más sobre su momento artístico y personal.

 



 

Juan Salinas, joven guitarrista que comenzó su carrera de la mano de su padre (el reconocido Luis Salinas), lanzó esta semana su primer videoclip: se trata de una filmación hogareña y familiar de la canción No está, que forma parte de “Y la historia continúa” (2018), su primer disco. Sobre el audio grabado en Estudios Fort Music, por Jorge “Portugués” Da Silva y Javier Mazzarol, se sumaron las imágenes rodadas por Valery Martínez Navarro, con edición de Brian Centurión.

 

 

Mientras tanto, el artista está aprovechando el confinamiento para descubrir nuevas facetas, conectarse con el público desde las redes y empezar a pensar los proyectos venideros. De todo esto aprovechó para indagar El Litoral.

 

 

Descubrirse

 

—Estás sacando música nueva en un contexto de pandemia. ¿Cómo estás llevando la cuarentena?

 

—Es raro para todo el mundo, no solamente para los artistas, y no deja de ser una sensación dura y difícil, tiene una cosa densa, no es solo estar en tu casa. No queda otra que mantenerse activo, hacer cosas igual, tratar en el caso de los artistas ser creativos; usar eso para mantenerse inventando, probando cosas.

 

En el medio también de un encuentro con uno mismo, a ver qué es lo que más le gusta. En ese sentido está muy bueno: te tiene en una conexión con uno mismo, te vas encontrando. Como esto es tan largo ya, hay cosas que nacen y mueren en la misma cuarentena: vas pasando por distintas etapas en un mismo lugar.

 

—¿Qué cosas nuevas descubriste en vos?

 

—En lo musical mucho, empecé a cantar: yo lo primero que había hecho era cantar, a los cuatro años, y después nunca más, me inhibí un poco, me atrapé mucho con la guitarra y no salí más de ahí. Fui cantando más, me animé en los vivos de Instagram; empecé a tocar solo, porque en Instagram tenés que estar siempre solo, y descubrí que puedo hacer un show así. Empecé a componer música y letra, me salieron un par de temas.

 

Estoy pasando la cuarentena con mi vieja y su pareja, Valery; pero estás con uno mismo, encontrando cosas tuyas.

 

—El año pasado hiciste giras, fuiste a Rosario. Lo que estás mostrando ahora es un proceso que venía de antes, y quizás lo que produzcas ahora es lo que veremos el año que viene. ¿Cómo llegaste a esta propia voz?

 

—Creo que mucho eso tiene que ver con el canto, porque eso tiene una personalidad, una huella digital. Hace unas semanas nos mandamos unos mensajes de WhatsApp con la Chiqui Ledesma, que es una cantante muy buena de folclore. Me pasó unos datos de calentamiento de voz, porque yo venía cantando sin ninguna técnica y me lastimaba, me dolía la garganta o quedaba ronco. Me decía eso, que podés tener la voz parecida a tu viejo o a tu tío, pero siempre va a ser muy de uno. Entonces en el canto está un poco la personalidad de uno y cómo va fluyendo: qué es lo que más le sale cantar, donde siente que puede ser uno. Un poco la composición vino de ahí.

 

 

Dejar salir

 

—¿Qué elementos reconocés bajo tu proceso creativo, o qué influencias?

 

—Lo último que compuse fue bastante para el lado del funk; hice un R&B, porque estuve escuchando esa onda, y de repente había hecho una secuencia de acordes que había tirado para un ritmo, y después dije: “Pero a mí me gusta esta onda R&B, y voy a probar hacerlo ahí”. Quedó, salió la letra, de qué iba a hablar. Es medio natural, no lo voy pensando tanto: según lo que tengo más ganas de escuchar y disfrutar es lo que va saliendo en la composición.

 

—¿Cómo serán los proyectos venideros?

 

—Voy dejando que vaya fluyendo. Un poco es sacar lo que uno ya tenía, no es algo que vino de golpe. Son cosas que ya hacía, pero no tan profesionalmente; no me ponía a estudiar eso, estaba más enganchado con la guitarra. No dejaba salir esa parte de mí que siempre estaba, como lo del videoclip, y esto de componer. Quiero largar un EP de cuatro temas, sacar cada tema y un videoclip. Es mi lado de bailar un poco, la parte más actoral, que siempre lo tuve desde muy chico. Es mostrar eso que uno ya tiene y alimentarlo un poco más.

 

—¿Cómo te llevás con los ritmos urbanos?

 

—Me gustaba bastante el trap en la movida de los yankies, cómo lo hacen ellos. Me gustaba cuando todavía no era moda acá, y allá lo hacían todos los afroamericanos. Hay algunos de acá que me gustan, y soy muy amigo de Dante Spinetta.
Soy muy abierto con lo que escucho: trap, rap, rock, heavy metal, tango, folclore, funk. No me cierro con nada. Lo que me gusta es que sentir que eso que estoy escuchando es sincero, y desde un lugar real: que el que lo hizo lo siente. Por eso siempre escuchaba mucho a los afroamericanos: es tan de ellos, que me llega mucho. Y algunos de acá se nota que tienen data de allá y lo sienten así.

 

 

Apuesta estética

 

—¿Cómo fue hacer el video?

 

—Me gustó. Como siempre fui un poco tímido no sacaba ese lado que capaz uno saca en otros ambientes: con los amigos, la familia. Esa cosa más actoral, o de cantar lo que sea. Estuvo bueno hacerlo, porque fue descubrir que uno puede hacer eso también, y que lo puede disfrutar. No se trata de compararlo con tocar, como cuando se compara una grabación con tocar en vivo: son todas frecuencias muy distintas.

 

Lo hicimos acá en casa con mi vieja, con Valery, que es un fotógrafo cubano, y también filma: yo ahora le digo Spike Lee (risas). Se puso a filmar el clip, mi vieja fue guiando, yo iba diciendo cómo quería que sea. Ambientamos, y salió un video casero pero muy lindo. Por eso también se me ocurrió ir sacando en este EP cada tema con su video.

 

—Que cada tema tenga su identidad visual.

 

—Sí, que no sea sólo la energía de lo que uno escucha, sino también de lo que a mí me pasa con eso. La música tiene algo con lo audiovisual: cuando están combinados es completo. Para mí siempre lo más importante es lo que suena: cuando se ve muy bien y se escucha algo que nada que ver no va. Prefiero que se escuche muy bien y no ver nada, por lejos. Pero si se puede las dos cosas está bueno, cierra el círculo.

 

Me guié por videoclips que me gusta mirar, cosas que he visto, y decir “por qué no hacerlo”. Yo hacía mucho instrumental, entonces no podés hacer un video de eso, es más para hacer una zapada con los músicos tocando. Pero si tiene una letra, un mensaje, ahí podés hacer un clip en base a lo que estás diciendo.

 

—¿Es un buen momento en tu carrera?

 

—Creo que estoy en el comienzo: cumplí 21 ahora y me están surgiendo cosas, voy descubriendo qué es lo que me gusta, qué es lo que me atrae y lo que me sale: no necesariamente lo que te gusta es lo que mejor podés hacer. Tiene algo de buen momento porque descubrirse siempre está bueno, y es algo que nunca para.

 

 

Hacia adelante

 

—¿Qué se viene después de la salida del clip?

 

—Voy a estar en el programa de Lito Vitale tocando el mismo tema, pero con letra; este video es de un tema que compuse hace dos años, y la letra se la puse en la cuarentena. Con eso me puse a aprender programas para grabar en casa, entonces voy a empezar a grabar estos temas a distancia, porque no se puede estar en los estudios.

 

—Esperemos que salgan los protocolos para poder empezar a grabar.

 

—Eso estaría bueno, porque no deja de ser complicado: por más que uno pueda grabar en su casa, no está mal ir al estudio, encontrarse y estar con el ingeniero de sonido. Y tocar con otros músicos, que hace falta: es medio incompleto cuando uno está siempre solo.

 

—¿Con qué artistas te gustaría compartir propuestas?

 

—Siempre está bueno. Antes de esta cuarentena, con el último que estuve tocando y fue muy lindo fue con Dante, me invitó a su show. Lo conozco hace bastante, iba a sus shows, y en una de esas ya me dijo “venite a tocar”: era un tema que subió a YouTube, me puse a tocarlo y le mandé el video; ahí me invitó. Fue un lindo momento. Con él seguramente cuando se pueda vamos a seguir compartiendo escenarios.

 

Después siempre está bueno compartir con distintos músicos que a uno le gusta lo que hacen. Siempre abierto a esas experiencias, hagan cosas distintas a uno: siempre es un aprendizaje, no importa lo que haga el otro. Siempre algo vas a aprender. No puedo decir nombres porque son muchos.


 

+ información

 

Instagram: @juansalinasofficial

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2020