El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/262405

Son alrededor de 200 habitantes en del departamento Vera 08 -10-2020
Paraje 29: de la tierra de la Forestal a ganadores de un concurso nacional de pueblos emprendedores



 

Lejos de las comodidades como el wifi, el 4G y el gas natural habitan miles de personas. Son los que viven en los pueblos pequeños. Que apostaron al arraigo y resignaron ir con frecuencia a los centros comerciales y al cine. Una de estas localidades es Paraje 29. Un caserío de poco más de 200 habitantes del departamento Vera, ubicado a 53 kilómetros al norte de la ciudad de Vera y a 58 kilómetros al este de Reconquista. El pueblo está dentro de la Cuña Boscosa, parte de la Llanura Chaqueña. Es tan chico que no tiene un gobierno local y depende en ese aspecto de Fortín Olmos, localidad vecina.

 

El grupo de Paraje 29 denominado Equipo de Trabajo Solidario se enteró del concurso Pueblos Emprendedores organizado por la ONG Responde y reservado para localidades de menos de 3.000 pobladores. Se presentó y su proyecto fue distinguido como el mejor de entre los de la provincia y los de los otros distritos participantes: Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos y La Pampa. Así ganó el evento y se quedó con el premio de $ 80.000 para poder implementar la iniciativa. “Nos habíamos enterado de esta posibilidad por medio del presidente de la organización civil La Quinta, de Vera, Cristián Aranda”, comenta a El Litoral Walter Alegre, el vocero del equipo. El Equipo de Trabajo Solidario inició sus tareas en 2011 con actividades lúdicas, recreativas, culturales, de apoyo escolar y ayuda social.

 

La iniciativa del proyecto es hacer un invernadero donde se trabaje con los niños produciendo plantines de hortalizas con la intención de llegar a las familias para recuperar las huertas familiares. “Queremos trabajar con las huertas y desde ahí ayudar a reorganizar las producciones menores de la comunidad (caprina, ovina, porcina y avícola). Programar y organizar permitirá producir para el autoconsumo y además se generarán excedentes para la venta y es aquí donde también hacemos el enfoque porque el fin último es lograr realizar ferias locales de exposición y venta de productos”, explica Alegre.

 

Foto: El Litoral

 

 

La propuesta de Paraje 29 ganó de entre 170 aspirantes de las cinco provincias mencionadas. En la primera criba, se seleccionaron ocho finalistas. Quedaron dos proyectos de nuestra provincia, dos de Buenos Aires, dos de Entre Ríos, uno de La Pampa y uno de Córdoba. “Se hicieron tres encuentros virtuales de preparación y formación para los referentes de cada emprendimiento y un último encuentro de presentación y defensa del proyecto con un jurado compuesto por miembros de Responde, el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación y Banco Galicia”, afirma el líder del grupo santafesino. Finalmente, los evaluadores eligieron la propuesta verense. La idea es que la iniciativa se implemente con el fondo obtenido por ganar el concurso. Cuando se reciba ese dinero, se comprarían todos los recursos para la construcción del vivero.

 

Alegre explica cómo surgió la idea de armar un invernadero: “En el inicio de este año desde el Equipo de Trabajo Solidario habíamos comenzado a programar para trabajar en la recuperación de las huertas familiares por medio de la producción de plantines con los niños. La pandemia y el aislamiento social nos paralizó y anuló todo lo práctico que habíamos diseñado. La idea inicial era producir los plantines en una huerta abierta, pero con la posibilidad de recursos proyectamos construir un vivero que es más práctico, cómodo y cuidado para realizar las actividades de germinación y desarrollo. Además anexamos el otro gran desafío de acompañar a las familias en las demás producciones para luego poder hacer la feria local”. El impacto positivo de esto estaría en la organización de las actividades productivas y la venta de productos por medio de las ferias. Esto redundaría positivamente en la economía del pueblo.

 

“El concurso nos va a permitir trabajar y darles valor a las producciones familiares y eso es más que valioso porque motiva e incentiva a los habitantes de la comunidad. Agradecemos a estas convocatorias que permiten intervenir y transformar realidades”, remarca Walter.

 

 

Antiguas tierras de La Forestal

 

Décadas atrás, la compañía La Forestal se dedicó a la extracción de la madera de los bosques de quebracho de la zona. Una explotación que trajo consecuencias nefastas sobre la ecología del área. En aquellos años, Paraje 29 llegó a superar los 1.000 habitantes. Con la marcha de esa empresa en la década del ’60 del siglo pasado, comenzó un proceso paulatino de despoblamiento de la región.

 

Foto: El Litoral

 

 

En la actualidad, la gente vive de la explotación forestal, según cuenta Walter. “Hay empleados rurales, pequeños comercios, emprendimientos familiares y empleados públicos en su minoría. Cabe destacar que es una preocupación la falta de posibilidades laborales”, asegura el vocero.

 

“Las mayores dificultades del pueblo son la falta de trabajo y la distancia con los centros urbanos. Esto hace que todo quede más lejos y menos accesible. Esta distancia influye mucho en los jóvenes que desean seguir estudiando. Tanto en el traslado como en la permanencia en la ciudad a la que se dirige a seguir sus estudios”, afirma Alegre. La emigración de los más jóvenes es constante. “Genera sensaciones encontradas, la alegría de que hayan conseguido estabilidad laboral, pero también la angustia de que es alguien que se va y no vuelve”.

 

La pandemia en Paraje 29

 

La ola mundial del coronavirus llegó a cada rincón del globo, aunque en las localidades más pequeñas y alejadas de los grandes centros urbanos su influencia es menor.

 

“La pandemia se vive y sobrevive -comenta Walter Alegre-. No es la misma realidad de una ciudad y con eso hoy corremos en ventaja porque no hay aglomeraciones ni nada similar por el hecho de ser una comunidad rural, pero el cuidado debe ser el mismo. Hay muchas cosas que desde las instituciones u organizaciones sociales como el Equipo de Trabajo Solidario no se pueden desarrollar y son por cuestiones sanitarias. Duelen las cosas que no pueden esperar mientras un montón de estas se paralizan. Pero debemos tratar de llevar y darnos tranquilidad entre todos porque sino generamos un ambiente más tenso del que la pandemia misma crea y eso no ayuda a nadie”.



 




Diario El Litoral - Copyright 2020