El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/262433

Por Roberto Casabianca 08 -10-2020
Falta de sintonía con el ánimo social instalado

Pacientes que presentaban COVID-19 tratados con tratamiento estándar e IBPNa presentaron una evolución favorable y la mayoría fueron dados de alta a los 9 días de la hospitalización.



Por Roberto Casabianca

 

En una sociedad sobresaturada de malas noticias, parece mentira que no se utilicen aquellas que ayudarían notablemente a cambiar el ánimo.

 

El 17/09/2020, la Sra. Ministra de Salud de la Provincia de Santa Fe, Dra. Sonia Martorano, aprueba la Resolución 0654 que "autoriza la utilización del IBUPROFENATO DE SODIO INHALADO como tratamiento de uso compasivo complementario, para la recuperación de pacientes diagnosticados con COVID-19 en instituciones de salud públicas y privadas habilitadas de la Provincia de Santa Fe…". Sus considerandos son de una claridad meridiana, por lo que aconsejo su lectura ya que transcribirla en esta nota excede los límites de la misma.

 

Es importante destacar que en ella se deja afuera la posibilidad de generar problemas legales a los profesionales que utilicen este medicamento como tratamiento de uso compasivo.

 

Pese a esto y a las referencias del éxito obtenido, no se entiende que solo cuatro localidades de la Provincia hayan adoptado su utilización en efectores públicos. Ellas son: Casilda, Sunchales, Arteaga y Vera.

 

Es interesante repasar sintéticamente algunas consideraciones que justifican plenamente su uso.

 

En el desarrollo de la patología por COVID 19 podemos distinguir tres etapas.

 

La primera es la de Estadio I, o etapa precoz que dura de 8 a 14 días, marcada por fiebre en un 60 a 65 % de los pacientes, tos seca, fatiga, mialgias y cefalea, con todos o algunos de estos síntomas.

 

Aquí la carga viral no ha sido elevada o la respuesta antiinflamatoria es moderada y la situación se resuelve de 8 a 14 días.

 

El Estadio II comienza con dificultad respiratoria con hipoxia y alteraciones radiológicas en las placas de tórax por ser el pulmón el órgano blanco y es aquí donde se juega el paciente.

 

Los médicos que utilizan el Ibuprofenato de Sodio inhalado (IBPNa), comienzan a nebulizar cuando la oximetría alcanza el valor de 90% evitando con ello el pasaje del paciente a Terapia Intensiva.

 

¿Qué es lo que ha estado pasando? O bien el pacientes ha incorporado una carga viral muy grande o ha producido una respuesta inflamatoria muy elevada a expensa de las interleuquinas, con lo que se produce un aumento de la secreción dentro del alveolo pulmonar que bloquea el pasaje de Oxígeno y de Anhídrido Carbónico y comienza a bajar la saturación de Oxígeno que detecta el oxímetro. Esto debido a la formación de una membrana hialina que si no se resuelve, llevará al paciente a la asistencia respiratoria mecánica que constituye el Estadío III.

 

¿Como actúa el IBPNa? Al cambiar el pH del pulmón de ligeramente ácido a ligeramente alcalino, logra que en él se libere Óxido Nítrico que genera una dilatación de los bronquios y una vasodilatación que favorece el intercambio de los gases en el alveolo pulmonar. El mecanismo de acción es probablemente más complejo ya que disminuyen los oxidantes endógenos generados por Macrófagos, Neutrófilos y Eosinóflos producidos por la respuesta inmunológica y que lesionan las membranas plasmáticas de las células alveolares.

 

Además de su efecto bactericida y viricida el IBPNa podría estar provocando por su ligera alcalinización, una fluidificación de las mucinas que con el efecto quelante del Calcio las liberaría al medio, permitiendo una mayor expectoración lo que ha sido observado en los pacientes tratados.

 

Al mismo tiempo con las nebulizaciones no se hace necesario abandonar el arsenal terapéutico utilizado hasta el momento.

 

Un estudio realizado con dos equipos diferentes, uno del país y otro de exterior, trabajando con 30 pacientes hospitalizados, edad promedio 51 años, 47 con algún factor de riesgo presente como obesidad, diabetes, antecedentes tumorales, etc, que ingresaron al tratamiento con IBPNa, con un promedio de saturación de Oxígeno de 89% y una frecuencia respiratoria de 29, bajaron esta última al quinto día a 20 y con respecto a la saturación de Oxígeno llegaron a un valor normal al día 7.

 

Veamos lo que manifestó el Dr. Germán Ambach a El Litoral en su edición del 22/09/2020 refiriéndose al tratamiento con IBPNa inhalado, "En pacientes con una baja saturación de Oxígeno y que tienen mucha disnea vemos que al cabo de 3 a 5 días se negativizan, disminuye notablemente la disnea y mejora la saturación de Oxígeno. Esto significa que la eficacia es muy buena. Hasta ahora se ha comprobado lo que se ha demostrado in vitro". El Dr. Ambach es ex Presidente de la asociación Panamericana de Infectología, ex Presidente de la Asociación de Investigaciones Clínicas de Córdoba, y Profesor de Infectología de la UNC y de la UCC.

 

En cuanto a la utilización del recurso humano, la utilización del IBPNa inhalado, mostró una caída del factor de News 2 Score, que marca la cantidad de recursos humanos críticos que requiere el paciente, de 7,4 a 2 en seis días, lo que significa una disminución de casi 4 veces de personal necesario en ese período para atender al paciente, con lo que vemos la importancia de su uso por la saturación de dicho recurso.

 

En cuanto al perfil de seguridad tenemos que decir que no hubo contagios en el personal sanitario de las instituciones que utilizaron el IBPNa inhalatorio como consecuencia de la aerosolización de los virus al utilizar la máscara que provee el propio laboratorio.

 

Conclusión

 

- Estos datos sugieren que el IBPNa inhalable es una presentación farmaceútica eficaz.

 

- Pacientes que presentaban COVID-19 tratados con tratamiento estándar e IBPNa presentaron una evolución favorable y la mayoría fueron dados de alta a los 9 días de la hospitalización.

 

- El agregado de IBPNA al tratamiento estándar no demuestra empeorar el pronóstico de la enfermedad.

 

¿Cuál es entonces la razón para que no lo utilicen los efectores públicos?

 

Si los profesionales tienen protección legal para su uso a pesar de no estar aprobado por la Anmat, si el tratamiento instaurado cuando la saturación de oxígeno llega a 90% evita el pasaje a Terapia Intensiva, si se evita la utilización de la respiración mecánica asistida (según una estadística China sobre un poco más de 44.000 pacientes, del total un 5% ingresa a TI y un 3% utilizó Respiración Mecánica Asistida), si la oxigenación y la frecuencia respiratoria se recuperan rápidamente, si la capacidad de internación se encuentra al límite con la posibilidad de trasladar pacientes a otra provincia, con un personal profesional agotado y al extremo de su capacidad de atención, si se pueden utilizar los tratamientos instalados sumado al uso del IBPNa, si se entregan en forma gratuita los elementos a utilizar por el laboratorio que los produce.

 

La razón para no utilizarlo, no parece existir.

 

Necesitamos buenas noticias y la posibilidad del uso del IBPNa es una, a mí entender, muy grande.

 

Coincido con Santiago Kovadloff que dice, "La Argentina es una sociedad donde la experiencia no logra transformarse en enseñanza"

 

Pacientes que presentaban COVID-19 tratados con tratamiento estándar e IBPNa presentaron una evolución favorable y la mayoría fueron dados de alta a los 9 días de la hospitalización.

Significa una disminución de casi 4 veces de personal necesario en ese período para atender al paciente, con lo que vemos la importancia de su uso por la saturación de dicho recurso.



 




Diario El Litoral - Copyright 2020