El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/262953

En el Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres 13 -10-2020
La OMM solicita incrementar sistemas de alerta temprana ante riesgos naturales



Unos 108 millones de personas necesitaron ayuda humanitaria en 2018 a consecuencia de desastres tales como tormentas, inundaciones, sequías e incendios forestales, una cifra que podría crecer en un 50 por ciento hasta los 162 millones anuales en 2030, advirtió hoy la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

 

En un informe elaborado junto a otras 15 agencias e instituciones internacionales, en coincidencia con el Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, la organización también recuerda que una de cada tres personas en el mundo no está cubierta por sistemas de alerta temprana contra este tipo de catástrofes. "Solo el 40% de los 138 miembros de la OMM cuentan con sistemas de alerta temprana multirriesgo"

 

Se tiene que "avanzar hacia la instauración de servicios de predicción que tengan en cuenta los impactos" de los fenómenos naturales, para que el foco de atención no sea "el tiempo que hará, sino las consecuencias que este tendrá, y ello permitirá a personas y empresas adoptar medidas tempranas en función de las alertas", señala el informe, dedicado a hacer que los sistemas de alerta avanzada sean más eficaces y puedan salvar más vidas.

 

"Estar preparados y ser capaces de reaccionar en el momento oportuno y en el lugar adecuado puede salvar muchas vidas y proteger los medios de subsistencia de las comunidades de todo el mundo", subrayó el secretario general de la OMM, Petteri Taalas. Estos sistemas sirven para prevenir desde ciclones y huracanes a inundaciones, sequías, olas de calor, incendios forestales, tormentas de arena y polvo, plagas de langostas del desierto, inviernos rigurosos o desbordamientos repentinos de lagos glaciales.

 

Tenés que leer

 

 

Más de dos millones de víctimas en 50 años

 

El estudio recuerda que en el último medio siglo los desastres naturales asociados al clima causaron más de dos millones de víctimas mortales, el 70 por ciento de ellas en países menos desarrollados, y ocasionaron pérdidas económicas por valor de 3,6 billones de dólares. Aunque la media de fallecidos por catástrofe se ha reducido en un tercio durante ese periodo, la cantidad de desastres registrado se ha quintuplicado, y las pérdidas económicas se han multiplicado por siete, alerta el informe.

 

El informe muestra una docena de ejemplos donde los dispositivos de alerta temprana han permitido actuar más rápido, como en Bangladés. El sistema de alerta contra los ciclones ayudó a reducir el número de muertos y el impacto económico. En Europa, la inversión en un sistema de información sobre los incendios forestales de 2,3 millones de euros permitió evitar entre 255 y 375 millones en pérdidas económicas.

 

Taalas subrayó que aunque este año se ha visto marcado por una crisis sanitaria, la de la pandemia de COVID-19, "es fundamental recordar que el cambio climático seguirá representando una amenaza constante y creciente para la vida humana, los ecosistemas, las economías y las sociedades durante los siglos venideros". "La recuperación de la pandemia de COVID-19 es una oportunidad para tomar un camino más sostenible hacia la resiliencia y la adaptación frente al cambio climático causado por el hombre", apuntó el meteorólogo finlandés.

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2020