El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/263711

Hay alta demanda para instalar piscinas en viviendas particulares 18 -10-2020
Verano pandémico: entre el privilegio de la pileta y el chorrito de la manguera

El aislamiento sanitario hizo que se piense en esta alternativa para pasar el intenso calor santafesino. No se consiguen insumos para piscinas y aumentaron los precios. Las playas son una alternativa, pero ¿serán habilitadas?



-Hola, necesito instalar una pileta en mi casa. ¿Me conviene instalar una de fibra de vidrio o una de material? ¿Qué modelos tiene y cuánto cuestan? ¿Qué disponibilidad tiene para concretar el trabajo?

-Buen día, instalamos ambos tipos de piscinas. Tenemos diferentes modelos. Justamente estamos en una obra ahora y se me complica hablar. No puedo atender llamados.

 

Fin de la comunicación por Whatsapp con una de las empresas santafesinas dedicadas al rubro de venta e instalación de piscinas. No contestaron más. Es que la demanda para pasar el verano en una pileta en Santa Fe creció tanto en los últimos meses al punto que hoy cuesta conseguir los insumos que requiere su instalación.

 

El punto es la incertidumbre respecto de qué lugares estarán habilitados para refrescarse, tanto en espacios públicos como playas y piletones, como en clubes y complejos privados. Además, está la imposibilidad de viajar hacia los puntos turísticos. Todo estará regido por lo que imponga la pandemia por Covid-19, la enfermedad que azota al planeta. Todavía no se conocen las disposiciones gubernamentales al respecto. Las mismas irán de la mano del comportamiento que el virus tenga en la ciudad durante el verano. Lo mismo sucederá en el resto del país.

 

Cabe recordar que durante el verano pasado tampoco estuvieron habilitados la mayoría de los balnearios santafesinos.

 

Panorama incierto

 

"No se consigue nada, si vas a la ferretería que vende los caños tenés que hacer cola desde las 6 de la mañana y cuando te toca el turno es probable que te digan que no les quedan caños", dice Claudio, instalador de piscinas. "Algunos que pudieron invertir compraron lotes de caños y otros insumos para no desabastecerse", agrega. "Además de la alta demanda actual se le suma que muchas empresas fabricantes estuvieron paradas por la pandemia".

 

Otro vendedor de insumos, Diego, cuenta que "los faltantes hoy son los equipos, accesorios y terminaciones, que tienen que ver con los revestimientos y suelos atérmicos". Se refiere a las losetas que bordean la piscina para no quemarse los pies con el calor del sol. "Además de la alta demanda es porque los fabricantes están trabajando por turnos y en horarios reducidos para evitar el hacinamiento, y la capacidad de producción local no es buena". Y Juan José, que las instala, dice que "poco y nada se consigue, está difícil" y luego detalla que apenas le quedan "tres bombas, caños y filtros para instalarlos" pero ya no tiene más.

 

"Yo estoy tapado de trabajo", dice Agustín, que es perforador e instala bombas de agua. "Ando de acá para allá durante todo el día". Y desde la empresa de servicios Aguas Santafesina, su vocero advierte: "Es preferible una piscina con filtros que mantiene el agua todo el año a un piletín de lona plástica que demanda una renovación constante y, por ende, requiere mucha agua de red que se necesita en la ciudad", dice Germán Nessier.

 

Por su parte, en la Municipalidad de Santa Fe informan que el 90 por ciento de las piscinas que se construyen en la ciudad no se registran o se registran después del final de obra.

 

No hay precios

 

En los avisos publicitarios de los últimos días se publicaban piscinas de 7,70 por 4,20 metros de material con todo para su funcionamiento a $ 227 mil, por ejemplo. Pero ese precio ya es viejo. Re viejo. Otras empresas ofrecen un catálogo de varios modelos de fibra de vidrio y de material, de distintas dimensiones. Lo cierto es que el precio que se fija hoy cambia mañana. Esto se debe tanto a la alta demanda, a la falta de insumos y a la escalada inflacionaria regida por el dólar en alza.

 

"El tema de los precios es una cagada", dice Graciela, "porque para cuando publiquen la nota, seguro lo que te cuento ya quedó viejo". Ella instaló su nueva piscina en los últimos días. Así se aseguró pasar el verano que promete ser seco y caluroso en Santa Fe con algo de alivio. Primero averiguó las alternativas en el mercado, luego se decidió por una empresa y un modelo en particular y finalmente la compró con la instalación completa incluida.

 

La piscina de Graciela y su familia tiene cuatro metros de largo por dos de ancho, es de fibra de vidrio y le costó unos $ 350 mil, hace un mes atrás. "Cuando la instalaron nos comentaron que tuvimos suerte, que llegamos justo, porque ahora están escaseando los materiales y remarcando todos los precios", cuenta.

 

Primero, "trajeron la pileta, la metieron en el patio y recién a las dos semanas la instalaron", explica Graciela. "Demoraron tres días, en los cuales el primero vinieron cinco obreros a cavar el pozo, y los otros dos días los dedicaron a colocar la pileta, hacer una carpeta y poner las cerámicas e instalar la bomba".

Tierra. Los contenedores cargados de tierra se replican por toda la ciudad, producto de la gran cantidad de piscinas que se construyen.Foto: El Litoral

 

Respuesta

 

 

A las tres horas de la consulta inicial al primer vendedor e instalador de piscinas llega una nueva respuesta, siempre por Whatsapp. Envía un catálogo de modelos actualizados y un gráfico explicativo sobre su instalación.

 

-Dígame cuál le interesa y lo asesoro sobre el precio -dice el mensaje.

-Me interesa el modelo de 4 metros por dos, de 1,40 metros de profundidad. ¿Qué precio tiene y cuál es la disponibilidad para su instalación?

 

La respuesta llegó recién al otro día. Esta vez con fotos de una piscina recién instalada y todos los detalles de los materiales a utilizar y el precio final: $ 380 mil. "Nosotros nos ocupamos de la tierra".

 

Contenedores, una señal

 

No pocos son los que intentan por estos días instalar una piscina en su casa. Con solo recorrer los barrios de la ciudad se pueden observar los contenedores cargados de tierra que extraen de los patios para instalar esto "aliviadores" del verano santafesino. Pero no todos pueden contar con una pileta en casa. Así que el verano pandémico que se avecina dividirá a los privilegiados que se darán un chapuzón de quienes escucharán la zambullida al otro lado de la medianera, mientras intentan aliviarse del calor con el chorrito de la manguera. En ojotas.



 




Diario El Litoral - Copyright 2020