El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/279504

Un mano a mano exclusivo con El Litoral 27 -01-2021
El más "Cachorro" de los Burián: el detrás del arquero

Por primera vez cuenta qué sintió cuando estando en Santa Fe le avisaron del accidente, a la postre mortal, de su hermano. “Ningún juicio me lo va a devolver”, reflexiona.



En un alto de la pretemporada y con su familia "trancada" en Santa Fe (no pueden volver a Uruguay porque están cerradas las fronteras), el arquero charrúa Leonardo Fabián Burián concedió una entrevista exclusiva a Diario El Litoral. En el moderno local de HB Sport, con la calidez de sus titulares Héctor y Hernán, arrancó el mano. El pequeño León, con gorrita sabalera, hizo las veces de testigos.

 

 

-Ahora con la familia acá por un tiempito...

-Sí, tengo dos nenes, un varón de diez y una nena de siete. Vinieron con mi señora antes de las fiestas, antes del nuevo cierre de fronteras: se quedaron trancados acá, así que por un tiempo se van a quedar.

 

-¿Tu señora a qué se dedica allá, en Montevideo?

-Es maestra. Ahora está en vacaciones, hasta marzo por lo menos y está acá conmigo.

 

-¿Se te hizo difícil estar solo?

-Sí, es difícil. Sobre todo cuando pasa algo así, un mal partido o una derrota, que siempre se las toma a mal, uno llega a casa y está solo. Los domingos, por ejemplo, cuando uno no tiene entrenamiento. Yo digo, hay días que no los quiero tener libres, quiero tener entrenamiento, porque quiero estar distraído, ocupado. A veces toca llorar estando solo, hablar con los viejos, con mis hermanos. Traté de estar siempre en contacto, ¿viste? Porque mi viejo es grande, y con todo esto del aislamiento yo creo que lo más perjudicados es la gente mayor.

 

-¿Qué hubieras sido en lugar de futbolista?

-La verdad, no sé qué hubiera sido, pero me hubiese gustado seguir estudiando. Hice escuela, hice Liceo, pero después corté por el fútbol. No sé bien qué, pero siempre me gustó el tema de la arquitectura. No se me dio, pero creo que hubiese arrancado por ahí.

 

-¿Cómo era el contexto familiar de los Burián? ¿En qué tipo de familia te criaste?

-Soy del Interior, la verdad. De un departamento que se llama Cerro Largo, de la ciudad de Melo, que es frontera con Brasil. Me crié en un ambiente con cuatro hermanos, uno que ya falleció; tengo un hermano que está en Estados Unidos hace 19 años; una hermana y otro hermano, que vive allá en la ciudad de mis padres. Siempre fue una familia muy numerosa, de juntarnos siempre los domingos. Vivir en una ciudad de frontera en Brasil requiere que vayas a hacer las compras a Brasil, todo ese tema de ir a comprar. A la gente de esa ciudad le ayuda mucho con el tema de precios.

 

-O sea con viejos de esforzarse mucho, típica familia de laburo...

-Mis viejos sí. En un principio, mi viejo era militar. Se tuvo que retirar al poquito tiempo de ingresar porque a un compañero se le escapó la escopeta, le dio cuatro tiros en la rodilla y lo dieron de baja por ese accidente. Y después se puso un negocio, iba a buscar la mercadería a Brasil y la vendía.

 

-¿Cómo fue el correlato de edad con tus hermanos?

-Soy el más chico. La más grande es mi hermana, después sigue el que falleció, después tengo uno en Estados Unidos y otro allá en Uruguay.

 

-¿Dónde estabas cuando recibís la noticia de tu hermano y quién te la da?

-Estaba en mi casa, porque, hasta la tarde de ese día él estaba internado, estaba sedado, en un coma farmacológico, pero inducido, para que estuviera tranquilo nada más. Fue algo muy repentino, me llama mi hermana, a la noche, llorando, diciéndome "Fabi, se nos fue, se nos fue". Y que había tenido un derrame cerebral y había perdido la vida. Yo estaba acostado en la cama con mi hija; fue una noticia terrible esa, obviamente me puse a llorar. Tiré el teléfono. Al otro día me levanté, porque era muy tarde ya para ir manejando de madrugada y me fui al otro día. Pero fue una noticia, terrible.

 

-¿Quisiste saber datos del accidente? ¿Cómo había sido? (N. de R.: Daniel Burián, hermano de Leonardo y comisario mayor de la Policía de Cerro Largo murió a los 46 años luego de sufrir un grave accidente de tránsito en la ciudad uruguaya de Melo).

-Sí. Incluso hubo un juicio, mi hermano se encargó por el tema del seguro y todo éso. La verdad que no se si fue causa del accidente, negligencia médica o qué. La cuestión que lo que pasó, pasó y la pérdida ya está. Por más que haya juicio, no te lo devuelven.

 

-¿Qué te unía a él? Una foto, una anécdota de chico…

-Él siempre fue un hombre al que le gustaba el campo, los animales. Yo cuando estaba en la capital, él me llamaba y me decía "Vos sos un maricón de ciudad". Cada vez que iba me llevaba al campo. Montando a caballo yo era un desastre, me obligaba a subirme siempre al caballo; a la fuerza yo un poco me subía. Me hizo hacerme un hombre de campo. Pero sí, era así. Siempre me invitaba. Yo estaba siempre jugando en Montevideo, me invitaba, me hacía cortar el pasto y era como un pago por la estadía.



 




Diario El Litoral - Copyright 2021