El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/294320

Primeras charlas 22 -04-2021
Los millones que Rosario busca pedirle a Nación para finalizar la conflictiva obra en el Monumento



Ignacio Pellizzón | region@ellitoral.com

 

A siete meses de haber quitado el obrador, que estaba instalado en las inmediaciones del Monumento a la Bandera de Rosario, dando por inconcluso el proyecto de refacción, la nueva gestión de Pablo Javkin pretende reactivar la iniciativa y finalizar de una vez por todas la restauración del prestigioso inmueble. Para ello hacen falta unos cuantos millones de pesos.

 

Desde el Palacio de los Leones estimaron el año pasado que un 7% es lo que faltaba para concluir la refacción. Sin embargo, tras el extenso parate, deberán rever en qué condiciones se encuentra el inmueble actualmente para restablecer la iniciativa.

 

La intención de la actual secretaría de Obras Públicas local es poder reunir los fondos en conjunto con el gobierno nacional para reactivar la obra. “Estamos en diálogo con Nación” con la idea de poder llevar a cabo este proyecto, informó a El Litoral el titular de la cartera José Luis Conde.

 

Si bien dejó en claro que recién se están dando los primeros pasos y se está empezando a entablar un diálogo, detalló que de los 1.100 millones de pesos que son necesarios invertir, “el municipio aportaría el 25% mientras que Nación el 75% restante”, en caso de que las negociaciones lleguen al puerto esperado.

 

 

 

 

 

Más allá del entusiasmo por reiniciar los trabajos de uno de los monumentos más emblemáticos y reconocidos del país, Conde aclaró que para este 2021 sería algo imposible de llevar adelante por la pandemia, pero que se lo imaginan para “el año que viene” como una meta a alcanzar.

 

El proyecto de obra

 

Las obras del Monumento, que contemplaba el pliego licitatorio, se basaban en la restauración de la estructura de hormigón, mamposterías y revestimientos; trabajos de impermeabilizaciones y sellados, y la restauración y climatización de la Sala de las Banderas.

 

Los compromisos también incluían la creación de la Sala de las Provincias, la colocación de rampas y plataformas salvaescaleras, y la instalación de un nuevo sistema de iluminación. Por otra parte, se iban agregar relevamientos de patologías y diagnósticos para intervenir la Torre en una segunda etapa. El plazo de ejecución de la obra era de 18 meses.

 

Los trabajos fueron acordados de manera conjunta entre el Gobierno Nacional a través del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, y la Municipalidad de Rosario, y se trataba de la mayor intervención en los casi 60 años de historia del Monumento. En el mismo se estableció que Nación colabora con el financiamiento de la obra con el 70% del costo estimado de la misma y el municipio asume invertir el monto restante a financiar, del 30%.

 

Historia de un fracaso

 

Mencionar las obras de refacción del Monumento a la Bandera en Rosario, es referirse a la historia de un fracaso. Una idea que se debería haber ejecutado y culminado en menos de la mitad del tiempo que lleva demorado, termina siendo una obra inconclusa que solamente deja críticas y un símbolo nacional desvalorizado.

 

 

 

 

El plan era claro: los recursos para los trabajos de refacción estaban a cargo de Nación en el orden del 70%, mientras que la Municipalidad de Rosario se hacía cargo del resto de los gastos. Así, fue que se licitó la obra y comenzaron las tareas; ¿el plazo? Un año y medio, es decir, finalizadas en septiembre de 2018.

 

La iniciativa llegó a licitarse por un presupuesto de más de 100 millones de pesos. El mismo se le adjudicó a la empresa Creaurban SA, perteneciente al primo hermano del presidente, Ángelo Calcaterra.

 

Esta decisión derivó en un conflicto de intereses, que obligó a que Calcaterra tuviera que desprenderse de varias firmas, entre ellas justamente Creaurban SA, dejando en stand by el ambicioso proyecto de reacondicionar por completo el Monumento a la Bandera. Más de cuatro años son los que transcurrieron desde que se inició la refacción en marzo del 2017. Aún sigue paralizada.

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2021