El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/303651

Cine 17 -06-2021
Hace 65 aņos, Hugo del Carril fue un "Hitchcock argentino"

“Más allá del olvido” se estrenó en junio de 1956. Narra los esfuerzos de un hombre para recuperar a su mujer muerta a través de otra, idéntica en sus facciones. Es considerada una de las mejores películas del cine argentino. Dos años después, Alfred Hitchcock filmó “Vértigo”, con una trama similar. 



A mediados de la década de 1950 el actor y director Hugo del Carril era valorado por sus películas de corte social, que tuvieron su expresión más acabada en “Las aguas bajan turbias” (1952). Pero en agosto de 1955, concretó la primera prueba de cámara de una obra ubicada en las antípodas, que sería a la postre un objeto de culto: “Más allá del olvido”, con guión escrito por Eduardo Borrás sobre la base de “Brujas, la muerta”, del belga Georges Rodenbach. 

 

El rodaje no se desarrolló de acuerdo a lo esperado. Del Carril estaba vinculado con el peronismo y tras la Revolución Libertadora, en septiembre de aquel año, fue detenido bajo cargos inexistentes, que luego fueron desestimados. De modo que recién pudo volver a ponerse tras las cámaras unos meses después para continuar su proyecto. Condiciones de producción que contribuyen para explicar el tono angustiante y opresivo impreso en el film. 

 

Foto: Argentina Sono Film S.A.C.I

 

“Más allá del olvido” refleja la historia de Fernando de Arellana (encarnado por el propio director) un hombre próspero que pierde a su esposa Blanca (Laura Hidalgo), a la que ama profundamente. Desesperado, emprende un viaje para tratar de olvidarla, pero en un cabaret descubre a Mónica, idéntica en apariencia a su mujer muerta. Se la lleva consigo para intentar recobrar su antigua vida, pero descubre que mientras Blanca era refinada, culta y cariñosa, Mónica es ordinaria y agresiva. Cómo confiesa a un pariente: “Por las noches, siento que Blanca ha vuelto, pero el resto del tiempo, me parece que hay una intrusa en la casa”.

 

A pesar de que están basadas en obras diferentes y fueron creadas en contextos también disímiles, la película de Hugo del Carril posee notables paralelismos con “Vértigo” (1958) de Alfred Hitchcock. Pese a que la trama tiene algunas diferencias, la obsesión por recrear a una muerta, en una acción casi fetichista, unifica a Scottie Fergusson (James Stewart en “Vértigo”) con Fernando. Del mismo modo en que las intenciones de ambos, ya enfermizas de entrada, terminan en tragedia no exenta de ironía. 

 

 

Intertextualidades y símbolos

 

En “Más allá del olvido” sobresale la utilización de símbolos para aludir a los sentimientos y tribulaciones de los personajes. El risco hasta el cual cabalga Fernando expresa su dolor y su deseo de morir. Las luces a gas, cuya intensidad sube y baja, muestran cómo la identidad de Mónica se apaga ante la obsesión de su marido. Los cuchillos (que aparecen tanto en el espectáculo en el cual Fernando descubre a Mónica como en la secuencia que cierra el film) remiten al aura de muerte que atraviesa toda la historia. Y el enorme retrato de Blanca, que pone de manifiesto el influjo que ésta ejerce sobre los vivos, desde el mundo de los muertos. 

 

Foto: Argentina Sono Film S.A.C.I

 

Hay algunos intertextos claros respecto a “Laura” de Otto Preminger y “Rebeca” de Alfred Hitchcock. En ambos casos, el influjo de una mujer ausente determina acciones y reacciones del resto de los personajes. Hay también cruces con la literatura simbolista decimonónica, más allá de su fuente principal que es la novela de Rodenbach. En la imposibilidad de Fernando por olvidar a Blanca, hay ecos de “Ligeia”, de Edgar Allan Poe. El matrimonio sin amor del narrador del cuento con Lady Rowena es casi idéntico al del protagonista de “Más allá del olvido” con Mónica. 

 

Aunque el periplo de Fernando para olvidar a Blanca tiene un aroma manifiestamente francés, el film en ningún momento aporta referencias geográficas o temporales precisas. Esto refuerza el carácter universal de los dilemas que atraviesan los protagonistas, la incapacidad de Fernando para rehacer su vida tras quedar viudo, su obsesión malsana por recrear su objeto de amor, la pérdida de identidad de Mónica y su ira por no poder encontrar un lugar en el mundo. 

 

Foto: Argentina Sono Film S.A.C.I

 

“Más allá del olvido” llegó a las salas argentinas a mediados de junio de 1965, hace 65 años. No tuvo mucho éxito. Curiosamente, algo similar pasó con “Vértigo” un par de años más tarde. Ambas fueron reivindicadas décadas más tarde como lo que realmente son: obras maestras.

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2021