El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/304608

Entre Ríos 23 -06-2021
Se repiten las estafas telefónicas en La Paz

Una mujer fue engañada luego de que el estafador le dijera que “tenía para cobrar la suma de 800 mil pesos de la jubilación de su difunto esposo” y le robaron 45 mil pesos a través del home banking.



redaccion-er@miradorprovincial.com


 

Una ama de casa de La Paz fue una nueva víctima de estafa telefónica. La mujer denunció que el 18 de junio recibió un llamado en el que le dijeron que tenía que cobrar una suma de dinero por la jubilación de su difunto esposo.

 

Al dirigirse al cajero automático, envió la información de su usuario y clave de home banking al estafador y este procedió a extraerle 45 mil pesos.

 

Según informó la Jefatura Departamental La Paz de Policía, el estafador le dijo a la mujer que “tenía para cobrar la suma de 800 mil pesos de la jubilación de su difunto esposo” y le solicitó que “se dirija al cajero más cercano para realizar movimientos bancarios para recibir el dinero”. Una vez allí, la víctima “le envió al estafador el usuario y clave del home banking, el cual le extrajo la suma de 45 mil pesos”.

 

Advertencia del colegio de abogados

 

Ante los reiterados casos de ciudadanos que han sido víctimas de maniobras delictivas por parte de quien los llama (generalmente una mujer) que se hace pasar por abogado y dice hacerlo en nombre de magistrados y funcionarios judiciales, suministrando datos reales de quienes reciben esas llamadas o de sus parientes cercanos y mencionando datos que dan todos los visos de tratarse de actuaciones judiciales, el Colegio de la Abogacía advierte que nunca, en ningún caso, deben suministrarse datos de sus cuentas, home banking o tarjetas; en especial, no deben proporcionarse las claves o contraseñas bancarias.

 

En los casos detectados, quien llama (se supone que desde teléfonos celulares clandestinos) indica a las personas que atienden las llamadas que han de recibir una transferencia de dinero (lo que tienta a la posible víctima a creer en la veracidad de la llamada), e indica a estas personas que para confirmar la acreditación en su cuenta de la transferencia deben concurrir a un cajero automático a verificarlo. Al hacerlo, previa introducción de la contraseña, quien llama puede capturarla. A continuación, vacía la cuenta y con la misma clave obtiene un préstamo automático que también cobra, provocando a la víctima no sólo la pérdida de sus ahorros, sino que queda adeudando al banco el importe del préstamo que no pidió y que cobró quien la llamó.



 




Diario El Litoral - Copyright 2021