El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/310563

Ablaciones e investigación en la pandemia 28 -07-2021
Perichón: "Este virus ahora será endémico y es el primero de otros zoonóticos"

Lo asegura el director del Cudaio, en una entrevista con este medio. Opinó que, en las últimas dos décadas, muchos virus pasaron del animal al hombre. Y lamentó que “en 2020 la caída de donaciones de órganos fue de un 50 por ciento y en Santa Fe de un 40 por ciento”.



Hagar Blau Makaroff

 



En un diálogo ameno con el director del Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos, Mario Armando Perichón, quien es además inmunólogo, se pudo conocer sobre cuánto se donó órganos durante la pandemia en Santa Fe, también sobre una investigación que realizan sobre voluntarios con la vacuna Sputnik V, y dio también su opinión como inmunólogo, ya que para él ahora el coronavirus va a ser endémico, con picos y saturaciones en cada región como parte de un fenómeno producido por el hombre con el cambio climático.



En una entrevista con Mirador, el doctor Perichón precisó que en una línea de tiempo desde el 2000, de todos los desafíos virales que sufrimos los humanos producto de vectores como puede ser el dengue con el mosquito, de fiebre amarilla, el Sars-cov 1, muchos virus pasaron del animal al hombre.



“No era así de frecuente tener virus transmitido de animales a humanos antes del 2000, y eso nos plantea que algo estamos haciendo mal, factores que alimentaron eso, como el cambio climático que expulsan a los animales de sus hábitat naturales, y hace que se mezclen mucho más con el hombre. Hasta el 2000 no hubo muchas infecciones importantes transmitidas por los animales, entonces algo estamos haciendo mal en cambiar los hábitat”, destacó el inmunólogo.



Entre los factores, reconoció que “está el tema de que ahora se viaja en avión cuando antes era en barco, y se distribuye mucho más rápidamente el virus”, y por otro lado el sistema inmune humano estaba adecuado a otro tipo de virus, y ahora está aprendiendo a defenderse de estos virus que son zoonóticos (que se producen en animales y pueden transmitirse en humanos). “Todos esos factores están en la frontera agrícola, como el dengue vino desde su hábitat en el norte y bajó con los desmontes buscando un nuevo lugar”, ejemplificó.



El Corona ahora será endémico, y pionero de otros virus



Según las investigaciones mundiales que el especialista viene siguiendo, “el año que viene el coronavirus va a ser endémico”, y esa endemia tiene que ver con estos factores mencionados. Con la campaña de vacunación se está frenando el contagio, pero el virus busca reproducirse para sobrevivir, y por eso “va a tender a ir evolucionando por brotes localizados, y puede suceder en una ciudad, en un barrio”, que se focalizará y trabajará para que no siga extendiendo el contagio como se venía haciendo ya.



Recordó que actualmente hay 8000 millones de personas en el mundo, y son 3500 millones las vacunadas, “menos de la mitad y en la medida que no avance las vacunaciones sigue ese riesgo”.



De esta forma afirmó sin dudas: “Este virus es el primero pero no el último que genere una pandemia, porque no cambiamos el modo de producción, con miles de pollos hacinados en un galpón o las vacas comiendo en los feedlots. El sistema de producción es un gran problema, y las corporaciones no van a cambiar eso y va a ser muy difícil encontrar otras formas”.

 

 

 

 



Una investigación sobre los anticuerpos que genera la Sputnik

 



Desde el comienzo de la pandemia desde Cudaio se planteó realizar una investigación sobre 1400 voluntarios vacunados con la rusa Sputnik V, para en marzo de 2022 conocer el nivel de anticuerpos que permanecieron en ellos.



“Cuando comenzó la pandemia pensamos cómo aportar desde nuestro lugar, ya que contamos con un laboratorio de inmunogenética y el Centro Regional de Hemoterapia con herramientas tecnológicas sofisticadas en Rosario, y empezamos desde el comienzo de la pandemia a investigar la efectividad de la vacuna con 1400 voluntarios tomando muestras de sangre”, precisó Perichón.



El día que cada uno de los voluntarios se fueron a vacunar se sacaron sangre antes de la inoculación, luego a los 21 días de vacunarse, después a los 21 días después de la segunda dosis, y cada seis meses hasta cumplirse un año (haciendo un total de seis controles), y “el objetivo final, que se verá en 2022 es detectar la efectividad de esta vacuna, ver si con el tiempo desaparecen los anticuerpos”, explicó.



La población sobre la que investigaron es mixta: hombres y mujeres, con y sin comorbilidades, de entre 24 y 80 años. De los 1.400, un 24 por ciento ya tuvieron Covid. Y entre los estudios preliminares, precisó: “De los estudiados tras la primera dosis, este 24 por ciento tuvo 97 por ciento de anticuerpos, mucho más alto que los que no habían tenido el virus”.



Donación de órganos: del récord histórico a baja por la pandemia



Una sola persona fallecida puede donar muchos órganos y tejidos, y beneficiar con una donación multiorgánica a más de 10 pacientes, y por eso se dice que se trata de la última acción altruista que puede dejar alguien de su propia vida. “Aun después de muerto, se puede generar una alternativa de vida para otra persona”, es la línea en la que a Perichón le interesó trabajar desde que fundó el Cudaio en 1995.



Justo antes de la pandemia, el especialista observaba un aumento exponencial de donación de órganos con la aprobación de la Ley Justina de consentimiento presunto (cada fallecido que no expresó su deseo en su DNI o en vida es donante presunto), “con un margen legal muy importante, y el 2019 había sido récord histórico en donación de órganos”.



Pero en 2020 en todo el mundo bajó la cantidad de donaciones de órganos, “sobre todo por el desconocimiento de la infección al principio, y por la capacidad de mortalidad del virus en las primeras olas. A eso se sumó que en las Terapias Intensivas se llenaron de pacientes con Covid, que no eran plausibles de donar”.



Cabe aclarar que un órgano de un paciente covid fallecido aún no está confirmado que transmita o no covid, pero los protocolos de acción que se han tomado en todo el mundo a partir de la llegada de la pandemia es no trasplantar. “En tanto y en cuanto la PCR que se hace al paciente fallecido le dé negativo, sus órganos se podrán donar”, precisó Perichón.



Volviendo a la baja de ablaciones de órganos, precisó que otras dificultades que aparecieron fueron con la cuarentena estricta, que no hubo circulación y eso complicó mucho el traslado de órganos cuando no había aviones, y Argentina no escapó a esa baja: “La caída en el año de donaciones de órganos fue de un 50 por ciento y en Santa Fe de un 40 por ciento, pero hay países donde bajó el 80 por ciento”.


Pero afortunadamente el panorama vuelve a mejorar, ya que en 2021 se comenzó a recuperar los niveles del 2019, “quizás con una leve baja, porque en Santa Fe teníamos 20 donantes en 2020 a esta altura del año, y hoy tenemos 38, y terminaremos el año entre un 15 y un 20 por ciento de la baja”.

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2021