El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/317957

Investigación 10 -09-2021
Las revistas políticas de los 70 y el gran tema de la "Argentina fallida"

En su libro más reciente publicado por Prometeo, el investigador del CONICET y profesor universitario Marcelo Borrelli analiza cómo abordaron las revistas sobre política más destacadas hechos claves que ocurrieron entre 1973 y 1983.

 



 

Durante la entrevista con el Doctor en Ciencias Sociales, investigador del Conicet y profesor de la Universidad de Buenos Aires, Marcelo Borrelli, aparecen temas como la imposibilidad de la Argentina para ser un país desarrollado, la inflación y la frustración popular ante los partidos políticos tradicionales. Curiosamente, no se trata de una charla con eje en la actualidad, sino en la reciente publicación del libro “Las revistas políticas argentinas desde el peronismo a la dictadura (1973-1983)”. En el cual Borrelli estudia la posición editorial de “Extra”, “Cuestionario”, “Carta Política”, “Redacción”, “Panorama”, “Somos” y “Línea” ante acontecimientos clave de la historia de esos años. Un trabajo cuyo interés central radica en que las publicaciones seleccionadas abarcan un amplio abanico ideológico y periodístico. Sobre este punto y otros, el autor dialogó con este medio.

 

Foto: Archivo

 

-¿Cómo hiciste la selección sobre todo considerando que se trata de una etapa en la cual se produjeron muchísimo hechos sociopolíticos muy trascendentes?

 

-Por una parte, traté de tomar acontecimientos en sí muy relevantes desde el hoy, desde el presente, como el Mundial de 1978, la Guerra de Malvinas, el Golpe de Estado de 1976. Y otros muy relevantes para los contemporáneos, que supusieron una mirada atenta por parte de las revistas como el conflicto interno en el peronismo, qué ocurrió al final con el pacto social durante el gobierno de Isabel Martínez de Perón, la visión que tenían las revistas sobre las disputas entre los sectores que se consideraban más moderados de la dictadura con otros más duros. Es decir, temas que hacen más a la discusión de la época. Traté de buscar un equilibrio entre ambos aspectos. También a veces se hizo la selección considerando los temas a los cuales las revistas le daban más relevancia. Hay revistas que tienen una orientación más económica, otras menos. Más allá de que los temas clave, en general, son reflejados por todas, también uno mira los énfasis que cada una de las revistas les da. Obviamente quedaron algunos temas afuera, pero el libro es bastante abarcativo.

 

Foto: Archivo

 

-¿Ese lapso que tomaste coincide con un auge de lo que fueron las revistas políticas en el país? 

 

-El auge se dio más de los ‘60. Sí podríamos hablar de auge durante la etapa del peronismo, cuando resurgen. Hay revistas que se editan por primera vez como “Redacción” o “Cuestionario”. En la dictadura no hay un auge, pero muchas se mantienen. Lo interesante de la etapa dictatorial es que, pese a que la cuestión política queda reducida muchísima, dado que la actividad política estaba suspendida, estas revistas se siguen publicando. Y hay algunos temas que se discuten allí que no aparecen en diarios nacionales, que obviamente estaban más expuestos a cualquier represalia o sobre ellos había una mirada más atenta. Las revistas políticas tienen esta posibilidad de tocar ciertas temáticas, obviamente respetando siempre los límites del disenso y los condicionamientos de la época. Pero la etapa de auge la situaría más en los ‘60 y a principios de los ‘70.  

 

Miradas diferentes

 

-Tomaste revistas que están ideológicamente muy separadas entre sí, con visiones muy diferentes. ¿Mostraban los mismos temas o había algunos que eran invisibilizados por algunas y mostrados por otras?

 

-En principio, lo que reúne a estas revistas es que tienen una orientación comercial, de kiosco. Se dirigen a lectores en algunos casos diferentes, en otros casos no y se los disputan. Después, desde el punto de vista ideológico y de los intereses, hay diferencias. Hay temas que sí son compartidos y otros respecto a los cuales los énfasis son muy diferentes. Por ejemplo, una revista como “Línea”, que sale en 1980 ligada al revisionismo tiene unos énfasis diferentes a una revista como “Somos”, muy ligada a la dictadura en ese momento. Pero revistas como “Extra” de Bernardo Neustadt y “Redacción” de Hugo Gambini, comparten muchas temáticas e intereses. Depende de cada revista, se pueden observar acercamientos o puntos muy diferenciados. Lo interesante es que cada una apela a recursos periodísticos y gráficos para captar a un lectorado. No hay un público cautivo, hay un interés comercial, hay que captar publicidad. Revistas como “Extra” y “Redacción” tratan de mantener una buena relación con el empresariado, porque es el que pauta allí. Son revistas que dependen de la publicidad. El caso de “Cuestionario”, de Rodolfo Terragno, es muy diferente en ese sentido porque tiene una posición ética respecto al tema y declara públicamente no tener ninguna relación con sus avisadores.  

 

Foto: Archivo

 

Temas que siguen en agenda

 

-Muchos de los debates que se abrieron en la época que tomás para tu trabajo parecen estar, de alguna manera, presentes en la actualidad. ¿Cuando desarrollaste el trabajo de campo pudiste ver eso?

 

-Habría como un gran tema, que es una suerte de imposibilidad de la Argentina para ser un país desarrollado, en crecimiento. La pregunta sobre los motivos de la Argentina fallida, la Argentina que tiene todo para crecer. Una pregunta que siempre reaparece la vemos en los ‘70, con diferentes discusiones. La inflación, otro tema inveterado, que es permanente en la Argentina. El tema de la frustración con respecto a los partidos tradicionales, que tiene mucho que ver con las causas del Golpe de Estado. Hoy en día la democracia no se discute, en ese momento se discutía, si era un sistema que en Argentina podía desarrollarse. Esas discusiones las podemos ver como grandes temas que permanecen. Después hay otras que no, como la violencia política y el rol de las Fuerzas Armadas, que son bien de la época. 

 

Un formato que ya no existe

 

Foto: Archivo

 

-¿Existe hoy algún tipo de medio de comunicación tradicional o en los nuevos medios que propongan un rol similar al de aquellas revistas políticas?

 

-Es muy escaso el espacio. Primero porque cambió mucho la valoración de la política y de lo político. En términos generales, en los ‘70 la valoración de lo político era positiva y toda persona que quería tener una intervención pública debía tener un posicionamiento político partidario. Había muchos más espacios para reflexionar sobre eso. Hoy en día, hay pocos espacios y tienen otro formato, más vinculado con el entretenimiento, no reflexivo. 

 

Foto: Archivo

 

 

 

 



 




Diario El Litoral - Copyright 2021