El Litoral Santa Fe - ellitoral.com   Imprimir esta página
Link completo de la nota: www.ellitoral.com/index.php/id_um/320570

WhatsApp 3425 080710 - Mail: [email protected] 25 -09-2021
Llegan cartas



Acción solidaria en el departamento Constitución

 

Equipo de Amigos Solidarios

 

Me comunico por esta vía con el fin de informarles que el próximo 2 de octubre nuestra organización estará llevando a cabo una acción solidaria doble en el departamento santafesino de Constitución. El Equipo de Amigos Solidarios (EAS) llevará donaciones a un geriátrico en Peyrano, luego de lo cual se trasladará a General Gelly para asistir en el SAMCO, el centro médico del pueblo.

 

A través de la presente queremos que los habitantes de todo Constitución puedan estar al tanto de esta acción colaborativa y, si es posible, sumarse a ella.

 

El EAS es una organización sin partidismo político ni fines de lucro, la cual cada mes selecciona una persona o institución social para ayudarla en su día a día y ofrecerle herramientas que puedan ser útiles para su futuro.

 

Muchas gracias por el espacio.

 

****

 

Ser ciudadano hoy

 

DR. MARIO PILO

 

"Resulta cada vez más difícil asumir y asumirse en la condición sociológica y naturaleza político-jurídica de ser ciudadano en el Estado-ciudad posmoderno, sumido a su vez en su propia paradoja inercial. Cada vez más débil e ineficiente en servicios y ausente frente a los grandes poderes económicos y políticos, y cada vez más autoritarios, frente a los más débiles eslabones societarios, en el ejercicio de sus legítimos recursos. Y la ciudadanía es un reconocido derecho humano de quinta generación, reconocido además en los artículos 42 y 43 de la Constitución Nacional. Así observamos, empero, con desesperanza en todos los órdenes, una ineficiencia de servicios, pero una fuerte presión tributaria. Una incomprensión de los problemas reales del ciudadano con obvias soluciones demoradas, pero una rapidez mediática en las excusas, que a nadie convencen. Un ejemplo es mejor que mil palabras. Un hecho simbólico vence mil teorías inocuas. Argentinos a las cosas, nos apostrofaba hace años Ortega y Gasset. Y efectivamente, hoy el ciudadano no puede conformarse con ser un número de serie para votar. Debe protagonizar más que nunca su naturaleza, conocer sus derechos, reclamarlos, ejercerlos, sin violencia ni dañando derechos de otros ciudadanos como él y tan lejos del Estado como él. En palabras del maestro argentino Gordillo: cada individuo que ante la arbitrariedad de un funcionario lo individualiza, lo personaliza, lo desmitifica y lo ataca concreta y personalmente con todos los medios administrativos, penales y civiles a su alcance tiene aun en el supuesto extremo de no lograr solución al problema inicial que se le causara, la seguridad de haber dejado terreno fértil, para que en él sí germine, sin duda, la próxima personalización y ataque concreto que otro individuo venga a hacerle, que puede ser nuevamente él mismo; donde una vez más, en palabras de Séneca, no castiga por venganza de lo pasado, sino por remedio de lo venidero. Claro está que ser ciudadano es también cumplir la ley, los deberes de convivencia, dejar de lado la arrogancia individualista, la viveza criolla; practicar solidaridad en acción diaria. En definitiva, saber convivir. No en el laissez faire, laissez passer, de los franceses, sino en la acción legal, solidaria y constructiva, como dice Kant: obra de tal manera, que tu obrar pueda constituirse en una norma de comportamiento universal. Claro está que en los tiempos que se viven generan una nueva sociopatía, la anomia social, que produce por un lado violencia y por el otro inacción, desidia, alejamiento. Mientras algunos seudociudadanos se vuelven depredadores sociales, el gran resto mira para otro lado. Y ser ciudadano es exigir, protagonizar y aun castigar con el voto, o la destitución a funcionarios y magistrados que no cumplen con sus deberes. Y no volver a votar a los que ya incumplieron como muchos de los que se presentan en estas nuevas elecciones".

 

****

 

Atención médica

 

ASIDUA LECTORA

 

"Esto es llegar al extremo de la desesperación. Yo quiero sacar a la luz todo lo que está pasando con las personas mayores, los enfermos, con las obras sociales, con los sanatorios, etc., porque es algo que no tiene explicación, aunque ellos nos dicen que es normal. Por ejemplo, a mí el traumatólogo me mandó un estudio porque ya no puedo ni caminar y los dolores me tienen mal, son insoportables. Cuando fui a pedir turno para el estudio me dijeron que tenía que esperar 7 meses. Entonces, opté por ir y pagar más de $ 5.000 para hacérmelo particular. Pero resulta que cuando luego fui a sacar el turno para que el médico viera, tanto a ese estudio como a unas radiografías, me lo dieron para dentro de un mes y medio en el sanatorio donde me hago tratar. Yo me pregunto: ¿cómo puede ser? Pagué un estudio para acelerar las cosas... En un mes y medio puedo curarme sola, empeorarme... al punto que el estudio no me sirva más, porque quizás esté peor de cuando me lo hicieron... Cuando les pregunté por qué tanto tiempo (siempre la comunicación es por WhatsApp) me contestaron que es normal... Que los turnos pueden ser de hasta 3 meses... Que el traumatólogo va una vez por semana al sanatorio. Para colmo, ahora, el día que él atiende cae feriado, así que se corren más días aún. O sea que esa semana no está... Yo soy afiliada al Pami, entonces pregunté si por ser de esa obra social me pasa esto y me contestaron que 'sucede con todas las obras sociales'. Pero yo tengo familiares que trabajan y tienen otras obras sociales y me dijeron que no es así. Esto es algo que no tiene nombre. Estoy desesperada porque no aguanto los dolores y no sé para dónde ir. No puedo moverme mucho. No sé si tengo trombosis o algo en los huesos... No puedo esperar un mes y medio para que el médico lo vea. Cuando uno escribe al WhatsApp del sanatorio no contestan, lo hacen a los 5 ó 6 días... ¿Hay un solo traumatólogo en ese sanatorio?, ¡¡¿puede ser que trabajen así, una vez por semana?!!, ¡¡un traumatólogo, nada menos!! Esto estamos pasando con el Pami. Es terrible".



 




Diario El Litoral - Copyright 2021