Edición del Viernes 09 de marzo de 2001

Edición completa del día

Edición impresa del 09/03/2001 | Área Metropolitana Área Metropolitana

Area Metropolitana: AREA-01

La Municipalidad pidió el
desalojo de los piqueteros

Eduardo Salva. CONFUSIÓN. El reclamo de los desocupados de Barranquitas Sur obedecía a un problema con Nación por planes de empleo.

Interviene la Justicia Correccional y obedece a los incidentes que se repiten a diario: los piqueteros intentan cobrar "peaje" a contribuyentes y personal municipal.


La Fiscalía Municipal pidió a la Justicia Correccional que desaloje a los piqueteros que desde hace prácticamente tres semanas ocupan el frente del edificio de calle Salta.

En el escrito, que fue presentado esta mañana, se deja constancia de los incidentes que se vienen registrando con los contribuyentes y con el propio personal municipal.

La otra condición que invoca Fiscalía es el carácter permanente que fue adquiriendo la manifestación de los desocupados que mantienen instalada una carpa en la plazoleta continua al estacionamiento de la Municipalidad.

Mientras la Justicia resuelve el pedido de Fiscalía se hicieron las sucesivas denuncias policiales, cada vez que uno de estos incidentes se registraba en el ingreso o adyacencias del municipio.

Con respecto a estas denuncias, El Litoral pudo dialogar con una empleada del Concejo Municipal, Sandra Sorbellini, quien ayer fuera amenazada por un piquetero cuando salía del Palacio Municipal junto a una de sus hijas, hecho que fue oportunamente comunicado a las autoridades policiales.

La damnificada explicó que "ésta es una historia que se repite en mi caso, porque una primera vez tuve inconvenientes con los piqueteros a la salida de mi trabajo al mediodía. Pero lo de ayer por la tarde fue distinto porque estaba con la nena de seis años".

Queremos trabajar tranquilos


Con respecto al incidente, comentó que "últimamente no estaciono más en el frente de la Municipalidad sino en una playa. Pero ayer paré mi auto en la explanada y una persona se paró delante de la puerta, me pidió dos pesos directamente, y cuando le dije que no tenía me empezó a insultar y no me dio tiempo a darle una respuesta. Al pedirle que no dijera esas cosas frente a la nena, me dijo que me iba a patear el auto y se enardeció más de lo que estaba y comenzó con las amenazas".

Sorbellini continuó con su relato: "El hombre no me escuchaba y creo que estaba alcoholizado. No había nadie sino todos los piqueteros a mi alrededor. Como siempre, el personal policial estaba adentro, entonces entré a buscarlo, y cuando salimos el piquetero ya se había ido. Pude hacer esto porque llamé a una amiga para que cuidara a mi hija. Todos los que estaban alrededor se burlaban".

Por último, advirtió que "este sistema de cobro de `peajes' no es algo nuevo, pero ahora es todo más violento y además nos roban. Antes se controlaban entre ellos mismos. La policía está de puertas para adentro, y los que tenemos contacto con los piqueteros somos los que trabajamos en la Municipalidad. No quiero generalizar y decir que ocurra esto con todos los piqueteros pero nosotros queremos trabajar tranquilos".

Protesta


Nuevamente un grupo de piqueteros cortó las calles lindantes a la Municipalidad (Salta y 1º de Mayo) y la zona del microcentro se vio entorpecida con respecto al tránsito. En este caso se trató de cerca de 50 personas del Movimiento de Desocupados de Barranquitas Sur.

Carros tirados por caballos y bicicletas permanecieron en dicha intersección hasta aproximadamente las 10.15, cuando la Dra. Josefina Pighín -asesora de Promoción Comunitaria de la Municipalidad- los recibió en la explanada. Mientras tanto, la guardia policial continuaba realizando sus tareas de prevención de ilícitos en el hall del Palacio Municipal.

En esta oportunidad, los piqueteros cuestionaban que se les exigiera presentar una nota para pedir una audiencia y completar unas planillas para programas de empleo correspondientes a un relevamiento de los beneficiarios. Pero no pudieron advertir que la Nación era el estamento que les imponía esos nuevos requisitos y, por lo tanto, eso no era competencia de la Municipalidad.

Esperaban que los recibiera Leonardo Ossenda, subsecretario de Promoción Comunitaria, porque, si no, amenazaban con continuar con esta medida de fuerza e -incluso- cortar esta tarde el ingreso a la ciudad por la autopista, por calle Iturraspe.

Finalmente, la Dra. Josefina Pighín, asesora de Promoción Comunitaria, dialogó con ellos y les sugirió que completaran esa nueva ficha que les exigía la Nación porque se trataba de un registro para cada beneficiario.

Otros testimonios


  • "Cada vez la presión es mayor y existe el temor de la agresión física si es que uno no accede a pagar el `peaje'. Además lo pueden golpear o robar si no se los ayuda... Desde enero es notable cómo creció la presencia de piqueteros, y, como no hay respuesta oficial, se la agarran con el personal", Juan Manuel, empleado municipal.


  • "Hemos vivido muy malas experiencias o directamente maltrato por parte de los piqueteros cuando uno no tiene dinero para darles. Al principio cuando ellos llegaron acá no nos pedían, pero ahora preferimos entregarles algo para no tener problemas. Tenemos miedo", Delia, agente municipal.


  • %s

    "Lo que hay que tener en cuenta es que muchas de nosotras venimos a la Municipalidad en diferentes horarios y a toda hora están ellos. Hay una notable sensación de inseguridad. Además esto es un problema para todos los vecinos y comerciantes de la zona, no sólo para los empleados municipales", Martha, agente del Concejo.




  • Compartir:
    Imprimir Compartir por e-mail
      
    Necrológicas Anteriores

    Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?