Edición del Domingo 16 de mayo de 2004

Edición completa del día

Edición impresa | Deportes | Fixture | Resultados Deportes

Deportes: DEPO-07 Al borde del abismo
Rafaela perdió 0-1 con Banfield y su sueño de permanecer en Primera es cada vez más lejano. Los de Piazza no jugaron bien frente a un rival de gran jerarquía. El único tanto del partido fue de penal y lo marcó Bustos Montoya.


Rafaela (Enviado Especial).- Seguro, confiado, acaso exhibiendo con fidelidad la silueta de aquel que sabe muy bien lo que está diciendo y por eso no necesita levantar la voz. Así había empezado Atlético. Con la pelota en su poder. Recorriendo las primeras imágenes de la tardecita en el campo visitante. Dio la sensación, por entonces, de que el gol llegaría por decantación. Y era cuestión de inercia el advenimiento de una nueva victoria de Atlético para seguir soñando con la permanencia.

Sin embargo... Hubo otro final. Con el calor y el color de Banfield. Que transformó la cancha de Rafaela en una caja de resonancia plena de gozo. Porque los de Falcioni gritaron una vez y eso les alcanzó para soñar con la participación en la Copa Libertadores. Le salió redondo a Banfield. Y Rafaela, pese a buscar continuamente, pese a llegar con claridad al arco de Barbosa, ni siquiera pudo subirse al empate. Y justo ahora, cuando más necesita de un triunfo, dejó pasar una nueva e inmejorable oportunidad en el Monumental.

Pero el 0-1 de Banfield no sorprendió. Ni nació de la casualidad ni salió a escena en algún instante postrero.

Primero, Rafaela equivocó el camino. Porque creyó ver el gol antes de terminar cada jugada, porque se apuró, porque falló en la definición, porque chocó con algunos rendimientos ajenos de buen nivel (Civelli, González, Leiva y Palacio) y con otros rendimientos propios que en ningún momento llegaron a levantar vuelo. Después, Banfield se animó. Empezó a progresar con la pelota a espalda de los volantes rivales. Y cuando llegó el gol de penal de Bustos Montoya parecieron liberarse los miedos y los cuidados. Fue, a partir de entonces, cuando se multiplicaron los esfuerzos, cuando creció la autoestima. Y no volvieron a emerger aquellas diferencias del comienzo. Que quizás se encuentren más cerca del contexto general en el que suelen vivir Rafaela y Banfield, pero como este juego reniega de las perfecciones, a veces sucede esto. Y no hay milagro ni nada que se le parezca. Hay factores psicológicos. Hay imponderables.

Piazza le había señalado el sector derecho a Juárez para que abriera el juego por ahí, mientras que Di Lorenzo partió desde el centro a la izquierda. Pero no hubo caso ni cuando ingresaron Del Bono y García. Aquellos cambios marcaron un desequilibrio en tres cuartos de cancha pero no dieron resultados en la red. Ni siquiera las excursiones de Semino desde el fondo de la cancha pudieron torcer la historia. Y entonces se sucedieron los cambios sobre la marcha. Y nada. Rafaela seguía igual, mientras que Banfield, crecía y crecía.

La luz que aportaba Del Bono no era suficiente. Los volantes ya no sorprendían. Los defensores, salvo Semino, se desordenaban con facilidad y Medrán seguía sumando puntos para convertirse en figura.

Rafaela tenía varios minutos para volver a ilusionarse. Y en realidad, no logró nada.

Palacio tuvo el segundo pero la pelota reventó el palo derecho de Medrán. A Banfield, por su simpleza y su efectividad le alcanzó para justificar la victoria. ¿Rafaela? Semino cortó todo lo que pudo, Celaya no distribuyó con claridad y Araujo que jugó con perfil cambiado cometió un grosero error que derivó en el gol de Bustos Montoya. Los laterales perdieron mucho más de lo que ganaron. Los delanteros nunca encontraron la manera de quebrar las buenas y pocas atajadas de Barbosa. Del Bono terminó sumergido en la confusión general. Y la dupla Villa-Jiménez terminaron atrapados entre la inoperancia ofensiva de su equipo y su propia incapacidad para definir. Esta vez los cambios en Atlético no cambiaron nada. Y así se le terminó en gran parte la ilusión de permanecer en la categoría, salvo que ocurra un milagro.

Juan Carlos Haberkonjchaberkon@litoral.com.ar

Síntesis


Atlético de Rafaela 0

Banfield 1


Cancha: Atlético de Rafaela.

Árbitro: Gustavo Bassi.

Atlético de Rafaela: Medrán; Araujo, Celaya y Semino; Rodas, Césaro, Barrientos; Juárez y Di Lorenzo; Villa y Gandín. AS: Barovero. Estuvo en el banco: Bovaglio. Director técnico: Osvaldo Piazza.

Banfield: Barbosa; Barraza, Ortiz, Civelli y Núñez; González, Leiva, Giménez y Bilos; Palacio y Bustos Montoya. AS: Bologna. Estuvo en el banco: Quiroga. Director técnico: Julio César Falcioni.

Gol: en el primer tiempo, 35 min. Bustos Montoya (B), de tiro penal.

Cambios: en el segundo tiempo, 7 min. Del Bono por Di Lorenzo (AR); 25 min. Federico García por Juárez (AR); 29 min. José Luis Sánchez por Bustos Montoya (B); 34 min. Daniel Jiménez por Gandín (AR); 36 min. Amato por Palacio (B) y 47 min. San Martín por Leiva (B).

Amonestados: Semino, Barrientos (AR); Barraza, Civelli, Núñez, Leiva y Sánchez (B).

Bajo la lupa


MEDRÁN (6): fue el jugador más seguro y confiable de Atlético. Si Banfield marcó un solo tanto fue por la buena labor que desempeñó durante los noventa minutos.

CELAYA (4): entre Bustos Montoya y Palacio lo enloquecieron y por eso la pasó muy mal. Los nervios lo traicionaron después del tanto que marcó Banfield y por eso desapareció del juego.

SEMINO (6): volvió a su lugar original como líbero en línea de tres. Cumplió con orden y mucho sacrificio. Cuando pudo, se asoció a los jugadores de ofensiva y por eso fue partícipe de algunas llegadas claras.

ARAUJO (4): mal en la marca y aun peor con la pelota. Jugó como stoper por izquierda, algo que no lo favorece por ser diestro. Le cometió el penal a Bustos Montoya que terminó en el único tanto del partido.

RODAS (5): más no se le puede pedir a un jugador que dejó todo en la cancha. No fue claro con la pelota en su poder, pero en todo momento se mostró como salida por su sector.

CÉSARO (6): hasta donde pudo, canceló el sector central. Ya en la parte final salió más decidido a buscar el arco rival y ahí lo complicaron bastante.

BARRIENTOS (5): lo del primer tiempo fue paupérrimo. Adrián González le ganó todos los mano a mano que se propuso. Ya en el segundo, fue salida y también tuvo llegada cuando se juntó con Del Bono o García.

JUÁREZ (5): jugó bien los primeros quince minutos de cada tiempo y eso sólo no alcanzó. Buscó a Villa y Gandín con algo de desprolijidad. Fue uno de los que más sintió el impacto del tanto de Banfield.

DI LORENZO (4): no fue ni la sombra del jugador que marca un surco por el sector izquierdo en cada partido. Sintió la marca de los muy buenos valores de Banfield.

GANDÍN (5): buscó por todos lados y no pudo quebrar la férrea marca de los defensores rivales. No se le podrá reprochar nada con respecto a la entrega.

VILLA (4): se dejó absorber con facilidad por Barraza, Civelli o Leiva. Lejos del delantero goleador que todos conocen. Nunca encontró el socio ideal para llegar con claridad al arco de Barbosa.

DEL BONO (5): su ingreso sirvió para darle mayor movilidad al ataque. Lástima que no pudo conectar una pelota que llevaba destino de red.

GARCÍA (5): un aporte distinto para lo poco que había ofrecido su antecesor. Por arriba buscó a Jiménez pero el "9" no pudo conectar.

JIMÉNEZ: su ingreso no modificó el mal momento de Rafaela.





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores

Recomendadas

De cementerio y vivero a parque: El "Garay" cumple 80 años -  -
Área Metropolitana
Puso en alquiler una casa y todo terminó en un infierno - Pese a la actuación de los bomberos el fuego destruyó por completo la vivienda  -
Sucesos
El prontuario de uno de los sospechosos por el crimen de Villa California -  -
Caso Pinos: el abogado de Colón está en Ecuador -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?