Edición martes 31 de mayo de 2005

Edición completa del día

Edición impresa del 01/12/2019 | Todos los Títulos

García Márquez, emisario entre Clinton y Castro

Télam-SNI

El escritor colombiano y Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, actuó en 1997 como emisario secreto entre el presidente cubano Fidel Castro y su par norteamericano Bill Clinton, facilitando el intercambio de información sobre una supuesta conspiración terrorista que amenazaba por entonces a Cuba y Estados Unidos.

El autor de "Cien años de soledad" contó en un texto, divulgado por la página web del diario colombiano El Tiempo, cómo hizo llegar al entonces mandatario Clinton un documento sobre actos de terrorismo contra sitios y aviones cubanos orquestados desde Estados Unidos por cubanos exiliados en ese país.

Según García Márquez, los temas del mensaje eran, entre otros, "complot terrorista, complacencia relativa por las medidas anunciadas el 20 de marzo para reanudar vuelos a Cuba desde Estados Unidos, rechazo argumentado de Cuba a la ayuda humanitaria y reconocimiento por el informe favorable del Pentágono sobre la situación militar de Cuba".

De acuerdo al texto, Cuba había descubierto a fines de los 90 la existencia de un "siniestro plan terrorista" que fraguaban elementos anticastristas asentados en Miami y solicitó a García Márquez que ejerciera de emisario secreto ante Clinton para denunciarlo.

"Aquella noche tomé conciencia de que mi (programado) viaje a Washington había sufrido un giro imprevisto e importante", detalló en el informe el escritor colombiano, quien admitió que "ni el pudor que me sobra ni la modestia que no tengo" le han permitido olvidar su misión secreta en Washington.

"No llevaba notas personales, pero conocía el mensaje al dedillo", precisó García Márquez, quien ya contaba con alguna experiencia en ese tipo de gestiones.

Durante la crisis migratoria de los balseros en 1994 y a petición del entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, el escritor colombiano había oficiado también como emisario ante Castro en una complicada pero exitosa negociación propuesta por Clinton, que puso fin a la crisis.

El relato, sin embargo, no describe los detalles del llamado "complot terrorista", aunque el escritor cuenta que estuvo nueve días en Washington en espera de una cita con Clinton, que no se concretó, y que el mensaje fue recibido por los altos funcionarios Richard Clarke, James Dobbins y Jeff Delaurentis.

Revelación

Hace unos días, Castro le escribió a García Márquez una carta en la que dice: "Tengo la imprescindible necesidad de revelar el maravilloso informe que me remitiste y lleva tu inconfundible estilo. Son como las memorias mías y pienso que las tuyas estarían incompletas si no contienen ese mensaje".

Según el periódico, la labor de García Márquez a fines de los 90 fue revelada inicialmente hace 10 días por Castro, quien en medio del debate en torno al exiliado cubano Luis Posada Carriles, señaló que la mediación del escritor con Estados Unidos era una muestra del acercamiento que hubo en el pasado entre La Habana y Washington, a fin de enfrentar el terrorismo.





Necrológicas Anteriores