Edición del Martes 27 de diciembre de 2005

Edición completa del día

Edición impresa del 27/12/2005 | Sucesos | Policiales Sucesos

Por robarle a su abuelo

Rosario (Télam).-Un joven de 24 años deberá pasar 12 años en prisión y además indemnizar a su abuelo, a quien golpeó e intentó ahorcar para robarle en su supermercado de la zona norte de Rosario hace tres años, según un fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de esa ciudad, informaron hoy fuentes judiciales.

El joven, que inicialmente había sido condenado por un juez de sentencia a una pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional, fue ahora duramente penado por la Sala III de la Cámara, adonde llegó la causa tras la apelación presentada por el fiscal a la anterior sentencia.

Ahora, el acusado deberá purgar una pena de 12 años de cárcel y además deberá devolverle el dinero robado a su abuelo y pagarle una indemnización.

El hecho ocurrió el 20 de noviembre de 2002, cuando Juan Carlos Vignales, quien hoy tiene 66 años, atendía junto con su esposa, Ana Baltazar, el supermercado Maribel, situado en Cordiviola 770, del tradicional barrio Arroyito, en la zona norte de Rosario.

La cara del mal

El comerciante, quien es suegro del arquero Roberto Bonano, actualmente en Alavés, de España, fue asaltado por dos jóvenes encapuchados, a uno de los cuales logró descubrirle el rostro y así estableció que se trataba de uno de sus nietos, Edgardo Gabriel Vignales.

Al verse descubierto, el joven le dijo: "Ahora te tengo que matar", tras lo cual atacó a su abuelo a golpes en la cabeza e intentó ahorcarlo con un cable de luz.

Pero la llegada de algunos vecinos alertados por los gritos impidió a los jóvenes matar a Vignales, quien fue derivado con una herida en la cabeza al hospital Español, donde se recuperó.

Edgardo Vignales fue detenido y sometido a juicio por el magistrado de Sentencia 5, Ernesto Genesio, quien en noviembre del año pasado lo condenó a tres años de prisión condicional y le impuso el pago de una indemnización de 1.700 pesos.

Vieja deuda

Es que para ese magistrado no había quedado acreditado el robo en el supermercado y además entendió que se había tratado de una pelea entre abuelo y su nieto, quien le reclamaba una deuda que tenía su padre por la venta de una moto.

Disconforme con ese dictamen, la fiscalía apeló y el caso fue a la sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, donde sus integrantes, Otto Crippa García, Elena Ramón y Ernesto Navarro, agravaron la condena, al entender que quedó claro que el joven y su amigo fueron a robar, atacaron al anciano con intenciones de matarlo y escaparon llevándose dinero del local.

Por esa razón, los jueces le aplicaron una pena de 12 años de cárcel por los delitos de robo e intento de homicidio calificado.

Además, incrementaron los montos de la demanda civil y ordenaron que el abuelo sea indemnizado con mil 1.000 en concepto de daño moral, otros 1.000 por daño material y la devolución de los 470 pesos entonces robados de su comercio.





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?