Edición del Miércoles 27 de junio de 2007

Edición completa del día

Edición impresa del 27/06/2007 | Opinión Opinión

Salto cualitativo para el Instituto Superior de Música
Por Graciela Daneri

El Nº 11 de una revista que ya ha logrado ser importante como material bibliográfico para distintas cátedras de otras casas de estudio del país, tanto para los que enseñan como para los que escriben, fue presentado en el Instituto Superior de Música de la Facultad de Humanidades y Ciencias-UNL. Y con un cambio de estatus: a partir de este número es una revista con referato, lo cual implica tener un consejo asesor más amplio, con una mayoría de representantes externos al ISM, muchos de ellos internacionales. Esto acredita mejor la revista, porque no sólo decide la inclusión o no de un trabajo, sino que el Consejo puede, eventualmente, hacer recomendaciones al autor para modificar, ampliar o desarrollar más algunos temas. Los especialistas convocados intervienen en el resultado final: esta gente prestigiosa no sólo presta su nombre, sino que también participa activamente mejorando la calidad científica de los trabajos.

La presentación se realizó en el salón de actos del ISM, con la presencia y las palabras de su director, Prof. Hugo Druetta; la decana de la FHUC, Prof. Liliana P. de Izaguirre; el Dr. Pablo Fessel, director editorial de la revista; Prof. Jorge Molina, ex director del ISM y bajo cuyo impulso se creó la citada publicación en 1989 y el maestro Dante Grela, a quienes acompañaron docentes y alumnos de la casa.>

Investigación y generación de conocimiento

El Prof. Druetta señaló a El Litoral que "tiene una gran importancia que esta publicación se haya mantenido en el tiempo, a pesar de todos los avatares por los que atravesó el país, y por tanto la universidad, y hayamos llegado a este Nº11, todo ello gracias al esfuerzo realizado por los directores que se sucedieron -Enrique Núñez y Mariano Cabral Migno- y los equipos editoriales encargados de gestionarla. Nuestro objetivo ahora es que esta revista tenga una periodicidad anual".

Tras recordar que concentra información y producción tanto de docentes de la casa como de reconocidos investigadores del país y del exterior, Druetta indicó que "por ello, una de mis primeras acciones al asumir la gestión fue crear la Secretaría de Investigación en orden a instalar con mayor fuerza lo iniciado por la revista: la conciencia de la investigación como lugar donde se genera el conocimiento y que puede ser en la propia casa y con el profesor con que se estudia. Esto potencia las cátedras, moviliza el interés en conocer más y sumarse a las tareas investigativas".>

-¿Se percibe ya este cambio del que habla? -Sí, esto es comprobable. Era un camino que no estaba instalado, que no formaba naturalmente parte de las acciones cotidianas del ISM. Suele darse que un instituto está más marcado por las acciones propias de un conservatorio, donde se tiende a tomar el conocimiento y a reproducirlo, pero la presencia de la actividad investigativa es algo propio de la universidad.

El proceso de formación no termina con la graduación

Según el director editorial de la publicación, Dr. Pablo Fessel, el hecho de que se haya transformado en una revista con referato, además de ser motivo de orgullo, es un paso más en su evolución.

-¿Cuál considera su mayor significación? -Es múltiple, pero la continuidad es trascendente. Cuando se creó yo no era docente del ISM, pero la posibilidad de retomar un proyecto previo dándole vida cuando cambian las autoridades y cambia la gente que trabaja en eso, habla a las claras de una continuidad institucional. Obviamente hay cambios, pero no para transformar el espíritu de la revista, sino para darle una mayor exigencia a la evaluación de los trabajos. Hasta hoy hubo un Comité de Lectura; el cambio implica ahora tener un Consejo Asesor, que es más amplio, con mayoría de representantes externos. -¿De qué investigaciones y experiencias surgen los trabajos que aparecen en esta revista? -En general, de investigaciones que se llevan a cabo aquí en el ISM, pero no hay una temática demasiado acotada, porque es una revista que se abre a todos los aspectos que están representados en diferentes materias, cátedras y proyectos de investigación del Instituto. Creo que la existencia de la revista da cuenta de una de las funciones básicas de la universidad, que es la producción de conocimiento. Es decir, los profesores no son sólo agentes de transmisión sino también de generación de nuevos saberes. Además, poseer una revista científica significa que el ISM es depositario de una instancia de difusión de ese conocimiento generado, lo cual implica una responsabilidad muy grande.Pensándolo también hacia el interior del ISM, a los alumnos les brinda una perspectiva mucho más amplia que la que puede ofrecer cada docente individualmente. Se trata de ver que hay un campo del conocimiento que está en producción, en creación, que se modifica, donde cada uno hace un aporte y que la revista es el escenario de todo eso. Las revistas son ahora el espacio privilegiado de plasmación de los resultados científicos. Como profesor uno no puede basarse sólo en lo que uno mismo ha producido. Tiene que apelar a fuentes ajenas y transmitirlas.A veces los alumnos tienen la impresión de que todo el conocimiento fuera algo que existe en una especie de más allá, en donde están los libros y cuyo proceso de creación es misterioso. Reciben el conocimiento como algo ya cristalizado. Por eso creo que ver, asistir, estar próximo a la generación de ese saber, como lo evidencia una revista, es para ellos una experiencia muy importante con vistas a tener conciencia de que el proceso de formación no termina con la graduación, y que uno no recibe esa formación de fuentes externas solamente, sino que la genera por sí mismo, en forma colectiva, con proyectos de investigación en equipo.

Multiplicación de la tarea docente

Por su parte, la decana de la FHUC, Prof. Izaguirre, mostraba su satisfacción al decir que "es un orgullo ver el esfuerzo que se realiza y las actividades tan prolíficas que tiene este Instituto. Cuando tuve entre mis manos el Nº 11, empecé a buscar el nombre de la revista y vi que no tenía ninguno, que sólo se llamaba Revista del ISM, lo cual para mí es un hecho absolutamente revelador del sentimiento de pertenencia a la institución de todos los que están trabajando aquí. Y esto es realmente algo muy auspicioso. Además, el referato ha marcado un avance en la calidad. Es para felicitar a los que llevaron esto adelante, porque no es poco: el docente multiplica su tarea en investigación, en publicación, en actividad de extensión. Y es tan poco reconocido...".





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores