Edición del Sábado 26 de julio de 2008

Edición completa del día

Edición impresa del 26/07/2008 | Campolitoral

Región: REG-08
La Guardia Rural
Orgullo Puma
No son rugbiers, pero se llaman igual. Y tienen una mística propia que es reconocida dentro de la fuerza y fuera de la provincia también. Campolitoral visitó la sede la Guardia Rural "Los Pumas", en Santa Felicia, departamento Vera, y dialogó con el jefe de la unidad, comisario inspector Eduardo Di Giovanni.

Néstor Fenoglio - nfenoglio@ellitoral.com

En su casi medio siglo de vida, la guardia rural Los Pumas se ganó un bien ganado prestigio: si bien no es la única misión que tiene, debe lidiar -y así fue desde su mismo origen- con un tipo de delito como el abigeato, que requiere alta especialización y sobre todo conocimiento del medio y de sus habitantes y productores. En los extensos y ásperos campos del norte, apenas poblados, y con fronteras de otras provincias "a tiro", es muy fácil que prospere el robo de ganado: es difícil controlar.

En su momento el gobernador Sylvestre Begnis respondió al pedido de productores continuamente afectados por el robo de sus animales, y creó un cuerpo específico, ya que poco podía hacer la policía "común" en esos amplios territorios hostiles. Desde entonces, y no sin problemas, Los Pumas fueron consolidando su razón de ser que hoy no se limita ni al abigeato, ni a la zona norte (tiene una treintena de delegaciones en toda la provincia), y extiende su accionar incluso a los campos del sur, donde la problemática es diferente.

En todo caso, han recortado su perfil netamente hacia "lo rural" y esa actividad le es tan reconocida que nuestros "Pumas" son formadores de colegas de otras provincias y también de países limítrofes que "se aprovechan" de su experiencia.

Campolitoral viajó hasta Santa Felicia, unos kilómetros al norte de Vera, donde tienen su sede Los Pumas, en un magnífico predio e instalaciones que fueron generosamente abiertas por el comisario inspector Eduardo Di Giovanni, con quien dialogamos. Compartieron la entrevista, el oficial principal Adrián Marcelo Baroni; Juan Augusto Fernández (cuyas dotes de guitarrero y cantor quedaron expuestas), el subcomisario Luis Retamar, Daniel Zalazar, todos de la fuerza, norteños y profundos conocedores de los Bajos y montes de la región. Por El Litoral, estuvieron representadas las dos familias propietarias: Néstor Vittori, que sorprendió a todos con el detallado conocimiento que tiene de la zona (donde vivió parte de su infancia en los campos de su abuelo materno) y José Caputto. Tuvimos un diálogo franco y abierto y disfrutamos de la hospitalidad de nuestros anfitriones. Aquí, parte del diálogo que mantuvimos con Di Giovanni.

-Comanda una agrupación diferente a las demás, con características muy específicas... -Sí, es cierto. La nuestra es una entidad emblemática, con una misión diferente de los demás. La guardia rural Los Pumas nace en el año 1962, por inquietud de los productores de la zona norte. El gobierno de turno por ese entonces era el del Dr. Sylvestre Begnis, quien mediante decreto ministerial se crea la guardia.Primero se radica en la zona norte, porque en esa época existía el abigeato, que pasaban animales a las otras provincias sin control de nada. Por eso se crean cuatro destacamentos y con el tiempo se va creando la guardia en toda la zona norte.Transcurrido el tiempo, en el año 1996, se pasa a la Dirección de seguridad rural con jurisdicción en todo el ámbito de la provincia. Hoy contamos con 28 secciones, una en la zona de isla que depende de la sección San Javier y también en La Gallareta. La Guardia Rural Los Pumas es única en Sudamérica como cuerpo especializado para combatir el abigeato y todos los delitos del campo. El productor realiza su denuncia por faltante de ganado en cualquier sede policial o tribunal y automáticamente es pasada a la Guardia y donde esta procede a su diligenciamiento. No es lo mismo trabajar en la zona centro, sur o norte ya que tienen sus particularidades.Por ejemplo: por estos días se encuentra una patrulla trabajando con 20 hombres en la zona norte por el tema de los lotes fiscales. Están haciendo por orden de la justicia competente y el Ministerio de Seguridad, a cargo del Dr. Cuenca, un monitoreo de los campos fiscales. La zona, como ustedes saben, es muy árida, hay mucho viento, mucha sequía y por eso se deben llevar todos los víveres necesarios porque la campaña puede durar 2 o 3 días. Me refiero a víveres para el consumo de la gente; agua, que es fundamental, y el suero antiofídico, ya que en la región predominan la yarará o la coral o cascabel que son las especies venenosas de la zona. -De hecho, se requiere un gran conocimiento de la zona. -La Guardia Rural es una fuerza utilizada por el Estado para acudir ante una denuncia por falta de ganado. Tenemos, desde luego, un personal capacitado con amplio conocimiento en el tema de marca, señales, rastrillajes. Conocemos la zona y también la idiosincrasia de la gente, lo que nos permite llegar al nudo de la cuestión. En pocas ocasiones se deja sin descubrir un hecho, ya que siempre se hace una inteligencia previa. Una vez que nos hacen llegar una denuncia, se pone en conocimiento de la autoridad competente y la Guardia actúa al respecto. Si hay que efectuar procedimientos o detener personas, se solicita la orden correspondiste y se actúa al respecto. En la provincia hay zonas de triple frontera, zona de islas de difícil acceso, montes, grandes extensiones de campo... ¿Cómo se manejan para cubrirlas? -Tenemos un personal de 525 personas dentro del cuartel y los destacamentos. En la zona de isla hay personas que se han criado a la orilla del río, que son baquianos y conocen muy bien la región. Lo mismo pasa con el norte, ya que la mayoría de la gente es de acá, de la zona. También tenemos la sección caballería en la que contamos con 47 animales, a los que se suman 12 animales más traídos desde Rosario. Tenemos dos oficiales que están exclusivamente dedicados a la enseñanza de los chicos nuevos. -Hubo cambios importantes de redistribución de gente con el nuevo gobierno. ¿Cómo es la situación en Los Pumas?-Hay movimiento de personas, claro... Yo tengo 29 años de trabajo, aquí, en la Guardia Rural y conozco su idiosincrasia. El 80% es norteño y conocemos el sufrimiento. Hoy, en la actualidad, hay personas que son de la ciudad de Vera y están prestando servicios en Rufino y Venado Tuerto. Imagínese la distancia que tiene que recorrer el guardia par aprestar servicio. Pero forma parte del orgullo de pertenecer a esta fuerza. Nosotros estuvimos en todas. Nos han llamado a Santa Fe, la última vez fuimos 200 hombres y la anterior 150: ningún problema. Estuvimos prestando servicios y la policía y el ministro conformes con nuestro trabajo. Nosotros siempre vamos a estar a la entera disposición de quien nos solicite. ¿Le duele que, ante casos resonantes de abigeato, se llegue a cuestionar la existencia de la fuerza? -Yo digo que la provincia tiene diferentes características en su terreno: la zona sur cerealera, el centro lechero y la del norte ganadera. Y siempre son los criadores del norte los que tienen los terneros de invernada que van luego a la zona sur. Hay movimiento permanente. Y aquí siempre va a ver abigeato. Es por eso: acá está la hacienda. En los años 60 fue por eso creada la guardia rural. Desde que yo ingresé que se viene hablando que era una fuerza de choque, que la van a llevar a Santa Fe, que la crearon para esto o para aquello. La guardia rural, nació acá y seguirá acá, porque tiene su razón de ser... -El verdadero delito de la zona norte es el abigeato, ¿verdad? -Es el abigeato, sí, en la zona norte es donde está los campos en que se hace la cría del ternero. El verdadero cuestionamiento del productor es que si se va la guardia o desaparece, van a quedar aislados y volverán los problemas de antes.

Proyectos y necesidades

"Estamos funcionando con un parque automotor de 40 unidades; en el gobierno anterior fueron entregadas las camionetas que ya han cumplido su vida útil. Tuvimos una reunión con los jefes de policías y existe la posibilidad de que este nuevo gobierno, como ya lo anunció el ministro y el gobernador, van a entregar nuevos vehículos y otros elementos para la fuerza, así que confiamos en nuestro jefes. Estamos a la espera de viajar a Santa Fe para ir a recibir lo que nos entreguen y ponerlo a disposición de los productores".

Intercambio

"Siempre tenemos pedidos, solicitudes o pedidos de colaboración de otras provincias o la legislación nuestra -La Guardia Rural- para que ellos formen en sus policías cuerpos similares. Los muchachos estuvieron hace unos días en Salta. Yo, en años anteriores, tuve la oportunidad de hacer un curso de patrullamiento rural y abigeato en el Estado de Río Grande Do Sul, Brasil, donde estuve 34 días y también fui con un sargento de aquí, Rubén Pizano. También tuve la oportunidad de dar cátedra en Uruguay y en Santana, Brasil. Así que siempre tenemos visitantes que quieren conocer cómo trabajamos y tratamos de darle una mano a quien lo requiere." Eduardo Di Giovanni.





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores