Edición del Sábado 20 de diciembre de 2008

Edición completa del día

Cuando las Fiestas no son tan felices - Edición Impresa - Escenarios & Sociedad Escenarios & Sociedad

SE INCREMENTAN LOS CASOS DE FOBIA SOCIAL

Cuando las Fiestas no son tan felices

La historia es repetida: diciembre mezcla alegría y reencuentros con conflictos, angustias, fobias y emociones varias. Las claves para vivir este momento lo más plenamente posible.

1.jpg

“Inevitablemente, el fin de año es una instancia de replanteos, donde se agudizan sentimientos de angustia y se tiende a hacer un balance que no siempre deja saldos positivos”, opina el especialista.

Foto: ARCHIVO EL LITORAL

DE LA REDACCIÓN DE EL LITORAL

cultura@ellitoral.com

El doctor Roberto Ré, psiquiatra y director de la Red Sanar, ONG dedicada a la asistencia en ansiedad, fobia, pánico, estrés y depresión, presentó un informe sobre los trastornos mentales más frecuentes en este período del año.

“Las fobias son miedos irracionales o desproporcionados que anidan en nuestra mente y se manifiestan corporalmente. La más habitual es la fobia social, entendida como el temor a ser evaluado negativamente o hablar en público, a relacionarse con un desconocido, rendir un examen o acudir a un encuentro o fiesta”, especificó.

Para estas personas, las fiestas de fin de año pueden ser una tragedia, dado que esta oportunidad moviliza angustias no resueltas previamente. Ante esta situación, una respuesta habitual es el aislamiento social.

El especialista opina que “muchas fobias, como la social, pueden a su vez ser el inicio de adicciones como el alcoholismo, dado que durante esta época se consume todo tipo de bebidas para “festejar”. Estas personas encuentran, en la desinhibición que provoca el alcohol, un reforzador negativo de su baja autoestima, como también de las conductas evitativas e inseguras, ansiosas o depresivas”.

Diciembre: una locura

La llegada de fin de año trae aparejadas miles de tareas: la organización de las fiestas, las corridas para comprar regalos, los saludos a los vecinos o amigos olvidados, viajes y visitas de familiares, aumento en las comunicaciones interpersonales, entre otras.

“Algunas veces, la falsa alegría está presente dado que viejos resentimientos siguen operando ocultos bajo disfraces, tapados por “caretajes’ que el alcohol destapa, dando lugar a la tragedia de hechos o de palabras, como a la ruptura de los vínculos de amor”, afirma el psiquiatra.

Todo esto genera presiones que producen un aumento de irritabilidad y malhumor. Según los especialistas, en diciembre abundan las consultas médicas por contracturas, angustia, tensión e ira, trastornos del sueño,dolores de espalda y cabeza, cansancio crónico, depresión, hipertensión arterial y malestares físicos en general. En las guardias de los hospitales aumentan las consultas relacionadas con alcohol, violencia y muertes.

Esta época del año está impregnada de una sensibilidad especial. Mientras algunos le temen a la soledad, otros eligen estar la noche del 24 y del 31 sin compañía, para evitar todo tipo de conflicto vincular. Incluso hay personas que tratan de aislarse, o de viajar a lugares donde no haya conocidos.

En las últimas décadas aparecieron nuevos modelos, como los encuentros multifamiliares, de amigos o parejas. Lo importante, aseguran los profesionales, es estar acompañado para paliar la tristeza o compartir la alegría.

NOCHE DE PAZ, NOCHE DE AMOR

Algunas personas, en esta época del año - según el momento de la vida que transitan - se encuentran solas, enfermas, deprimidas, desesperanzadas, incomunicadas, con duelos no resueltos.

“Se llama duelo a toda pérdida no asumida o en fase de elaboración, que puede ir desde el acontecimiento más dramático de la vida -como es la muerte de un hijo- hasta la pérdida del cónyuge, jubilarse o quedarse desocupado”, explica el médico.

“El recuerdo de los seres queridos que ya fallecieron suele ser en estos días más angustiante aún, por lo tanto se produce el fenómeno de reforzamiento negativo, se agrava la ansiedad y se intenta evitar el recuerdo y todo lo que lo evoque, instalando el proceso de fobia a las fiestas”, define.

“Hay personas que, por su carácter de tipo melancólico, retraído, ensimismado y aferrado a viejas creencias, se mantienen en estado persistente de duelo y agravan el mismo con fobias antes de disfrutar de las ventajas y regalos que nos da la vida. Hacen culto enfermizo, obsesivo y hasta compulsivo a permanecer en estado disfuncional y perturbador, discurriendo su vida en un estado permanente de negación a la esencia misma de ésta que es la alegría en clave de amor”.

Para el especialista, “a estas personas no les resulta fácil “soportar’ la alegría, el placer y la felicidad, y les es muy difícil “aguantar’ a su vez el dolor, la enfermedad, la muerte como las pérdidas, por no haber aprendido a elaborarlas positivamente”.

“Estas personas se suelen aferrar a la falsa idea de que el sufrimiento es algo “extraordinario’, que viene de afuera a nuestra vida, y no que la vida es algo interior construido por ellas mismas como el buen humor, el encanto y la alegría, que debemos esforzarnos en desarrollar”.

+ información

Sobre la Red Sanar:

www.redsanar.org

///

ADEMÁS

Las claves

Para el médico, lo aconsejable para que las fiestas no resulten un sufrimiento es “evaluar qué estilo de vida se lleva y, si fuese el caso, consultar a un profesional de la salud, para poder bajar los decibeles y llegar con más reservas a esa fecha”.

Entre las claves, enumera:

* Llevar un estilo de vida saludable

* Vivir plenamente los reencuentros en clave de positividad

* Integrarse socialmente con emociones positivas

* Vencer las fobias, especialmente la fobia social

* Tener especialmente control con los abusos

* Desterrar la irritabilidad, agresividad y el malhumor

* Integrarse a los seres queridos

* Elaborar sanamente los duelos pendientes

* Cultivar el encanto por la vida

* Cultivar la sana alegría, en clave de amor


///

EL DATO

El Dr. Roberto Ré

es especialista en Psiquiatría. Posee un master en Neuropsicofarmacología Clínica; es miembro fundador de la Asociación Argentina de los Trastornos de Ansiedad y director de la Red Sanar, grupo con orientación humanista y cristiana, en el marco de la Pastoral de la Salud. Además es docente en la Universidad de Buenos Aires, en la Universidad Católica de Salta y la Universidad del Salvador.

///

ADEMÁS

Sobre la Red

La Red Sanar cuenta con más de 50 filiales en nuestro país y representantes en Brasil, Chile, Bolivia y México. Su misión es la psicoeducación para la prevención y asistencia de los trastornos de ansiedad, estrés, fobia, pánico y depresión.

Además trabaja en la formación de voluntarios, quienes -coordinados por un psiquiatra o psicólogo- colaboran en la recuperación del enfermo, proporcionándole una cura integral multidimensional en los aspectos físicos, emocionales, mentales, sociales, de valoración y espirituales.

 



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?