Edición del Sábado 05 de setiembre de 2009

Edición completa del día

Mis datos, mis datos... - Revista Nosotros Nosotros

salud

Conocidas como RCP, las técnicas de resucitación están destinadas a restituir el flujo de sangre y el bombeo del corazón. Es necesario que tanto médicos como socorristas y ciudadanos, sepan cómo actuar frente a una situación que requiere medidas inmediatas. fuente PRO-SALUD NEWS / foto EL LITORAL

Maniobras que salvan vidas

Conocidas como RCP, las técnicas de resucitación están destinadas a restituir el flujo de sangre y el bombeo del corazón. Es necesario que tanto médicos como socorristas y ciudadanos, sepan cómo actuar frente a una situación que requiere medidas inmediatas.

Fuente PRO-SALUD NEWS / foto EL LITORAL

“Por lo general los médicos se acostumbran a llevar adelante una gran cantidad de medidas para tratar de salvar la vida de una persona que ha sufrido un paro cardíaco, ya sea mediante abordaje endovenoso o intubación endotraqueal. Sin embargo, ninguna de estas técnicas ha demostrado científicamente ser mejor ni más efectiva que la reanimación cardiopulmonar, más conocida como RCP a fin de desfibrilar el corazón para restituirle el bombeo de sangre y por ende la circulación de oxígeno”. Bajo esta premisa, las guías elaboradas tanto por la Organización Americana del Corazón (AHA por sus siglas en inglés) como por la Cruz Roja Internacional enfatizan el rol de las maniobras de RCP tradicional; pero además agregan que, según recientes análisis, las compresiones torácicas simples y sostenidas que prescinden de la respiración boca a boca -hasta hace poco considerada parte sustancial de la resucitación- aumentan notablemente las posibilidades de sobrevida.

Por otro lado los representantes de ambas asociaciones, aunque también aquellos integrantes de los más importantes centros de salud de Estados Unidos, por ejemplo, remarcan que uno de los principales puntos a favor de las maniobras de RCP radica en la facilidad con que pueden aprenderse e incorporarse.

De hecho, sostienen que en todo lugar público y masivo debería haber un desfibrilador (como ocurre hoy en día en muchos estadios de fútbol alrededor del mundo y en el caso de Argentina en la cancha de Boca Juniors, entre otras); pero además que toda persona “ya sea policía, rescatista, bombero, ciudadano ‘común’ y por supuesto médico debería saber de qué manera poner en práctica estas medidas en caso que se presente una situación eventual en medio de la calle”.

LOS FUNDAMENTOS

“Si simplificamos la cuestión y volvemos a lo básico, es más probable que la gente se anime a proceder rápidamente ante un suceso, mientas espera que llegue la atención médica. Por eso es sustancial que expliquemos lo necesarias que son las maniobras de RCP y cuán fácilmente pueden llevarse a cabo. De acuerdo con la AHA, menos de un tercio de las personas que sufren un paro cardiorrespiratorio en un lugar público recibe alguna forma de resucitación cardiopulmonar, más allá de que ésto es fundamental porque en un paro el corazón no se detiene por falta de sangre sino por falta de irrigación, de manera que lo central es estimular el bombeo”, refirió el doctor Alex Garza, profesor asociado de Medicina de Emergencia del Centro Hospitalario de Washington y de la facultad de Medicina de la Universidad de Georgetown en Washington D.C.

“Si a esto le sumamos que se ha detectado que la respiración boca a boca -algo que mucha gente no está dispuesta a hacer- no es estrictamente necesaria, podríamos incrementar notablemente el número de personas dispuestas a ayudar a otras”, añadió por su parte el doctor Marc Eckstein, profesor asociado de Medicina de Emergencia de la facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California y director médico del Departamento de Bomberos de Los Ángeles

¿CÓMO PROCEDER?

Para conocer un poco más en detalle lo que hay que hacer, Pro-Salud News dialogó con el doctor Norberto Debbag, médico cardiólogo deportólogo, quien enumeró: “En una primera instancia, cuando nos encontramos con una persona que está inconsciente debemos acercarnos pero sin moverla, salvo que se encuentre boca abajo. De lo contrario, es fundamental no cambiar la posición, por las dudas que haya un trauma. En segundo lugar, agarrando a la persona por los hombros hay que sacudirla para ver si hay alguna respuesta o reacción. En caso afirmativo, hay que dejar libre la vía respiratoria tomando con un dedo la mandíbula inferior levantándola hacia arriba para que la lengua se eleve”.

“En caso de que no haya respuesta -añadió-, el primer paso es mantener la vía aérea permeable levantando el mentón y poniendo la cabeza hacia arriba procurando acercarse para escuchar o sentir la respiración. Si no la hay, en la posición en que se encuentre la persona hay que hacer dos insuflaciones boca a boca respirando hondo y mandando el aire al interior de la cavidad de la persona afectada. Luego, como segundo paso ponemos dos dedos no más de 10 segundos al costado de la nuez de adán, con el objetivo de buscar el pulso. Recién en ese momento deben comenzar las compresiones torácicas entre las dos tetillas, en la parte media, colocando las dos manos cruzadas”.

“La compresión torácica en la RCP es más valiosa que la desfibrilación porque con frecuencia los médicos o socorristas llegan demasiado tarde como para realizar una desfibrilación efectiva, procedimiento que se debe llevar a cabo dentro de los cinco minutos desde la ocurrencia del paro cardiaco”, sostuvo el doctor Garza, y concluyó: “si no hay un desfibrilador disponible, lo mejor que puede hacer una persona que se encuentra por la calle con otra que está sufriendo un paro cardíaco es aplicar las compresiones torácicas. De esta forma las reservas de oxígeno que aún hay en la sangre siguen circulando y alimentando los tejidos del cuerpo”.

+ información

American Heart Association

www.americanheart.org

Cruz Roja Internacional

www.icrc.org

más datos

COMPRESIONES

Para realizar correctamente las maniobras de RCP, las compresiones se deben aplicar en el centro del pecho a un ritmo de cien por minuto.

FRECUENCIA

Se necesitan muchas compresiones repetidas para aumentar la presión lo suficiente y lograr que la sangre empiece a fluir hacia el tejido cardiaco.

ADULTOS

En los adultos hay que realizar 30 compresiones continuas de alrededor de cinco centímetros de profundidad. Al terminar eso debemos repetir el proceso entero reevaluando si la persona volvió a respirar.

¿CÓMO ACTUAR?

Si la persona que encuentra al afectado no se anima a hacer RCP o respiración boca a boca, al menos es importante que procure levantar la cabeza o bien realizar las compresiones.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Necrológicas Anteriores

Recomendadas

#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana