Edición del Sábado 05 de diciembre de 2009

Edición completa del día

El maíz volvió a abrir su ventana - Edición Impresa - Campolitoral

Granos y tendencias

El maíz volvió a abrir su ventana

Desde fines de octubre se autorizaron más de 3,5 millones de toneladas de ROE (permisos de exportación) que tendrán un año para ser embarcadas. El volumen equivale a cerca de la mitad de lo que se venderá durante toda la campaña 2009/2010.

 

Flavia Rossi/FyO

Hace pocas semanas se volvió a abrir la ventana de la exportación de maíz, luego de cuatro meses de haber permanecido completamente cerrada.

Por eso, la empresa que guardó el maíz de la campaña 2008/09 más allá de junio, tuvo pocas oportunidades para colocarlo en otro destino que no sean los consumos de la zona. Entre mediados de junio y fines de octubre hubo sólo una pizarra sobre Rosario. Fue el 27 de julio a 420 pesos la tonelada.

Desde fines de octubre se autorizaron más de 3,5 millones de toneladas de ROE (permisos de exportación) que tendrán un año para ser embarcadas, lo que equivale a aproximadamente la mitad de lo que se venderá durante toda la campaña 2009/10.

Pocas nueces

A pesar de la gran expectativa que se construyó en torno a la apertura, los precios que hubo desde entonces fueron sólo referenciales. El FAS teórico sólo se reflejó en el disponible, aunque poco fue lo que pudo canalizarse hacia esa alternativa (el volumen se repartió en cuotas pequeñas por cada corredor).

La nueva campaña no tuvo mayor suerte. Los valores futuros de la nueva campaña se mantuvieron con un descuento entre seis y ocho dólares respecto a los “precios plenos” del disponible y desde la semana pasada los contratos forward desaparecieron.

En su lugar, se concentró la demanda sobre las posiciones de la campaña vieja. Siguió estando la posibilidad de hacer algunos negocios de disponible al FAS teórico, aunque lo distintivo estuvo en la demanda sobre las entregas enero (127 dólares), obteniendo valores intermedios entre las pizarras (131 dólares) y los futuros abril del término (123 dólares).

El comportamiento de la exportación fue lógico. Lo que había acumulado de maíz durante el invierno y la primavera les permitió hacer frente a la primera tanda de exportaciones, prefiriendo sumar volumen sobre la nueva cosecha que se negociaba a precios muy inferiores a los del disponible.

A medida de que los stocks se fueron quedando cortos, las empresas volvieron a originar sobre las posiciones de la campaña vieja, aprovechando una doble ventaja. Por un lado, la gran cantidad de órdenes de venta de los productores que quedaban sin ejecutar. Por otro lado, el mayor interés externo que apareció sobre la mercadería argentina. Durante noviembre, el maíz argentino ganó competitividad respecto al estadounidense, lo que acrecentó el interés de los importadores sobre los embarques diciembre y enero.

Ventana

No faltan barcos con rumbo a otros países de Sudamérica (como Chile, Venezuela y Colombia) y nuestro cereal llegó a colocarse en África y Oriente. Lo curioso es que esto suceda en plena cosecha estadounidense y sin tener aún demanda por nuestro maíz nuevo, lo que sugiere que estamos así gracias al gran retraso que tuvo Estados Unidos con su cosecha. La ventana está abierta y es momento de poner la casa en orden, luego de varios meses de encierro.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 05 de diciembre de 2009
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?