Edición del Sábado 05 de diciembre de 2009

Edición completa del día

El verano a tus pies - Edición Impresa - Revista Nosotros Nosotros

El verano a tus pies

El verano a tus pies

Con la ya próxima llegada del verano comienza la época del año en la que comienzan a mostrarse los pies, por eso es el momento de preocuparse más que nunca en cuidarlos y protegerlos.

Fuente. Mundobelleza.com

Los pies soportan nuestro peso, largas horas de pie o caminando; aguantan deportes intensos y zapatos que aprietan. Están sometidos a unos 6.000 movimientos diarios; si no están bien cuidados comenzamos a pisar mal y a tener reflejos de molestias en otras partes del cuerpo. la piel se vuelve áspera y rugosa, llegando incluso a formarse callosidades en los dedos o fisuras y grietas en el talón y la planta.

Tanto en verano como en invierno, se vean o no, los pies tienen que cuidarse siempre. Esto, más que tiempo; exigirá constancia, mantener una buena higiene y aplicar un producto de cuidado adaptado a nuestras necesidades. Siendo conscientes de la relación importante entre la salud del pie y el bienestar general; es necesario seguir algunos consejos para ayudar a mantener los pies sanos:

- No ignorar el dolor de pies, no es normal; si es persistente, consultar a un podólogo o al médico.

- Examinarlos regularmente. Prestar atención a los cambios en el color y la temperatura de los pies. Buscar el aumento de grosor o el cambio de color de las uñas (puede ser una señal del desarrollo de hongos), controlar las grietas o cortes de la piel. El desprendimiento o pelado de la piel en la planta de los pies o entre los dedos podría indicar la existencia de hongos (pie de atleta) Ningún engrosamiento en la piel del pie se considera normal.

- Lavarse los pies regularmente, especialmente entre los dedos y asegurarse de secarlos totalmente.

- Cortar las uñas de los dedos de los pies de forma recta, pero no demasiado cortas, especialmente en las esquinas; ya que esto puede conducir a que las uñas se deformen clavándose y produciendo heridas. Las personas con diabetes o problemas circulatorios deben extremar los cuidados porque son más propensas a la infección.

- Cerciorarse de que los zapatos que se usen sean los adecuados. Comprarlos hacia el final del día en que los pies tienden a estar mas dilatados. Cambiar el calzado cuanto antes si estos están ya muy desgastados o deformados.

- Seleccionar el zapato adecuado para la actividad que va a realizar (trabajar, correr, etc.).

- Utilizar más de un par de zapatos y alternar su uso, no utilizar los mismos todos los días.

- Es bueno caminar sin zapatos pero no descalzo porque los pies tendrán más riesgo de lesión y de infección. En la playa o cuando se está expuesto al sol utilizar siempre protector solar en los pies como en el resto de su cuerpo.

- Es importante ser cauteloso al usar remedios caseros para las dolencias del pie; el autotratamiento puede dar lugar a menudo a un problema de mayor importancia que el que se pretendía tratar.

Descongestionar y relajar

Para descongestionar los pies del cansancio diario es importante bañarlos cada noche con agua tibia a la que se habrá añadido un puñado de sales de baño o sal común. También se puede aprovechar unos minutos cada día para descansar con los pies en alto. Además de estos cuidados cotidianos, es bueno hacer masajes periódicos de pies luego del baño, con una crema hidratante. Para descansarlos, nada mejor que introducirlos en una infusión de menta sin filtrar durante cinco minutos.

Si se tienen los pies doloridos, colocarlos en un recipiente con agua y un puñado de hojas de árnica. Dejar 15 ó 20 minutos. Después darles un masaje con aceite de oliva. Otra opción es mantenerlos durante unos minutos en una infusión de romero.

Los pies pueden hincharse a causa del excesivo calor y un calzado demasiado cerrado. Por eso en verano lo mejor es llevar sandalias y que los pies respiren. Además, es bueno hacer un baño de pies cada noche, con agua tibia. Son muy recomendables los baños alternos de agua fría y caliente ya que su acción relaja, deshincha y estimula la circulación sanguínea. También es recomendable friccionarlos con alcohol alcanforado después del baño. Para aliviar los pies hinchados introducirlos en agua con un poco de melisa. También se puede utilizar arcilla verde.

más datos

Consejos para las vacaciones

- Usar siempre zapatillas en los lugares públicos de baño para evitar infecciones por hongos.

- Si se está cerca del mar, aprovechar para pasear descalzo por la arena y cerca de la orilla donde el agua va masajeando los pies mientras se camina. De esta manera se activa la circulación sanguínea, se mejoran problemas de las piernas como puedan ser la pesadez o la celulitis.

- Antes de ir de excursión estar segura de usar un zapato cómodo, abierto y flexible.

- Cuando se tengan los pies cansados, ducharlos alternativamente con agua fría y caliente.

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 05 de diciembre de 2009
tapa
Necrológicas Anteriores

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?